Sexo: Los hombres y sus miedos sexuales

7 01 2013

Sex Fear

No solo las mujeres tienen dudas e inquietudes. Ellos también tienen sus vueltas al momento de encarar un encuentro. Las enumeramos y te damos tips para que los puedas acompañar.

En los hombres existen situaciones psicológicas estrechamente unidas a lo sexual.

 Algunas de ellas son:

 1) Miedo a no gustar

Es un problema muy corriente entre los hombres, que se inicia mucho antes de llegar al acto sexual. El deseo de ser reconocido, “gustar” a una mujer, ser deseado por ella, forma parte del contexto interpersonal necesario a los fundamentos de la propia identidad.

2) Miedo a no saber “encarar”

 En el acercamiento a una mujer, un hombre puede tener miedo al rechazo expresado de casi infinitas maneras. Algunos temen parecer tontos o inseguros, otros, las posibles reacciones agresivas de la mujer. La necesidad de tener permanentemente ciertas garantías de éxito puede retardar mucho tiempo el mínimo acercamiento a la pareja potencial.

3) Miedo por lo que sucederá

 Cuando estos hombres llegan al acto sexual, no están relajados, sino preocupados por lo que sucederá. El resultado siempre es una intensa pérdida de la espontaneidad, una carencia de placer y, por lo tanto, un déficit seguro en la calidad de la erección, lo que confirma la premonición del paciente: “¡He fracasado!”.

4) Miedo a no tener la erección

 Muchos hombres temen ser rechazados si no tienen rápidamente una erección. Esto solo es posible –y no en todos los casos- cuando se es joven, entre los 18 y los 25 años aproximadamente. A medida que aumenta la edad, las condiciones del sistema nervioso y vascular son diferentes. Además, aumentan las exigencias en la calidad de los estímulos.

5) Miedo a “ya no rendir”

 Muchos hombres de más de 45 – 50 años desean tener la misma calidad y prontitud de reacción que 20 o 25 años atrás. El sentido común es el menos común de los sentidos para ellos. La exigencia aumenta, comienzan a aparecer temores a fracasar: se sienten “impotentes”, “acabados”, “viejos”, y comienza el círculo vicioso de rechazos – fracasos sucesivos.

6) Miedo a la “primera vez”

 La primera vez con cada mujer puede producir una fuerte inhibición cuya consecuencia puede llegar a ser la debilidad o la inexistencia de la erección. Como en todas las cosas de la vida, para poder consolidar la confianza y la seguridad, son necesarias varias experiencias positivas.

fuente: analitica.com 




Secretos para ser un buen amante

6 09 2012

¿Quién no ha soñado con tener todos los secretos para ser un buen amante? La mayoría de las personas quisiera contar con la información necesaria para convertirse en la compañera íntima ideal, es decir, saber a ciencia cierta cómo satisfacer a sus parejas y acabar con la rutina.

1.- Olvídate del pudor: Tanto hombres y mujeres deben estar dispuesto a probar actividades nuevas y liberarse de cualquier tabú, siempre que no afecte su integridad y ambas personas estén de acuerdo. Así que no dudes en comprar literatura erótica, disfraces o tener un poco de acción en lugares donde menos te lo imaginas.

2.- Elimina el egoísmo: Lo peor que puede hacer una persona es satisfacer su deseo antes que el de su pareja. Un buen amante trata de cuidar que su compañera experimente el mismo o un mayor nivel de placer que él.

3.- Concéntrate: Un buen amante otorga la atención necesaria para que el encuentro íntimo sea inolvidable. Olvídate del reloj y disfruta el momento sin prisas y estrés; haz que tu pareja se sienta deseada. Te darás cuenta que el erotismo estará a flor de piel.

4.- Comunícate: A las mujeres les encanta hablar y ser escuchadas; así que muestra interés en lo que te exprese. Este tipo de conversación puede propiciar un incremento en la confianza, lo que ayudará a fortalecer la relación de pareja.

5.- No te olvides del romanticismo: Un detalle como un lindo piropo o una flor pueden encender la pasión y el deseo de tu pareja. Cada día reconquista a la persona que tienes a tu lado.

