La Fuerza del Amor

30 03 2012

El núcleo del amor es la fuerza, el valor que mostramos para luchar por lo que amamos, la fortaleza para defender lo que más apreciamos, enfrentar desafíos, superar barreras, derribar obstáculos.

Cuando el amor es auténtico surge con la fuerza de la audacia, el atrevimiento, la osadía que nos lanza a correr riesgos para conquistar lo que amamos; es en esa entrega sin condiciones donde surgen fortalezas donde antes no las había.

El amor nos da el valor de:

  • Luchar por nuestros sueños.
  • Dar la vida por los que llevamos en el corazón.
  • Modificar nuestra propia existencia.
  • Cambiar nuestro ser.
  • Rebasar el límite de nuestras potencialidades.

El amor nos da la fuerza:

  • Para respetar a los seres que amamos.
  • Para sonreír a pesar de las adversidades.
  • De la humildad para pedir perdón.
  • La grandeza de la comprensión.
  • La nobleza de perdonar.

El amor nos da el poder:

  • Para manifestar nuestras emociones.
  • Para alcanzar estrellas.
  • Para convertir nuestros sueños en realidades.
  • Entregar nuestra vida por un ideal.

El amor nos transforma en seres superiores, nos despierta nuestra capacidad de asombro, nos da la sensibilidad de la contemplación, nos impulsa a niveles infinitos, nos da la fuerza para recorrer nuestra vida con un espíritu invencible y nos impulsa a alcanzar lo imposible.

El amor es la fuerza que Dios deposita en el corazón de todos los seres humanos, a cada uno corresponde decidir vivir como un paladín o un cobarde, como un conquistador o un conformista, como un ser excelente o un mediocre, como un ser lleno de luz o quien permanece por siempre en la oscuridad, el amor hace nacer la fuerza para atrevernos a ser auténticos colaboradores en la grandeza de la creación.

Pregúntate: Si de verdad amas, ¿estás luchando con todas tus fuerzas para conquistar lo que deseas?

  • El valor para luchar por tus hijos.
  • Cuidar de tus padres.
  • Hacer feliz a tu pareja.
  • Conceder el perdón a tu enemigo.
  • Pedir humildemente perdón a quien ofendiste.

Pregúntate:

  • ¿Tienes la fuerza para amarte a ti mismo, de convertirte en el ser que estás llamado a ser?
  • ¿Te atreverías a hacer de tu vida una obra magistral digna de las manos que te crearon?
  • ¿Tendrás el valor de ser un auténtico hijo de Dios?
  • ¿Tienes la fuerza del amor?
Anuncios




Cinco formas de curar un corazón roto

20 02 2012

Si sientes que se te ha “partido el corazón”, no estás solo. Casi todo el mundo experimenta el tipo de aflicción que denominamos “mal de amores” en algún momento de su vida -y algunas personas parecen pasar por este tipo de experiencias muchas veces en la vida. ¡A veces parece como si todas esas canciones sobre corazones rotos se hubieran escrito precisamente para ti y la situación que estás viviendo!

Hay muchas cosas que te pueden provocar “mal de amores” o que pueden partirte el corazón. Algunas personas experimentan una profunda tristeza cuando una relación romántica llega a su fin antes de que ellas estén preparadas. Otras se enamoran de alguien que no siente lo mismo por ellas. O una persona puede sentir que se le “parte el corazón” cuando un buen amigo desaparece de su vida. Aunque las causas pueden ser diferentes, la sensación de pérdida es la misma -independientemente de que se trate de la pérdida de algo real o de algo con lo que sólo se había soñado. La gente describe este tipo de experiencias como un sentimiento de profunda amargura, vacío, y tristeza.

A Cristina, de 17 años, se le partió el corazón cuando ella y su novio decidieron poner fin a su relación antes de iniciar sus estudios universitarios en dos universidades que estaban alejadas geográficamente. Ambos consideraron que una relación a distancia probablemente no funcionaría con ellos y sabían en lo más hondo de sus corazones que, si estaban hechos el uno para el otro, encontrarían la forma de volver a estar juntos cuando completaran sus estudios. Pero seguía siendo muy duro y sumamente triste tener que poner fin a una relación de dos años y medio.

