¿Te rompieron el corazón?

10 02 2013

Imagen

El ser humano es imperfecto por naturaleza, y comete errores que no sólo dañan a quien realizó la acción, sino también a quien fue objeto de ella; sin embargo, ¿qué tan sencillo es perdonar y olvidar a quien te rompió el corazón?

Existe una gran diferencia entre perdonar y olvidar, aunque ambos conceptos se encuentran estrechamente relacionados. Las personas, al paso de los años, van almacenando las heridas  como parte de sus recuerdos y, al igual que ellos, se proyectan continuamente en el presente del individuo evitando su crecimiento.

 Para Fred Luskin, psicólogo  y director del Proyecto del Perdón de la Universidad de Stanford,  perdonar no significa aceptar la crueldad ni olvidar que algo doloroso ha sucedido ni tampoco excusar un mal comportamiento; ni  tampoco implica la reconciliación con el ofensor.

 Luskin sugiere que el perdón sirve para descansar y no implica que el ofensor se saldrá con la suya. Significa no sufrir eternamente por esa agresión.

 Es necesario que  aprendas a perdonar y olvidar si deseas continuar con tu vida. Por ello, aquí están algunas claves que te ayudarán a conseguir este objetivo:

 1. Reconoce tus sentimientos. Evadir no te ayudará en nada. Vive y analiza la tristeza y el enojo que sientes.

 2. Todos cometen errores, incluso tú. Nadie esta excepto. Antes de juzgar reflexiona antes sobre las condiciones y lo que llevó a causar el problema y, por consiguiente, la ruptura.

 3. Decide olvidar. Lo difícil no es olvidar, es tomar la decisión de que es el momento de hacerlo. Si no lo haces, jamás podrás dejar atrás tu pasado, por lo tanto, te quitarás la oportunidad de poder disfrutar del presente.

 4. Date un espacio. No temas a la soledad, ésta puede ayudarte a encontrar a la persona más importante de tu vida: tú. Date un espacio para ti. Realiza actividades que te generen placer emocional y físico.

 5. Tiempo. Una relación no dura un minuto ni dos horas, por consiguiente, el dolor no puede desvanecerse de esa forma. Date tiempo y permite que este fluya; no sólo te ayudará a sanar las heridas, sino  que te permitirá ver las cosas desde otro punto.

 Olvidar y perdonar son acciones que te permitirán estar en paz contigo mismo, y te ayudarán a continuar tu camino.





Los Celos: un problema de autoestima.

5 03 2012

Espiar a la pareja en Facebook daña la relación

Dicen que el que busca, encuentra. Espiar el comportamiento de la pareja en las redes sociales puede tener consecuencias graves, sobre todo cuando se tiene tendencia a padecer celos patológicos.

Según un estudio de la Universidad Autónoma de Nuevo León, del que ha hecho eco el diario Milenio, el 30% de los usuarios de Facebook han tenido problemas con sus parejas por problemas de celos relacionados con su comportamiento en las redes sociales.

En el pasado se han llevado a cabo estudios similares que señalan que Facebook puede detonar comportamientos paranoicos. Una investigación realizada en la Universidad de Guelph (Canadá), encontró que en vez de mejorar la comunicación con la pareja, la red social conduce a actitudes de celos compulsivos.

Tener un nivel bajo de celos es normal, ya que casi siempre existe un miedo “lógico” a perder el amor. El problema es cuando empiezas a coaccionar a tu pareja y tus celos te hacen sufrir.

La mayoría de los celosos patológicos tienen un problema de baja autoestima. Eso quiere decir, por ejemplo, que una mujer celosa ve como posible amenaza a casi todas las demás mujeres. En el fondo piensa que son mejor que ella. Cuando ve que su pareja interactúa con otra mujer o se retrata junto a alguien del sexo opuesto, comienzan pensamientos irracionales como “es más guapa que yo” o “es mejor que yo”. Estos pensamientos, producto de la baja autoestima, provocan conjeturas irracionales. La clave es neutralizar los pensamientos negativos relacionados con la baja autoestima.