6.- Incluye besos y caricias en tu relación: Con el tiempo es normal que disminuyan este tipo de demostraciones de amor o cariño; sin embargo, de ti depende que la flama del amor y el deseo continúe encendida. Recuerda que estas sencillas acciones son las que encienden los momentos de pasión en la intimidad y un buen amante trata de ponerlas en práctica a cualquier hora.

7.- Disfruta el clímax: Un buen amante es capaz de esperar a que su pareja logre un orgasmo placentero. Este secreto es vital, porque así las mujeres sienten que su pareja tiene interés por sus emociones y sensaciones.

De acuerdo con algunos estudios de la Universidad de Michigan, los hombres que se sienten cómodos con su pareja, se duermen después de tener relaciones sexuales; sin embargo, un buen amante evita esta acción, porque para las mujeres es un acto de descortesía y desinterés.

 A partir de este momento olvídate de la monotonía y conviértete en un buen amante, disfruta de cada momento con tu pareja y hazla sentir plena y feliz.





Amigos con Derecho

15 09 2011

LOS PRINCIPES AZULES, LOS NOVIOS EMPALAGOSOS Y LOS ESPOSOS CONVENCIONALES SON HISTORIA, LAS PUERTAS DE NUESTRAS CAMAS ESTAN ABIERTAS PARA LOS AMIGOS SEXUALES. DESCUBRE POR QUE RESULTAN TAN FUNCIONALES EN LA ERA EN QUE ‘HASTA QUE LA MUERTE NOS SEPARE’ SUENA A DEMASIADO.

En cuestión de relaciones se han movido las fichas. Tener una pareja estable es cuestion de ‘talacha’. Hay que invertir tiempo, juicios y emociones y hoy en día, por distintas razones, algunas mujeres no desean hacerlo. El efecto es positivo si se toma en cuenta que las mujeres están apostando a otro tipo de interación. Ya  es hora de quitarle el tabu y la etiqueta de golfas a las mujeres que invierten su energía y tiempo en tener una sexualidad activa, y que además están dispuestas a tomar desciciones sobre ellas mismas, su cuerpo y su placer, sin tener que depender de una relación estable.

La vida moderna cambió costumbres y sembró cierta semilla que muchas mujeres han cosechado: El propio espacio.

Por lo tanto los amigos con derecho han llegado a ser más útiles para las mujeres. Unas recurren a ellos para compartir un gusto sexual, otras para superar una ruptura, unas más para completar una relación seria que se ha tornado aburrida, algunas otras para no estar solas, pero tampoco excesivamente acompañadas. Opciones sobran.

¿Por qué funcionan tan bien los amigos con derecho? Porque hay un acuerdo entre ambas partes, y simplermente te ves para las cosas buenas, para besarte, para consentirte, para acariciarte y lo malo queda excluido. Nunca hay malos momentos con ellos ni peleas, ni tedio.

Es muy cómodo porque no estas al 100% sola, tienes a alguién para divertirte y platicar. Es una compañia que no te hace perder el tiempo, ni te distrae de asuntos que para ti, en ese momento son más importantes, esto es suficiente.

Ser soltera tiene otros significados para las mujeres que valoran demasiado su libertad, que están descubriendo sus gustos, sus costumbres y sus manías, ajustarse a otros hábitos puede resultar complicadísimo. Tiene lógica, la vida entre dos es una negociación permanente, y la vida independiente es una dessición casi siempre única.

La liberación femenina a partir de los años 60 y 70, estableció que las mujeres no solo eran objetos de deseo, si no también sujetos deseantes y por lo tanto, peden generar diferentes situaciones de atracción de acuerdo a sus necesidades.

Las costumbres culturales dicen que los hombres son los que generalmente planean el tener relaciones no comprometidas, más cómodas, pero eso solo es un estereotipo ya que hay muchas mujeres que no tienen ni el tiempo ni el deseo de involucrarse en una relación formal.

Aunque los amigos con derecho existen desde hace tiempo, ahora se han hecho más visibles porque los esquemas clásicos de la pareja han cambiado. Ya no tenemos un compañero para toda la vida, podemos tener varios y con un grado de compromiso distinto. Hay muchas posibilidades.

AMIGOBIOS EN LA CAMA:

¿El sexo es mejor con los amigos con derecho? La expertas dicen que, en realidad depende de cada pareja, pero aclaran que con ellos aumentan las posibilidades de conseguir un placer más osado y aventurero que en una relación formal.

