Enseñame a olvidarte

25 06 2011

Federico estaba realmente preocupado. Hacía tres meses que asistía a terapia sin obtener ningún resultado que lo conformara. El motivo de su preocupación era su imposibilidad de dejar de extrañar a su ex novia y lograr superar la separación de la forma en que lo habían logrado todos sus conocidos que habían pasado por una situación semejante.

Federico, de veintisiete años y su ex de veinticinco, habían tenido una relación de tres años que había finalizado un año y medio atrás.

.

“Pasan los meses y sigo mal… y eso que hace un año y cuatro meses que no la veo”, decía Fede con cara de preocupación.

Y sí, esa cara de preocupación era justificada, porque el tiempo transcurrido desde la ruptura sin dudas era suficiente como para al menos notar una mejoría. Tal vez esa mejoría que no llegaba podría estar denotando algún tipo de patología, y por eso había decidido comenzar una terapia.

-Y ella encima está perfectamente bien con su nuevo novio –dijo.

-¿Cómo sabés eso? –le pregunté.

-Porque me lo dijo su mejor amiga, que también es mi amiga… y además vi fotos de ellos en su facebook.

-¿Entras al facebook de tu ex novia y hablás con sus amigas?

-Sí… a su facebook entro todos los días… no puedo evitarlo. Y con esta amiga hablo por chat.

La cosa estaba más que clara. Lo que Federico necesitaba no era terapia sino cortarse los dedos.

Después del final no deseado de una relación que para nosotros era importante, como en toda pérdida, hay un período de duelo. En esa etapa primero aparece una negación. Pensamos “no puede ser”. Luego intentamos por todos los medio impedir la “catástrofe” que significaría esa separación. Más tarde, al no lograr nuestro cometido, aparece la depresión y con el tiempo la aceptación, la reorganización de nuestra vida y la recuperación.

El problema que se le presentaba a Federico, como a tantos otros y otras es que la tecnología les juega en contra. Hoy tenemos información sobre nuestras ex parejas con solo oprimir un par de teclas.

Antes era más complicado tener contacto con la amiga de una ex. Hoy la tenemos en el chat y con sólo encender el programa tal vez ella solita nos salude al vernos.

Y ni hablar del facebook, por medio del cual tenemos acceso a todo cuanto ella hace, dice, piensa, come o planea.

La obsesión de “querer saber” hoy mantiene a muchas personas que necesitan hacer un duelo, en la etapa de depresión. Porque siempre aparece en esos contactos por chat, facebook o mail, alguna cosa que los ilusiona…. o los lleva más al fondo de la depresión.

Todas estas acciones mantienen un hilo de contacto con alguien que decidió dejar de ser parte de nuestra vida, impidiéndonos llegar a la etapa de aceptación y superación e impidiéndonos también abrir las puertas de par en par para dar paso a una relación nueva.

Anuncios




Los 10 defectos femeninos que encantan a los hombres

21 06 2011

Ocultar los “defectos” que crees que ahuyentarán a tu galán, puede ser una tarea desgastante, mejor muéstrate más natural, para que esas “imperfecciones” las conviertas en atractivos.

Que seas tímida. La timidez es uno de los defectos femeninos que más les gustan a ellos. Cuando ellas se sonrojan por determinada circunstancia o situación, los hombres se sienten atraídos por esa vulnerabilidad y piensan en ser quienes la protejan.

Manías. Agarrarte el cabello constantemente, hablar demasiado o algún gesto que haces constantemente, son manías que les apresen muy sensuales a ellos.  En muchas ocasiones los hombres sólo se quedan observándolas, porque así pueden contemplar todas esas rarezas que conforman a la mujer que ama.

Curvas. Los hombres siempre hablan entre ellos de los cuerpos femeninos y de las medidas perfectas, pero en realidad a ellos les encanta las mujeres con curvas, como se dice, que tengan de “donde agarrar”; así que no te obsesiones por tener un cuerpo muy delgado, porque ellos las prefieren más llenitas.

Cabello natural. El cabello es un punto muy importante de atracción para el sexo opuesto; sin embargo, en muchas ocasiones las mujeres se hacen de todo con tal de ocultar su verdadero pelo. Si son chinas se alacian, si son lacias se hacen rulos, se lo tiñen y se lo cortan. No te compliques la vida tratando de parecer otra, porque a ellos les encanta el cabello al natural.