Aunque los poetas llevan miles de años escribiendo sobre el mal de amores, cuando te ocurre a ti, lo sientes como si ninguna otra persona en el mundo se hubiera sentido jamás del mismo modo. Si te estás recuperando de una experiencia de este tipo, hay cosas que puedes hacer para aliviar el sufrimiento. Aquí tienes algunos consejos que te pueden ayudar:

  • Comparte tus sentimientos. Algunas personas encuentran que el hecho de compartir sus sentimientos con alguien de confianza -alguien que se haga eco de lo que están pasando- les ayuda a sentirse mejor. Esto puede implicar expresar todo lo que sientes, e incluso llorar en el hombro de un buen amigo o familiar y dejar que éste te consuele. A otros les ayuda más salir de casa y hacer aquellas cosas que normalmente disfrutan haciendo, como ir al cine o a un concierto, para desconectar del sufrimiento. Es posible que la gente, con sus mejores intenciones, no entienda la profundidad de tus sentimientos e intente animarte con afirmaciones como “lo superarás” o “ya conocerás a otra persona”. Probablemente esas personas están intentando ayudarte de la única forma que saben. Pero, si tienes la sensación de que determinada persona es incapaz de entender por lo que estás pasando o intenta minimizar tus sentimientos, habla con alguien que te entienda mejor.
  • Cuídate. Tener partido el corazón puede ser muy estresante, de modo que no permitas que interfiera con tu ritmo de sueño: tu cuerpo necesita descansar para reponerse. Duerme mucho, come alimentos saludables y haz ejercicio regularmente para reducir el estrés y los sentimientos depresivos, e intente elevar tu autoestima.
  • Recuerda todas las cosas buenas que tienes. A veces las personas que tienen partido el corazón se echan las culpas por lo ocurrido. Pueden ser muy duras consigo mismas, exagerando sus faltas como si hubieran hecho algo para merecer el sufrimiento que están experimentando. Si te das cuenta de que te está ocurriendo esto, ¡corta de raíz! Recuérdate las cualidades que tienes y, si no se te ocurre ninguna porque el dolor te ofusca la mente, pide a tus amigos que te ayuden a recordar todas las buenas cualidades que tienes.
  • Mantente ocupado. Puede costarte bastante cuando estés sumido en la tristeza y dominado por el sentimiento de pérdida, pero ayuda mucho. Es un buen momento para redecorar tu habitación o probar una nueva afición (hobby). Esto no significa que no debas pensar en lo ocurrido -reflexionar sobre lo que nos ha sucedido forma parte del proceso de curación – sino que también debes centrar tu atención en otras cosas.
  • Date tiempo. Para superar la tristeza hace falta tiempo. Casi todo el mundo cree que nunca se repondrá completamente, pero el espíritu humano es sorprendente -y los males de amores casi siempre se curan al cabo de un tiempo. Pero, ¿cuánto tardarás en superarlo? Eso dependerá de qué fue lo que te partió el corazón, cómo afrontaste la pérdida y con qué rapidez tiendes a recuperarte de las experiencias. Recomponer un corazón roto puede costar sólo unos días o muchas semanas – y a veces incluso meses o años.

Algunas personas sienten que nunca volverán a ser felices y se refugian en el alcohol o las drogas. Otros se enfadan muchísimo e intentan hacerse daño o hacer daño a otras personas. Las personas que empiezan a beber, a consumir drogas, o a autolesionarse para evadirse de la realidad de la pérdida pueden creer que están mitigando el dolor, pero se tratará de un alivio meramente temporal. Esas personas no están afrontando realmente su dolor, sino tan sólo enmascarándolo, lo que hará que sus sentimientos crezcan en su interior y, a la larga, prolongará su sufrimiento.