¿Has tenido problemas de celos por una red social?

Por: Silvia Olmedo
Tomado de: http://www.silviaolmedo.tv/articulos/display.php?story_id=162






Mejora tu relación

5 08 2011

Si queremos que nuestra pareja mejore, lo primero que tenemos que hacer, es revisar la imagen que tenemos de ella y darnos cuenta hasta qué punto los defectos que le adjudicamos son los nuestros. Si nos damos clara cuenta de esto, le diremos a la persona real:

“Te prometo que te dejaré ser lo que en verdad eres, y no lo que yo quiero que tú seas. De ninguna manera trataré de que seas como yo, de que veas el mundo a través de mis ojos. Nunca te culpabilizaré por no responder a mis exigencias narcisistas. Cuando tú eres lo que eres, sin permitirme que yo te impida de serlo, enriqueces mi vida…

“Te prometo que te respetaré siempre, dejando que me ames de la manera en que tú amas. Me doy cuenta que todas las personas que buscan a su “alma gemela” tienen un nudo homosexual no resuelto. Buscan a alguien completamente igual, un espejo. Cuando amamos de verdad buscamos la diferencia complementaria…

“En el terreno sexual, te permitiré que desees lo que naturalmente deseas. No haré un drama porque rechazas una solicitud mía. En la sexualidad hay cuatro vías: la oral, la vaginal, la anal, la manual. Tú tienes el derecho de pedir lo que te satisface, sea el fantasma erótico que sea, y también tienes el derecho de decirme no. Si esto sucede, ambos tenemos el derecho de buscar satisfacción con otras personas, sin que esto signifique la ruptura de nuestra pareja…

“En el terreno material, te prometo que nunca invadiré tu espacio personal, tu rincón de soledad secreta. Respetaré tu territorio, así como tú respetarás el mío. Hacer todo juntos, como dos animales en fusión, es una enfermedad. Tendremos un territorio común, pero siempre conservando un espacio personal donde podremos aislarlos cuando tengamos necesidad de reencontrarnos con nosotros mismos… Si trabajas, estaré feliz de tu prosperidad, sin ponerme en competencia con ella.  Aceptaré tu creatividad, la admiraré, pero sin intervenir en ella queriendo ser tu sola inspiración.

“Si realizamos todo esto, tendremos una prosperidad sana, una vida sexual sana, un amor sano y pensamientos sanos… “

Por Alejandro Jodorowsky, Cabaret Mistico 15





Como terminar una relación amorosa

18 06 2011

 

¿Estás saliendo con alguien que está comprometido? ¿Sabes que lo mejor es dejar de hacerlo? Pero, ¿cómo?

Lujuria, pasión, emoción a lo prohibido. Te agrade o no, tener un amorío con alguien que está comprometido puede ser excitante, pero tarde o temprano las llamadas no contestadas, la soledad y los sentimientos de culpabilidad comenzarán a afectarte. Pero, ¿qué puedes hacer para detenerte? Si sientes que te has convertido en “la otra mujer” o “el otro hombre”, aquí encontrarás algunos consejos que te ayudarán a salir de esta incomoda situación, y descubrirás qué debes hacer para superarla.

Averigua por qué sigues con la relación

“Lo volví a hacer”, dice Raquel, una abogada de 27 años, de Washington D.C. El hombre trabaja en su oficina, y él no es soltero. Su relación con él empezó después de que ellos compartieran unos tragos al terminar una conferencia de trabajo. Desde entonces, se escapan juntos a la hora del almuerzo. Él aún vive con su novia y duermen juntos siempre. Raquel nunca imaginó que algún día ella sería “la otra mujer”. Por ahora, Raquel está dispuesta a soportar todo. Desde el hecho de ser callada por él mientras habla con su novia por teléfono, hasta pasar la noche de San Valentín sola. Todo esto a cambio de unas cuantas horas de diversión a la hora de la comida. El primer paso para poder terminar con esta relación, es que ella averigüe porque se ha involucrado con él. “El sexo es bueno, pero no debe ser”, comenta ella. Le recomendé que viera a un terapeuta para que le ayudara a averiguar sobre sus motivos, y como era de esperarse, ella finalmente lo dejó. Con ayuda de su terapeuta, ella encontró el significado de su relación. “Estaba tan lastimada porque mi ex novio me dejó por otra, que empecé con esta relación para demostrarme a mí misma que yo también era capaz de robarle el novio a otra mujer”, dice Raquel. “Ahora me siento lista para dejarlo. Entiendo que mi actitud es sólo el resultado de haber sido lastimada por mi ex novio.”