Piernas largas. Las piernas delgadas y largas no son un defecto, al contrario son una cualidad. Así que no tengas miedo y muéstralas, pues a los caballeros les encanta ver a una mejer con piernas estilizadas.

Fragancia natural. No es necesario que te eches encima toda la botella de perfume, ni que a cada rato te rocíes para oler bien. A los hombres también les agrada el olor natural de las mujeres, y no les gustan las fragancias fuertes, dulces o demasiado olorosas.

Caderas grandes. Las mujeres siempre se están preocupando por bajar de peso y disminuir el tamaño de sus caderas; sin embargo a los hombres les encanta tener a una mujer con trasero grande, obviamente, que sea proporcional a su cuerpo.

Huequitos en la espalda. Si no te gusta mostrar la parte baja de tu espalda porque tienes un hueco, no te preocupes, a los hombres les encanta, pues se les hace muy sexy; de hecho en muchas ocasiones les gusta juguetear en esta parte de tu cuerpo.

El tono de tu voz. A los hombres se les hace muy sensual una voz ronca. Si cuando te enfermas de la garganta, o la sientes rasposa por haber fumado o gritado, no quieres ver a tu novio porque lo vayas a asustar con tu voz, ya no te ocultes, al contrario búscalo para hablarle al oído, no se podrá resistir a tu encantadora voz.

Pecas. Muchas mujeres abusan del maquillaje con tal de ocultar las pequeñas imperfecciones que tienen en la cara, como las pecas o lunares. Pero lo que no saben, es que a ellos les encanta verte al natural, con rostro lavado y fresco. Definitivo, los hombres no les gustan las mujeres con exceso de maquillaje.





Como terminar una relación amorosa

18 06 2011

 

¿Estás saliendo con alguien que está comprometido? ¿Sabes que lo mejor es dejar de hacerlo? Pero, ¿cómo?

Lujuria, pasión, emoción a lo prohibido. Te agrade o no, tener un amorío con alguien que está comprometido puede ser excitante, pero tarde o temprano las llamadas no contestadas, la soledad y los sentimientos de culpabilidad comenzarán a afectarte. Pero, ¿qué puedes hacer para detenerte? Si sientes que te has convertido en “la otra mujer” o “el otro hombre”, aquí encontrarás algunos consejos que te ayudarán a salir de esta incomoda situación, y descubrirás qué debes hacer para superarla.

Averigua por qué sigues con la relación

“Lo volví a hacer”, dice Raquel, una abogada de 27 años, de Washington D.C. El hombre trabaja en su oficina, y él no es soltero. Su relación con él empezó después de que ellos compartieran unos tragos al terminar una conferencia de trabajo. Desde entonces, se escapan juntos a la hora del almuerzo. Él aún vive con su novia y duermen juntos siempre. Raquel nunca imaginó que algún día ella sería “la otra mujer”. Por ahora, Raquel está dispuesta a soportar todo. Desde el hecho de ser callada por él mientras habla con su novia por teléfono, hasta pasar la noche de San Valentín sola. Todo esto a cambio de unas cuantas horas de diversión a la hora de la comida. El primer paso para poder terminar con esta relación, es que ella averigüe porque se ha involucrado con él. “El sexo es bueno, pero no debe ser”, comenta ella. Le recomendé que viera a un terapeuta para que le ayudara a averiguar sobre sus motivos, y como era de esperarse, ella finalmente lo dejó. Con ayuda de su terapeuta, ella encontró el significado de su relación. “Estaba tan lastimada porque mi ex novio me dejó por otra, que empecé con esta relación para demostrarme a mí misma que yo también era capaz de robarle el novio a otra mujer”, dice Raquel. “Ahora me siento lista para dejarlo. Entiendo que mi actitud es sólo el resultado de haber sido lastimada por mi ex novio.”

Date cuenta de que mereces algo mejor

La terapia te puede ayudar a que sigas adelante con tu vida, pero algunas personas alcanzan ese punto por cuenta propia. Roberto, un maestro de 39 años, de Nueva York, odiaba estar soltero. Cuando conoció a una mujer, y ella aceptó salir con él, pensó que sus días de soltería habían terminado. Ella cumplía con casi todas sus expectativas, menos con una: era casada. Después de dos meses de ser tratado como “el otro hombre”, Roberto se dio cuenta de que podría estar mejor sin ella. ¿Cómo llego a ese punto? “Sencillo”, dice Roberto. “Ella me dejó plantado una noche, en un restaurante. Después de esperar una hora, comí solo. Mientras comía pensaba si realmente debía continuar con esta relación. Yo quería que una mujer se enamorara de mí, no que alguien me amara sólo cuando le convenía.”