A veces la tristeza es tan profunda -o dura tanto tiempo- que la persona necesita ayuda profesional para reponerse. Para aquellas personas que al cabo de unas semanas no se empiezan a encontrar mejor o siguen estando deprimidas, puede ser de gran ayuda hablar con un profesional de la salud mental o psicoterapeuta.

O sea que ten paciencia contigo mismo y deja que empiece el proceso de curación.





El Amor a su tiempo

17 08 2011

Si tú te encuentras enamorado de una persona, que no está enamorada de ti ….. no te reproches nada a ti mismo. No hay nada de malo contigo, sino que el amor no eligió descansar en el corazón de la otra persona.

Si encuentras a alguien que está enamorado de ti, y tú no lo amas, siéntete honrado de que el amor vino, y tocó a su puerta, pero dulcemente rechaza el regalo que no puedes devolver.

Si, tú te enamoras de alguien, y está persona se enamora de ti también, y el amor elige irse, no intentes reclamarlo ó culparlo. ¡Déjalo ir!. Hay una razón poderosa y un significado.

Todo lo que puedes hacer realmente es aceptarlo de buen grado, por todo su misterio. Cuando entre a tu vida, siente como él te va llenando hasta derramarse totalmente, y entonces encuentra la manera de compartirlo con la otra persona.

Dalo a la persona que lo hizo nacer en tu vida.

Dalo a otros que sean pobres de espíritu.

Dalo alrededor del mundo, en todas las formas que puedas ó conozcas.

Es entonces que muchos que aman comenten un error, porque habiendo estado mucho tiempo sin amar, entienden el amor profundo como únicamente una necesidad del momento.

Ellos ven sus corazones como un lugar vacío, que necesita urgentemente ser llenado con el amor, y empiezan a ver el amor como si fuera algo que fluye internamente para ellos, en lugar de fluir desde ellos hacía los demás.

¡Acuérdate de eso!, y manténlo en tu corazón: el amor tiene su propio tiempo, sus propias estaciones, y sus propias razones para ir y venir.

Tú no lo puedes sobornar, coaccionar, motivar ó insistir para que se quede permanentemente dentro de ti.

Tú sólo puedes abrazarlo cuando el llega sorpresivamente, y puedes entonces repartirlo con los otros cuando el venga hasta ti.

Pero, si él elige dejar tu corazón en cualquier momento, ó el corazón de aquel a quien tú amas, no hay nada que puedas hacer al respecto, y no hay nada que debas hacer en ese momento.

El amor es, y siempre será un misterio, un enigma. Alégrate de que él haya entrado a tu vida plácidamente en algún momento de la vida.

Si tú mantienes tu corazón abierto al amor, el amor vendrá de nuevo a tí, en cualquier momento ó lugar.

¡RECUERDA QUE TÚ NO ELIGES AL AMOR!

¡EL AMOR TE ELIGE A TÍ!







10 razones por las que ellos las prefieren jóvenes

26 07 2011

La espontaneidad, las nuevas experiencias, la diversión y hasta la manipulación, son aspectos que hombres mayores encuentran atractivo de una mujer joven.

Ya mucho hemos hablado del por qué a algunas mujeres les gustan los hombres maduros y el caso contrario: el por qué ellos las prefieren maduras. Pues bien, hoy tocaremos el espinoso asunto: ¿por qué ellos las prefieren jovencitas?

Y digo, será éste un tema espinoso porque sé, de inicio, que habrá muchas voces a favor y en contra. Como siempre lo digo, no estamos en la posición de juzgar, ni es ésta la función del blog, sino solamente de informar, entretener y divertir.

Así que teniendo claro esto, aquí una selección de lo que considero son los 10 puntos más importantes que dan respuesta al ¿por qué ellos las prefieren jovencitas? Señoras maduras o mujeres que cada día compran más cremas anti-edad, hagan de tripas corazón y lean este divertido, jocoso y sano post.  Mejor tomarlo con buen humor… Recuerden, no se lo tomen tan en serio… al final de cuentas, esto es sólo un blog.