Date cuenta de que mereces algo mejor

La terapia te puede ayudar a que sigas adelante con tu vida, pero algunas personas alcanzan ese punto por cuenta propia. Roberto, un maestro de 39 años, de Nueva York, odiaba estar soltero. Cuando conoció a una mujer, y ella aceptó salir con él, pensó que sus días de soltería habían terminado. Ella cumplía con casi todas sus expectativas, menos con una: era casada. Después de dos meses de ser tratado como “el otro hombre”, Roberto se dio cuenta de que podría estar mejor sin ella. ¿Cómo llego a ese punto? “Sencillo”, dice Roberto. “Ella me dejó plantado una noche, en un restaurante. Después de esperar una hora, comí solo. Mientras comía pensaba si realmente debía continuar con esta relación. Yo quería que una mujer se enamorara de mí, no que alguien me amara sólo cuando le convenía.”

Encuentra nuevas amistades y realiza actividades durante tu tiempo libre

Raquel intenta terminar con una relación. Para ella, lo más importante es cambiar sus hábitos para poder mantenerse alejada de ese hombre. “Frecuentemente hago planes de almuerzo con mis compañeras de trabajo. También organizo mi horario para tener juntas de trabajo a la hora de la comida”, dice Raquel. “Si puedo evitarlo de 12 a 2, entonces sé que no tendré oportunidad de acostarme con él ese día.” Para Raquel, cada día es una lucha. “Algunos días me siento como una adicta y haría lo que fuera para verlo”, comenta Raquel. “Es justo entonces cuando debo hablarle a alguien para distraerme.” Haz lo que sea necesario y podrás terminar con el hábito.

Termina con la relación y consíguete nuevas citas

Cuando Miguel, un escritor de 27 años, de Filadelfia, rompió con su novia, no fue realmente su elección. Él nos explica: “Ella dijo que necesitaba espacio y no me quedó otra opción.” Su “espacio” no duró mucho y se consiguió un nuevo novio en seguida. Miguel la extrañaba día tras día, y cuando se encontraban en su restaurante favorito, él no perdía el tiempo y trataba de convencerla de que regresara con él a su apartamento. “Empezamos a tener relaciones de nuevo”, dice Miguel. “Era como en los viejos tiempos, con sólo un detalle: ahora ella le era infiel con su nuevo novio.” Miguel no creía que ella dejaría a su novio por él. ¿Qué puedo hacer?, se preguntaba Miguel. En primer lugar, Miguel necesita encontrar nuevas personas con quien salir. Debe demostrarse a sí mismo que ella no es la única opción. Al entrar en acción, él estará utilizando su tiempo libre y a la vez conocerá gente nueva con quien podrá continuar su vida.

Aprende qué hacer en un futuro

La mejor forma de terminar con una relación es no empezarla. Si él o ella está involucrado con alguien más, necesitas alejarte y no dejarte llevar. Para muchos solteros esto es fácil. Y más para los que ya han sido lastimados antes por ser “el amante”. Después de haber sido “la otra”, Janet, una actriz de 32 años, de Los Ángeles, ofreció pláticas sobre cómo evitar caer en esto. “Es una prueba de tres partes”, comenta ella. “Primero, busco un anillo. Segundo, le hago una docena de preguntas para asegurarme de que sea soltero. Y tercero, voy a su casa para asegurarme de que vive solo.” Si todo resulta bien, entonces ella se involucra.