Algunas mujeres piensan que las parejas convencionales siempre hacen lo mismo en la cama, muchas veces, les da verguenza perdirle o proponerle asu compañero ciertas prácticas. Mientras que son los amantes esporádicos generalemente no presenta mayor importancia.

Hay una explicación para esto, imagina que tienes una pareja a la que le lavas la ropa, la atiendes y no siempre llegas de buenas o no te presta la atención suficiente. Igual tu, ahora piensa que sobre todo esto tienes que construir una sexualidad amigable, aventurera, y placentera. Pues por supuesto que es más difícil que en una relación en la que solo vez a la persona cuando te da la gana.

Contrario a esto, claro que muchas mujeres y hombres creen que solo una pareja establecida puede generar la confianza para experimentar todos los placeres.

¿SEGURA O INSEGURA?

Tener amigos con derechos puede ser un síntoma de seguridad, depende de cada mujer. La expertas argumentan que los amigos con derecho son más comunes en EUA, Europa, que en Latinoamérica. En los países latinos las mujeres aún no pueden tener una completa libertad sexual por eso recurren a los amigovios, la estigmatización va a seguir por muchos años. Aquí la gente piensa que las mujeres que tenemos muchas relaciones sexuales con distintos hombres somos una especie de prostitutas. Como no creo que eso vaya a cambiar, prefiero darle algunos derechos a ciertos amigos en quienes puedo confiar para estos asuntos sexuales. De alguna manera las mujeres hemos entendido que a veces, no podemos tenerlo todo, y eso no ha llevado a establecer nuestras prioridades, en este caso los amigos con derechos son un síntoma de seguridad. Cierta gente cree que así se vacuna contra el sufrimiento, la verdad es que los sentimientos son bastante menos controlables de lo que pensamos, entonces muchas veces decimos, somos amigos con derecho, cada quien es libre de hacer lo que quiera, pero cuando alguno decide salir con la otra persona a veces hay dolor por que te involucraste más de lo planeado. No siempre puedes controlarlo.

Tener una pareja es una elección, no una obligación. Y los amigos con derecho pueden convertirse en diversiones sanas y reponsables cuando son producto de una preferencia, no de una necesidad o una vía de escape. Lo importante es elegir una pareja, cualquiera que ésta sea, un amigo con derechos, un novio, un esposo. Porque al final, si tu no puedes elegir quien toca tu cuerpo. ¿Entonces que puedes elegir?





El Amor Duradero

6 09 2011

¿Encontraste una nueva pareja y quieres mantener la felicidad, pero ya aparecieron los problemas?

Haz que tu relación sea estable y duradera para siempre. Todos nos hemos enamorado por lo menos una vez en la vida, sin embargo encontrar una pareja adecuada es una de las dificultades más grandes actualmente. Cuando la encontramos, buscamos mantener la felicidad de nuestra unión, pero empiezan a aparecer los problemas y nos cuesta trabajo lograr que la nueva relación sea estable y duradera.

Para que una relación de pareja funcione, debemos trabajar en los siguientes 10 elementos; todos son totalmente imprescindibles:

1. La comunicación: Es el ingrediente principal. Si son de las parejas que hablan mucho pero en el fondo no se comunican, sólo se cuentan muchas cosas pero no permiten que el otro vea su yo interno. Intenten expresar más cómo se sienten y cuáles son sus ilusiones, preocupaciones, alegrías y miedos.

2. La escucha: Es la otra cara de la comunicación. Cuando tu pareja se abre ante ti, aunque sea para decir una simpleza, para ella es muy importante que las escuches con atención e interés, y que le permitas y le ayudes a que exprese sin miedo sus emociones. Si no la escuchas, no llegarás a conocerla realmente y ella sentirá que no te interesa. Conoce lo que ella necesita para ser feliz y haz todo lo posible por dárselo con amor.

3. La comprensión: Nace de la comunicación y la escucha. Si no hay comprensión entre los dos, no llegarán a ninguna parte. Es fundamental que haya afinidad, pero que comprendan que el otro no debe comportarse como uno, ni pensar igual en todo. Cuando surjan los conflictos, tengan muy presente la herramienta de la comprensión para ser más tolerantes y maduros y poder solucionar las dificultades.