1. Son tan jóvenes que se sienten mayores: puede parecer raro y confuso, pero quien ha vivido una experiencia así, lo sabe. Eso ayuda a la relación para que ella se pueda sentir de alguna manera experimentada sin serlo en realidad todavía. Pero al final resulta una mezcla extraña, que encanta a los hombres: es una jovencita que busca aprender y sentirse mayor, lo que logra poco a poco, pero sigue manteniendo actitudes y formas de ser propias de su edad.

2. Son más manipulables: verdad absoluta, aunque se lea y escuche mal. Pero ellos prefieren tener el control de la relación el mayor tiempo posible, y tal vez a ello, se debe que elijen a jovencitas de las cuáles puedan tener bajo su mando. La experiencia cuenta y en una relación mucho más. Si él viene de otras múltiples relaciones anteriores, donde por supuesto ya ha aprendido demasiado, los pondrá en práctica con ella, incluso aunque lo haga sin pensarlo, de manera automática, sin que ella se dé cuenta.

3. Porque el reloj biológico no las presiona: como ocurre con las más mayorcitas, a quienes les gustaría tener un hombre a su lado para casarse y tener hijos lo antes posible. Las jovencitas lo que menos quieren (aunque con su inexperiencia, puede ocurrir todo lo contrario)  es tener hijos o atarse a un solo hombre. Es el momento en que quieren disfrutar la vida y vivirla al máximo.

4. Porque se les puede enseñar: a ellos les encanta hacerse los maestros y sentir que lo saben todo. En materia amorosa y sexual igual y, por ello, buscan mostrar sus dones en estas artes. Les encanta enseñar y tener pupilas dispuestas a aprender…

5. Porque se les puede engañar fácilmente: en el sentido de la manipulación, de convencerlas para realizar ciertas cosas, desde el sentido sexual hasta emocional, de vida, de carrera profesional. Porque, debido a la inexperiencia de las jovencitas, pueden incluso tener otra relación aparte sin que la susodicha se dé por enterada, o por el contrario, si lo sabe, entonces la crisis podría ser menor que con una mujer más experimentada.

6. Saben disfrutar más y mejor cada instante: es una de las cualidades que los hombres mayores aprecian mucho en ellas. No se quejan tanto, viven el día a día y les gusta improvisar. Disfrutan con mucha intensidad cada momento al lado de sus hombres y, lo que para ellos puede ser vejez, ellas lo ven como interés, intelectualidad, experiencia. Eso les encanta a ellos y por supuesto les rejuvenece.

7. Sus dramas son más ligeros: los tienen como todas las mujeres, pero son menores, menos intensos y más triviales. Si ocurren, sin duda será algo que pasará pronto y serán muy fáciles de arreglar. Una crisis o una pelea grave con una mujer madura, puede ser peligrosa y más hiriente.

8. Siempre quieren diversión y conocer cosas nuevas: nunca se cansan y les gusta ir de fiesta todos los días, o al menos se agotan menos que una pareja madura, quien prefiere quedarse en casa o llevar una vida más tranquila. Ello no está mal, pero los hombres que quieren diversión siempre, prefieren también tener como compañera a alguien que los siga…

9. Hacen cosas de manera más espontánea: tienen menos prejuicios y miedos para lanzarse a la búsqueda de nuevas cosas, nuevos territorios, nuevas empresas. Ese espíritu aventurero les encanta a los hombres, sobre todo a aquellos que ya no se sienten capaces de sorprenderse por nuevas cosas, de improvisar o divertirse de manera sencilla.

10. Son inocentes y adoran sentirse protegidas: a veces pueden pasarse de ello, pero eso encanta a los hombres maduros que buscan proteger, cuidar, orientar o aconsejar. Al mismo tiempo, ellas son más ingenuas y gustan de disfrutar más de los momentos, cosa que a ellos les fascina en totalidad.