Encuentra nuevas amistades y realiza actividades durante tu tiempo libre

Raquel intenta terminar con una relación. Para ella, lo más importante es cambiar sus hábitos para poder mantenerse alejada de ese hombre. “Frecuentemente hago planes de almuerzo con mis compañeras de trabajo. También organizo mi horario para tener juntas de trabajo a la hora de la comida”, dice Raquel. “Si puedo evitarlo de 12 a 2, entonces sé que no tendré oportunidad de acostarme con él ese día.” Para Raquel, cada día es una lucha. “Algunos días me siento como una adicta y haría lo que fuera para verlo”, comenta Raquel. “Es justo entonces cuando debo hablarle a alguien para distraerme.” Haz lo que sea necesario y podrás terminar con el hábito.

Termina con la relación y consíguete nuevas citas

Cuando Miguel, un escritor de 27 años, de Filadelfia, rompió con su novia, no fue realmente su elección. Él nos explica: “Ella dijo que necesitaba espacio y no me quedó otra opción.” Su “espacio” no duró mucho y se consiguió un nuevo novio en seguida. Miguel la extrañaba día tras día, y cuando se encontraban en su restaurante favorito, él no perdía el tiempo y trataba de convencerla de que regresara con él a su apartamento. “Empezamos a tener relaciones de nuevo”, dice Miguel. “Era como en los viejos tiempos, con sólo un detalle: ahora ella le era infiel con su nuevo novio.” Miguel no creía que ella dejaría a su novio por él. ¿Qué puedo hacer?, se preguntaba Miguel. En primer lugar, Miguel necesita encontrar nuevas personas con quien salir. Debe demostrarse a sí mismo que ella no es la única opción. Al entrar en acción, él estará utilizando su tiempo libre y a la vez conocerá gente nueva con quien podrá continuar su vida.

Aprende qué hacer en un futuro

La mejor forma de terminar con una relación es no empezarla. Si él o ella está involucrado con alguien más, necesitas alejarte y no dejarte llevar. Para muchos solteros esto es fácil. Y más para los que ya han sido lastimados antes por ser “el amante”. Después de haber sido “la otra”, Janet, una actriz de 32 años, de Los Ángeles, ofreció pláticas sobre cómo evitar caer en esto. “Es una prueba de tres partes”, comenta ella. “Primero, busco un anillo. Segundo, le hago una docena de preguntas para asegurarme de que sea soltero. Y tercero, voy a su casa para asegurarme de que vive solo.” Si todo resulta bien, entonces ella se involucra.

Por: La Dra.Sari Locker





10 señales que indican que ella jamás estará contigo

17 06 2011

La vez pasar y tu mirada la sigue. Tus pensamientos fantasean con ella. Te vas de antro y la encuentras bailando con sus amigos; en eso, tu corazón palpita rápido. Ella te voltea a ver e intercambian miradas y una que otra sonrisa. Si nada extraño sucede, quizá tu noche termine con una buena compañía.

Sin embargo, ¿qué sucede cuando no hay un intercambio de miradas ni sonrisas? ¡Simple! Es momento de emprender la retirada, pues ella no quiere nada y su decisión debe ser respetada, pues ella tiene la última palabra.

No te hace caso. Tratas de llamar su atención de todas las maneras posibles, le hablas de infinidad de temas, pero al final el resultado es el mismo: a ella simplemente le eres indiferente.

La plática es seca. Lograste lo que parecía imposible: decidió tener una plática contigo. Tú, orgulloso de tu logro, piensas que es el momento perfecto para revertir los errores de tu primer estrategia.

Pero… ¡Oh decepción! Durante toda la charla ella se muestra poco interesada y se la pasa mandando mensajes, o viendo hacia otro lado.

No hay contacto físico. Si cada vez que intentas acercarte a ella, ya sea para abrazarla, darle un beso en la mejilla, juguetear con su mano o acariciar su pelo, y ella sutilmente rehúye, es momento de emprender la partida.

No hay cambio de luces. La regla número uno para llegar a algo más con una chica, es que exista un intercambio de miradas. Con esto, aseguras que hay un interés por parte de ella, para llegar a otro nivel.

Sin embargo, si después de todos tus intentos ella no te mira, ¡olvídalo! No le interesas en lo más mínimo.