4. El amor: Lamentablemente en la actualidad se valora más lo material que lo afectivo, y la falta de afecto con el tiempo suele terminar con muchas relaciones de pareja. Nunca debes olvidar que la base sobre la que surgió su la relación es justamente el amor, un sentimiento que deben demostrarse en todo momento, en las buenas y en las malas.

5. El ser amado: Es indispensable amar al otro, pero también dejar que nos ame. El amor debe ser mutuo, un sentimiento para dar y recibir constantemente. Hay personas capaces de dar todo su amor, pero les es difícil dejarse amar. Encuentren con la pareja este equilibrio sentimental.

6. La sexualidad: La atracción física es imprescindible para que dos personas tengan una vida sexual placentera y creativa. El sexo no lo es todo, pero sí es indispensable tener el suficiente para estar unidos. Para ser felices, ambos deben disfrutar el sexo con la pareja, y debe ser algo que los una y no que los separe. El equilibrio sexual no es fácil de conseguir, pero nunca dejen de intentarlo.

7. La confianza: Si no existe una total confianza en el otro, la relación no funcionará. Es fundamental para que socialicen juntos y cada uno por separado, es decir, que frecuenten juntos a sus amistades y familiares, pero también independientemente.

8. La libertad: Una pareja no es un contrato de esclavitud, sino de apoyo. Por lo tanto ser tolerante con nuestra pareja y permitirle tener sus momentos propios de soledad, reflexión, intimidad o pasatiempos es muy positivo para la relación. Esto los ayudará a que cada uno sea independiente, pero siempre contando con la compañía del otro.

9. El desarrollo en común: Es necesario que tengan en común la forma de pensar en general, para que así puedan desarrollar juntos sus intereses y compartir los mismos objetivos personales, tanto en el aspecto material (casa, trabajo, bienes, viajes) como en el espiritual (el sentido de estar juntos, el sexo, el matrimonio, los hijos, la vida).

10. El desarrollo personal: No confundan el amor con la dependencia. Deben madurar como pareja, pero también tienen derecho a desarrollarse individualmente, siempre que no lastimen al otro





Las Manipulaciones del Amor

8 08 2011

En la mayoría de las parejas es usual que, cada tanto, existan situaciones de manipulación de uno u otro cónyuge, aunque seguramente son “inocentes” y hasta inconcientes, en muchos casos. El propósito no es hacerle mal al compañero, sino que se trata de pequeñas estrategias que tiene cada uno para lograr determinados objetivos. En mi opinión son totalmente válidos.

Sin embargo, en algunos casos ocurre que hay personas que utilizan esos recursos de una manera no tan inocente, manipulando a quien tienen más cerca para alcanzar sus metas pero sin escrúpulos. Son capaces de sobrepasar cualquier tipo de códigos para lograr lo que se proponen. Sus formas son poco sanas y si no se detectan a tiempo hasta puede llegar a enfermar, lastimar o confundir mucho a sus parejas. No necesariamente por falta de cariño, sino quizás porque es su manera de ser.

Personalmente, creo que hay diferentes tipos de manipuladores que utilizan distintos recursos, a veces más de uno a la vez, pero siempre aprovechándose de uno de nuestros lados más vulnerables: el amor. Lo que los vuelve más peligrosos.

Estas son algunas de sus estrategias:

-A través de la lástima: siempre tienen un motivo para lograr que uno esté siempre ahí, apelando a la preocupación. Generan lástima constantemente como una manera de llamar la atención y si no respondemos como esperan, se ofenden. Por otra parte, no suelen ser recíprocos cuando tú lo necesitas.

-A través de los celos: viven expectantes para marcarnos nuestros errores. Así, consiguen volvernos paranoicos y hasta con los argumentos más inverosímiles terminamos tratando de demostrarles de todas las maneras posibles que somos inocentes. Por otra parte, como son sumamente absorbentes, desconfían de cada persona que se nos acerca y terminan aislándonos de nuestros afectos. Muchas veces también les encanta generar celos a sus parejas y son ellos los que se pasan seduciendo al que tienen más cerca.