Sí, suena como la relación perfecta, pero no todo es miel sobre hojuelas. Esa ilusión que hace la combinación entre Lolita y mujer mayor, enamora a los hombres, aunque claro, no todo tiene final…

Por: Nina | 21 de Julio, 2011 | 18:30 http://de10.com.mx/11946.html




Ya no te amo… cuando el amor se acaba

14 04 2011

El enamoramiento no dura toda la vida; se puede terminar súbitamente e irse de manera rápida e inexplicable, igual que como llegó

El enamoramiento es sólo un estado temporal del ser humano que puede, por medio de la constante convivencia con la otra persona y en el mejor de los casos, convertirse en amor.

Todos en esta vida deseamos amar y ser amados pero, ¿qué significa realmente esto? Así, amar es más que un simple enamoramiento. Se trata de un sentimiento mucho más intenso, profundo, maduro y duradero que se va desarrollando a través del tiempo.

Implica principalmente, y entre muchas características más, respetar, admirar, procurar, valorar, desear y buscar siempre el bienestar y compañía del otro. Es por tanto un gran compromiso que una pareja adquiere libremente a lo largo de los años.

Debido a que el amor es un proceso que se desarrolla con el tiempo, este sufre, naturalmente, transformaciones.

Por ello, los seres humanos estamos siempre en constante cambio y evolución; las metas, objetivos, visiones y misiones de vida se van modificando con la edad y esto puede llegar a provocar que una pareja piense o sienta que “el amor se terminó”.

El verdadero amor nunca se termina. Sólo a raíz de fuertes desilusiones como las infidelidades, mentiras, engaños, violencia física y sicológica, entre otras, se muere.

Ante lo cual, si “dejamos de amar” de manera repentina e inexplicable, entonces nunca hubo verdaderamente amor; quizá era simplemente cariño. Y es que el amor verdadero no se termina, más bien se descuida que es algo muy diferente. Y es aquí donde muchas personas tienden a confundir la situación.

Descuidos contra el amor

El amor se puede descuidar por diversas razones. Por ejemplo al sentirnos seguros de la relación, comenzamos a olvidar los pequeños detalles que, quizá, fueron conquistando poco a poco a la otra persona y quedan relegados como si ya no fueran necesarios. Es decir, comúnmente el exceso de confianza suele provocar que se descuide el amor.

También por cuestiones de índole laboral o social se puede descuidar a la pareja y, por ende, al amor que sentimos por aquella. En ocasiones, las actividades diarias consumen gran parte de nuestro tiempo y no le dedicamos lo suficiente al otro; sin embargo, no se necesita de cantidad para cuidar el amor, sino de calidad.

Asimismo, es frecuente que otro tipo de problemas invadan la relación de pareja, lo cual afecta la convivencia afectiva. Suele pasar que algunos problemas externos como los familiares, laborales o económicos, provocan conflictos en la pareja y esto mismo haga que se distancien, descuidándose mutuamente.

Otro ejemplo habitual es cuando alguna de las dos partes llega a descuidar su apariencia física, a lo mejor también por un exceso de confianza, lo que provoca una disminución en el interés físico por el otro.

Asimismo, la convivencia diaria puede convertirse en un factor que trae consigo no sólo beneficios, sino también diversos problemas. La coexistencia afectiva puede terminar siendo sinónimo de una tediosa rutina y monotonía que aburre y provoca un desinterés por el otro.

Como podemos ver, existen diversas razones por las cuales el ser humano tiende a descuidar el amor hacia su pareja.

No obstante, muchas de éstas pueden ser tan intolerables para algunas personas, que terminan por convencerse de que “se acabó el amor” y optan por finalizar la relación.

Es cierto que la mujer es más sensible que el hombre y por ello se podría decir que la fémina percibe con mayor facilidad cuando una de las dos partes está descuidando la relación.

No obstante, cuidar el amor de pareja no es una tarea fácil para ninguno de los sexos. Definitivamente requiere de mucho compromiso y esfuerzo; no basta solamente con pensarlo, sentirlo o estar seguro de que se tiene, requiere también de un esfuerzo continuo por ambas partes.

Cuida tu amor

Existen muchas formas de cuidar el amor e irlo acrecentando y fortaleciendo. Primero considera que es imposible amar si no nos amamos a nosotros mismos.