Ella socializa con todos menos contigo. Lograste, salir con ella, pensabas que sería una noche genial y la invitas a bailar. Sin embargo, ella te dice que si pueden ir a un antro en donde estarán sus amigos.

Tú, accedes, y ahí comienzan los problemas: ella se la pasa con sus amigos y tú, sólo con tu bebida.

No hay lenguaje corporal. Este punto no es igual al de contacto físico. Cuando una chica busca algo más, realiza una serie de insinuaciones: desde un leve jugueteo con su cabello, el constante remojar de sus labios, o simplemente al momento de hablar contigo cambia el tono de su voz.

Cuando no hay nada de eso, no quiere decir que sea el fin, pero sí tienes que buscar otra estrategia para llamar su atención.

No quiere perder tu amistad. Esta es clásica. Tienes el valor y le confiesas que quieres llagar a algo más, ella te responde: “yo te quiero, me gustas, pero no quiero perder tu amistad, así que sigamos igual”.

Eres como su hermano. Clásico, a más de uno le ha pasado esto. Si hay alguna chica que te gusta y quieres llegar a algo más, lo primero que debes hacer es acercarte a ella, demostrando tus verdaderas intenciones. De lo contrario, te convertirás en su eterno mejor amigo, casi hermano.

Te cuenta sus aventuras con otros chicos. Siguiendo con el tema del amigo, si tu estás en este punto, no hay mucho que hacer. Si le dejas de hablar, le romperás el corazón, porque ella te consideraba su amigo; pero si no, quedarás expuesto a escuchar todo lo que no quieres saber.

Pacto de amor. Sabe que quieres todo con ella, entonces hábilmente, te propone lo siguiente: si tenemos “x” cantidad de años y aún no nos casamos, podemos pasar a otro nivel. Ríndete; sino, pasarás años esperando un momento que difícilmente llegará.





Supera a tu ex en 10 pasos

13 06 2011

Estás que no te calienta ni el sol; terminaste con tu novio y, como toda pérdida, puede ser una experiencia muy dolorosa que es capaz de sumirte en una profunda depresión.
No dejes que la pena te consuma, toma coraje y decídete a darle vuelta a la página y superar a tu ex.

1. Deja de idealizarlo y bájalo del pedestal; después de una ruptura es fácil recordar y maximizar sus virtudes y minimizar sus defectos, haciéndote pensar que no encontrarás a alguien mejor.

2. Deshazte de todo lo que te lo recuerde, fotos, tarjetas, regalitos o cualquier cosa que no puedas desvincular emocionalmente. Si en verdad quieres pasar la página, no vale la pena guardar todo eso y convertirlo en un lastre.

3. Elimínalo de tus contactos de tu celular, de tus redes sociales y de tu correo electrónico; historias sobran de mensajes desesperados a media noche que no logran nada, te hacen quedar mal y arrepentirte después.

4. No frecuentes los lugares a donde suele ir; eso de toparse “accidentalmente” nadie se lo cree y es poco probable que le amor vuelva a surgir de esos encuentros.

5. No insistas en una reconciliación. Conforme pasan los días la soledad puede aconsejarte mal y convencerte de que intentes recuperarlo aunque sepas muy bien que no te conviene.

6. Acuérdate también de lo malo. Cuando la tentación de idealizarlo y buscarlo de nuevo aparezca, recuerda los motivos por los que terminaron, esas cosas que no estás dispuesta a soportar.

7. Escribe lo que sientes. Cuando estés triste o enojada y tengas ganas de decírselo en su cara, mejor toma un cuaderno y escribe, así podrás desahogarte y enfrentar tu duelo sin necesidad de tener más contacto con él. Además diversos estudios psicológicos confirman los efectos positivos de la escritura tras una pérdida emocional.

8. Rodéate de tus amigos; así no te sentirás sola y no recurrirás a tu ex sólo para matar ese sentimiento. La amistad es quizás, la mejor terapia para el “mal de amores”.

9. Disfruta tu libertad. Ser soltero también tiene sus ventajas, enfócate en ellas y aprovecha tu tiempo en cosas que siempre quisiste hacer sin necesidad de consultarle a nadie.

10. No renuncies al amor. Una mala experiencia es sólo una oportunidad de aprender y aclarar en tu mente lo que esperas en un hombre para entablar una relación. Mantente abierta a las posibilidades, no sabes en qué momento podría aparecer.