-A través de la culpa: críticas, críticas y más críticas. Siempre estamos en falta y constantemente se muestran insatisfechos. De esa manera, logran sacarnos de foco y terminamos poniéndolo en averiguar cuál es la manera para que de una vez por todas sean felices. Hay que saber muy bien que esa meta es imposible de alcanzar, ya que si no, no tendrían argumentos para seguir manipulando a sus seres queridos.

-A través de las ofensas: se aprovechan de nuestra baja autoestima y siempre tienen a mano frases hirientes para propinárnoslas cuando lo necesitan. Saben jugar con nuestras debilidades, ya que son absolutamente perceptivos, y nos pegan donde más duele. Es típico que busquen como pareja a personas temerosas para usar como herramientas sus errores e inseguridades. Una frase muy común de estos manipuladores es: “Nadie te amará más y mejor que yo”.

-A través del sexo: son tan seductores que resultan irresistibles, en especial para las personas que están muy solas. Siempre dicen lo que su pareja quiere escuchar y no tienen problemas en mentir para alcanzar su objetivo. “Úsalo y tíralo”, es su lema; es decir, una vez que consiguen lo que quieren son capaces de olvidarse de que el otro existe hasta que vuelven a necesitarlo. Esto suelen generar mucha confusión y la relación con esta clase de gente es una constante fluctuación entre ilusión y frustración.

-A través de las mentiras: está muy relacionado al ítem anterior. No tienen filtros y son capaces de decir cualquier cosa con tal de convencernos. Se dicen y desdicen sin ningún pudor y muchas veces terminan inventando nuevas mentiras para que no los descubramos con las manos en la masa. También están acostumbrados a decir lo que queremos escuchar y, aunque la mentira tiene patas cortas, cuentan con tal poder de seducción que sus parejas quedan hechizadas, negando la realidad que está en sus narices.

Estos son sólo algunos de los modelos de manipuladores más comunes. Quien se encuentre cerca de alguien así, que trate de huir lo antes que pueda. Lo digo por experiencia, ya que es muy difícil desapegarse de ellos. Y si ya es demasiado tarde porque hay familia de por medio, lo ideal es consultar con un profesional que nos guíe para llevarlo de la mejor manera posible.

Lo importante es reflexionar acerca de por qué hemos terminado rodeándonos de personas así. La baja autoestima, la soledad y la inseguridad son factores que influyen de manera negativa a la hora de elegir un candidato de estos. Si debemos empezar a reconstruirnos nuevamente, me parece que la clave está en valorarnos y querernos un poco más para formar una sólida barrera que no permita que se filtren las manipulaciones de estos personajes.

Por: Paula Halperin





Mejora tu relación

5 08 2011

Si queremos que nuestra pareja mejore, lo primero que tenemos que hacer, es revisar la imagen que tenemos de ella y darnos cuenta hasta qué punto los defectos que le adjudicamos son los nuestros. Si nos damos clara cuenta de esto, le diremos a la persona real:

“Te prometo que te dejaré ser lo que en verdad eres, y no lo que yo quiero que tú seas. De ninguna manera trataré de que seas como yo, de que veas el mundo a través de mis ojos. Nunca te culpabilizaré por no responder a mis exigencias narcisistas. Cuando tú eres lo que eres, sin permitirme que yo te impida de serlo, enriqueces mi vida…

“Te prometo que te respetaré siempre, dejando que me ames de la manera en que tú amas. Me doy cuenta que todas las personas que buscan a su “alma gemela” tienen un nudo homosexual no resuelto. Buscan a alguien completamente igual, un espejo. Cuando amamos de verdad buscamos la diferencia complementaria…

“En el terreno sexual, te permitiré que desees lo que naturalmente deseas. No haré un drama porque rechazas una solicitud mía. En la sexualidad hay cuatro vías: la oral, la vaginal, la anal, la manual. Tú tienes el derecho de pedir lo que te satisface, sea el fantasma erótico que sea, y también tienes el derecho de decirme no. Si esto sucede, ambos tenemos el derecho de buscar satisfacción con otras personas, sin que esto signifique la ruptura de nuestra pareja…

“En el terreno material, te prometo que nunca invadiré tu espacio personal, tu rincón de soledad secreta. Respetaré tu territorio, así como tú respetarás el mío. Hacer todo juntos, como dos animales en fusión, es una enfermedad. Tendremos un territorio común, pero siempre conservando un espacio personal donde podremos aislarlos cuando tengamos necesidad de reencontrarnos con nosotros mismos… Si trabajas, estaré feliz de tu prosperidad, sin ponerme en competencia con ella.  Aceptaré tu creatividad, la admiraré, pero sin intervenir en ella queriendo ser tu sola inspiración.