Partiendo de este punto, se debe tomar en cuenta también que el amor no sólo se demuestra a través de palabras o detalles lindos, sino principalmente, a través de hechos basados en el respeto y que día a día pueden seguir forjando el verdadero amor .

Asimismo, hay que tomar en cuenta que cuidar el amor no significa estar encima del otro, de tal manera que no se permita que la otra persona realice una actividad por sí misma; todos los extremos son malos.

Es tan vital como benéfico que cada una de las dos partes se dé tiempo y espacio para realizar sus

actividades; probablemente no siempre se tengan los mismos gustos y/o intereses para todo y esto no implica que no se pueda cuidar el amor en otros momentos; además, la independencia siempre es sana.

Es importante mantenerse alejado de la rutina.

Tratar de conservar siempre el factor sorpresa puede ayudar a que una pareja siga, a pesar del tiempo, recibiendo estímulos que lo motiven a cuidar el amor.

Siempre lo inesperado y/o novedoso genera interés. También se pueden buscar momentos específicos para estar juntos. Por ejemplo, realizar una actividad determinada, que ambos disfruten y que la puedan realizar con cierta regularidad, para aprovechar ese momento de estar juntos.

Por último, es importante tener presente que el tiempo, esfuerzo y dedicación que se requirió para construir, cuidar y fortalecer un verdadero amor es totalmente proporcional al tiempo que se requiere para “terminar” con él. Por tanto, hacer que un verdadero amor, un amor real, “se termine” también requiere de mucho esfuerzo.

Tomado de: 
http://www.excelsior.com.mx/index.php?m=negro-nota&cat=275&id_nota=725293




Color Melancolia

17 03 2011

.

Estoy a punto de llorar, de tanto recordar las horas que vivimos, estoy forzando al corazón que cumpla con valor, lo que nos prometimos. A veces,  quisiera irte a buscar, a punto de llorar, no sé como me aguanto, es tan dificil de olvidar, cuando hay un corazón que quiso tanto; pero yo ya te quise y no te olvido, y morir en tus brazos es mi ilusión…




7 formas para impresionarla

23 01 2011

L'amour

¿Quieres impresionar a la chica con la que recién comienzas a salir?

Tu interesante trabajo, tu atractiva foto en línea, en donde sales muy galán, y las sutiles frases de tus correos electrónicos te consiguieron la primera cita. Y en combinación con tu habilidad para escoger vinos, la confianza en ti mismo hizo que las primeras citas también fueran pan comido. Pero en este mundo tan extenso y variado, en donde podría existir algún otro pretendiente para ella (y muy probablemente lo existe), a sólo un mensaje de texto o un guiño de distancia, son aquellos pequeños detalles los que definitivamente te distinguirán entre los demás. Y para esto, hemos seleccionado ocho simples gestos que causarán una gran impresión en tu nuevo prospecto, y te llevarán al éxito.

1. Asegura un buen servicio para la cena. Cuando tu cita es encontrarse en un restaurante, ¿cómo conviertes una simple cena en una experiencia memorable y diferente a sus últimas tres citas, con: (1) El tipo aburrido, (2) El chico de la risa fastidiosa, y (3) El Soltero que básicamente la llevó por comida rápida?

Llega temprano y arregla el escenario. Asegúrate de adquirir una buena mesa; infórmale a los encargados de recepción sobre la persona que esperas; dales una breve descripción sobre ella: su nombre, su color de cabello, y algunos otros detalles en general, para que puedan pasarla a tu mesa rápidamente cuando llegue. Ordena con anticipación media botella de vino espumoso, y pide que la pongan a enfriar en el centro de la mesa. También ordena una botella de agua mineral y una entrada fría. Todo debe de estar listo y sobre la mesa para cuando ella llegue. Suena bien, ¿no?

2. Déjale pequeñas notas con cumplidos. El correo electrónico es un medio gratuito, rápido y eficiente. Sin embargo, las notas escritas a mano son un toque inesperado e impresionante que cuesta muy poco. Mándale una tarjeta chistosa en un día festivo, o cualquier otro día en el que quieras sorprenderla y llamar su atención. Esto le demostrará que tienes una personalidad especial y que no eres rígido. (“Mi atracción por ti ha probado ser un recurso renovable…feliz Día de la Tierra”.) ¿Aún no sabes su dirección? No te preocupes, déjale una nota afectuosa en la bolsa de su saco durante una cita que estés disfrutando, y sin que ella se dé cuenta. Después recibirás algunos dividendos extras cuando ella la descubra.

3. Sé un galán habilidoso: Con la excepción de algunos reproductores de MP3, que son relativamente fáciles de manejar, la mayoría de los electrónicos y electrodomésticos están muy lejos de ser fáciles de instalar o configurar por muchas mujeres. Pero ahí es donde tú puedes ayudar. Mientras ofrecerte a impermeabilizar su patio o arreglarle el techo de su cochera te hace ver un poco exagerado y ridículo, una simple conexión de HDTV, instalar su nuevo ventilador de techo, o arreglar alguno de sus lavabos que gotea, demostrará tus habilidades masculinas. Además, al quitarle estas molestias de su mente, ganarás más puntos y tiempo para recibir sus agradecimientos.

4. Olvídate de los partidos por una noche. Es la temporada de los playoffs de la NFL, o la etapa final del torneo de la NCAA, y el gran juego está siendo transmitido en la tele. Cuando la mayoría de los hombres no están disponibles, como especie, esa noche, y dejan a decenas de chicas inteligentes con nada que hacer, sé diferente y llévala a algún lugar romántico (y no a un bar de deportes). Ser el anti-camarada por una noche es un detalle que demostrará tu interés por ella…y ella tampoco sabrá que tu equipo favorito ya fue eliminado, o que tu DVR está grabando el juego.

5. Hazle pequeños regalos: No se trata del precio, sino del tiempo, esfuerzo y energía que pusiste en encontrar ese pequeño obsequio para demostrarle tu afecto. Regálale algo sin alguna razón en especial, algún tipo de cosa extraña que le agrade sólo a ella, y a nadie más… ¡Magnífico! Toma nota mientras platican y convierte los pensamientos casuales de sus antigüedades favoritas en algo tangible. (“¡No lo puedo creer!, un pastillero de la Mujer Maravilla.”) Encuentra su libro favorito de cuando ella era niña, y se le pondrán los ojos llorosos. (¿Quién iba a saber que esa copia tan barata del Cuento de Ferdinando podría darte tantos puntos?)

6. Cuida tus modales. Algunos de los gestos nobles tradicionales jamás han perdido su importancia: darle tu abrigo cuando hace frío sin que ella te lo pida; tomar su brazo con el tuyo mientras caminan en una calle llena de gente; ser el primero en invitarla a bailar durante una cita con otras parejas; estar al tanto de su bolsa cuando ella ha olvidado en donde la dejó; etc.

7. Conviértete en el Sr. Misterioso. Planea una cita misteriosa: ella se sentirá como si estuviera en un reality show (claro, en el buen sentido, y en una cita fantástica). Dale únicamente los mínimos detalles (“Te recojo a las 2:30 p.m., ponte algo ostentoso, que no sea de color verde; trae un par extra de sandalias y tus lentes de sol”). Incluso puedes aumentar su entusiasmo agregando algo que no tenga nada que ver con la cita, para que ella siga adivinando sobre las actividades de esa tarde (“También tráete un bikini”, “¿Pero es enero?”, “Ya verás”). No hay necesidad de construir una búsqueda elaborada mediante pistas escondidas o un “desfile de su vida pasada”, simplemente basta con una cita en varias etapas, cambios de lugares (o de atuendos) y sorpresas, que mantendrán las cosas sumamente interesantes.

¡Así que adelante, muéstrale que clase de actor eres, y conquístala con estos pequeños detalles!

Por Phineas Mollod y Jason Tesauro
Tomado de:
http://amor.prodigy.match.com/landing/cplanding.aspx?cpp=esm/root/editorial/editorial50.html&trackingid=1057548