“Si realizamos todo esto, tendremos una prosperidad sana, una vida sexual sana, un amor sano y pensamientos sanos… “

Por Alejandro Jodorowsky, Cabaret Mistico 15





El infalible poder de las palabras de Amor

28 05 2011

La magia del habla, del llamado verbo, es mayor que la de algunos actos; cuando nos prometemos amor, el sexo simplemente fluye.

En danés se dice “Jeg elsker dig!”; en hawaiiano, “Aloha wau ia ‘oe!”; en japonés, “Kimi o ai shiteru!”, y en alemán, “Ich liebe dich!”. Otras formas de expresarlo son “Ti amo!” (italiano), “I love you!” (inglés), “Mi amas vin!” (esperanto), “Je t’aime!” (francés),  “S’ayapo!” (griego),  “Ya tyebya lyublyu!” (ruso) o “ Seni seviyorum!” (turco). Todas son diferentes maneras de indicar un mismo sentimiento: el amor.

Único y potente, el amor atrae y vincula a los seres humanos con una fuerza a menudo irresistible y vertiginosa, que disipa las sombras de la soledad, los traslada a cimas insospechadas de felicidad y plenitud, los inunda de confianza y les hace sentir que su vida “ahora sí que tiene sentido”.

Curiosamente, a pesar de la apasionada verborrea de los enamorados, de la infinidad de poemas, obras literarias, piezas musicales y estudios científicos que se han escrito sobre el tema, y de la omnipresencia de este sentimiento en la vida y la comunicación cotidianas de las personas, “el amor, el enamoramiento, es un sentimiento que cuesta expresar en palabras”, señala la doctora en Ginecología, Obstetricia y Pediatría y profesora de Sexología en la Universidad de Salamanca (centro de España), Carmen López Sosa.

Para esta experta, nadie mejor para expresarlo que “los poetas, perpetuos enamorados de la palabra y la metáfora que son capaces, a veces, de plasmar esos estados de amor en unas frases que muestran esos estados de arrebatamiento y también de dolor”.

“Si el enamoramiento es correspondido, llena la vida de color y le quita su poso amargo, hace captar las cosas con más gusto, modifica la valoración de lo bueno y de lo malo, pinta una sonrisa en el rostro y la sonrisa del otro te hace sentir mariposas en el estómago”, señala López Sosa, autora del libro “Sexo y sólo sexo”.

La voz del enamorado, una caricia

Según esta doctora, durante el enamoramiento la mirada del otro “te envuelve, te embriaga y te da calor, te cubre y te arropa. Perderse en el olor del amado es confort. Trae ensoñaciones, evoca el movimiento de los pliegues de una falda, una corbata, una mano. Es como estar en casa, es un refugio, es calma”.

“El amor es besar y que te besen. En el beso, hay un reconocimiento de pasión. Besar no es fácil. La boca es una parte íntima que cuesta compartir”, señala la experta.

Y además de besos, la boca del ser amado nos regala palabras de amor. “Su voz es una caricia. Cuando te llama, oír tu nombre en su boca es especial. ‘Paula’ ya no es sólo Paula. Ese imperceptible matiz te hace única, te individualiza, te llena de gozo el alma. Ese ‘Jaime’ es sólo de ella y él. Oímos tantas veces nuestro nombre que apenas recapacitamos en cómo suena, pero el amado lo hace tan dulce como la brisa”, señala López Sosa.

Precisamente, “una de las características de las etapas iniciales de toda relación son las largas conversaciones de los enamorados, que dejan de lado otras ocupaciones y aumentan sus facturas telefónicas”, señala la psicóloga Majendri Marqués, que dirige el Centro de Crecimiento Personal en la localidad de Arroyomolinos, en Madrid (España).

Según esta experta, la denominada ‘verborrea amorosa’ es una expresión más del profundo estado de alteración de la mente y las emociones que produce el enamoramiento, comparado por algunos expertos con un la enajenación transitoria: “un estado emocional tan intenso que la persona se siente presa de un torbellino incontrolable y de la irresistible atracción por el otro”, comenta.

“Las palabras durante el enamoramiento, dichas desde el corazón y la emoción más que desde la razón y la reflexión, expresadas con pasión y dulzura por uno y escuchadas con avidez y deleite por el otro, adquieren un poder inusitado, porque son amplificadas por la exaltación de los sentidos y las percepciones, por la atención sostenida y, a menudo exclusiva, que se prestan mutuamente los enamorados”, señala Majendri.

Según la experta, “las promesas de amor eterno, de estar juntos para siempre, de no dejar al otro por nada ni por nadie, expresadas en un tiempo tan especial como el San Valentín, adquieren durante la etapa del enamoramiento la categoría de mandamiento religioso, de compromiso sagrado, casi de un pacto de sangre”.

“Las promesas amorosas tienen una gran fuerza psicológica: son como el cemento mágico destinado a pegar los cuerpos y las almas. Los enamorados están plenamente convencidos de que se ajustarán a ellas durante toda su vida”, señala la psicóloga que advierte que “con el correr de los meses, y a medida que el estado físico y anímico de él y ella antes revolucionado por el amor se va sosegando, las cosas suelen cambiar”.

Según Majendri, “el torrente inicial de palabras puede llevárselo el viento, como bien afirma la sabiduría popular, que también señala que las promesas suelen quedarse sólo en eso: en promesas que finalmente decaen o no se cumplen. Para que la relación se asiente y consolide, se debe cultivar una buena comunicación, uno de los pilares de toda pareja que funciona”.

Según los expertos, estamos programados para desapasionarnos después de 18 a 30 meses de relación de pareja. En ese momento, los sentimientos pueden terminarse, pero también transformarse en una unión consolidada controlada por el corazón y la cabeza.

DESPUÉS DE LA PASIÓN, LA COMUNICACIÓN.

“Si se saben encauzar los sentimientos después del primer impacto visceral, se puede conseguir que el amor llegue a buen puerto y que se transforme en una relación más profunda y duradera”, explica la psicóloga Isabel Menéndez, psicoanalista, escritora y colaboradora de la revista Mujer Hoy.

Para la experta, “la transformación de una pasión repentina en un amor duradero requiere profundos cambios internos. Mientras el que vive la pasión niega sus defectos y carencias, creyéndose indestructible, los protagonistas de un amor verdadero reconocen los puntos débiles del otro y los aceptan”.

Según Menéndez, “la pasión nos hace altivos, y el amor humildes. La primera es rápida y el segundo se consigue día a día. Además, el arrebato excluye lo que no guarda relación con éste, mientras que el cariño incluye aquello que enriquece a los miembros de la pareja”.

Uno de los ingredientes clave para consolidar la relación, transcurrida la apasionada e inicial verborrea del enamoramiento, consiste en aprender a comunicarse de manera sincera y eficaz.

Para Majendri Marqués “es casi imposible que una pareja funcione bien, resuelva los problemas que surgen o que sus integrantes se  sientan a gusto con la relación, si no se comunican entre ellos, si no se expresan el uno al otro sus sentimientos, inquietudes y proyectos. El objetivo no es que hablen sin parar, sino que ambos se expresen y escuchen, para entenderse”.

“Antes de juzgar una situación o una actitud, hay que intentar ponerse en el lugar del otro, intentar conocer qué siente, cómo piensa, por qué  ha obrado de ese modo: en resumen, intentar comprenderle”, explica la experta para quien “nadie es dueño de la verdad ni puede esperar que los demás se comporten ni piensen igual que él. Hay que ser tolerante con la pareja siempre que sea honesta y no nos cause un daño físico o emocional”.

Para comunicarse bien es fundamental mantener el respeto, asegura la psicóloga que aconseja que “cuando no se está de acuerdo o se discute, hay que evitar los insultos o levantar el tono de voz. Es preferible posponer una conversación hasta que las emociones desagradables u hostiles hayan bajado de intensidad, para poder hablar con serenidad”.