Por: La Dra.Sari Locker





10 típicos pretextos para terminar una relación

20 05 2011

Cuando se trata de romper una relación pocos son los que son valientes y dicen la verdad al exponer los motivos que lo han llevado a tomar la decisión de no querer estar más con esa persona.
La verdad es que, al recurrir a las excusas típicas se menosprecia la inteligencia y los sentimientos del otro y es una muestra clara de cobardía.
Los pretexto sobran y seguramente muchos de nosotros los hemos escuchado, e incluso, los hemos dicho alguna vez.
Te contamos cuáles son algunos de los más recurridos.

1. No eres tú, soy yo. 
¿Acaso hay frase más trillada? La verdad que cuando alguien rompe una relación, definitivamente es porque ya no quiere estar con la otra persona; decir esto sólo deja al descubierto la falta de sinceridad sino de originalidad.

2. Es que últimamente nos hemos distanciado.
Y… obviamente, cuando ya no quieres estar con una persona es lógico que trates de evitarla o te portes distante; en verdad es más un reclamo que una verdadera excusa para terminar, por eso es que resulta frustrante e incomprensible para la otra persona.

3. Debo concentrarme en mi carrera.
Cuando realmente se ama y se desea estar con alguien, no resulta demasiado complicado compaginar cada aspecto de la vida con la relación; es más, tener a alguien como compañero de vida es un excelente aliciente para progresar también en la vida profesional.

4. Todavía estoy muy joven para tener un compromiso.
¿En verdad? Si es así deberías preguntarte si no padeces el síndrome de Peter Pan. A menos de que seas un adolescente, este pretexto suena poco creíble; es sólo una escapatoria para no tomar decisiones o una excusa para no estar con esa persona en particular.

5. Necesito tiempo para mi.
La verdad es que tener una relación no lo impide, es decir que no son mutuamente excluyentes. Si esa fuera una razón verdadera, bien podrías acomodar tu agenda para estar con la persona que supuestamente quieres y además tener tiempo para ti.

6. El psicólogo me dijo que debo separarme de ti.
Utilizar al psicólogo como excusa además de hacerte quedar como una persona dependiente y sin voluntad, resulta poco creíble; pocos profesionales serios harían este tipo de indicación con una decisión tan tajante.

7. Es que no nos entendemos.
¿Acaso hablan distinto idioma? Si esto fuera verdad, la solución no sería separarse sino, en todo caso, esforzarse en lograr una mejor comunicación.

8. Deberíamos conocer a otras personas.
En realidad esta “propuesta” supone que, quién lo dice, ya conoció a otra persona que le interesa más.

9. Eres demasiado bueno para mi.
“Sobarle” el ego a la otra persona no sirve de nada cuando las acciones indican que, en realidad, opinas lo contrario. Si realmente pensaras que es tan maravilloso, harías todo lo posible para estar a su lado.

10. Ya no tenemos química que teníamos al principio.
Una excusa muy inmadura. Por supuesto, es imposible mantener el estado de “enamoramiento” por la simple química del cerebro; las sensaciones mutan, pero siguen siendo maravillosas.
Si pretendes que la emoción del primer encuentro continúe cada vez, te decepcionarás en todas tus relaciones.





¿Cómo lograr una relación sana?

19 04 2011

El objetivo primordial es alcanzar una satisfacción mental, emocional y física con tu pareja sin dejar de ser tú

Ya que los involucrados deben atravesar varias etapas e ir creciendo juntos a lo largo de este camino. Deben trabajar en varios factores como mantener el amor, la intimidad y el compromiso, y así lograr una relación de pareja saludable.

Paso 1: selecciona Este proceso inicia a la hora de encontrar y elegir una pareja, lo cual está muy ligado a lo que cada uno lleva dentro.

El padre del sicoanálisis Sigmund Freud dice que la elección de una persona se basa en la relación con uno mismo, es decir, en lo que uno ama de sí mismo, en lo que quisiera haber sido o en la cualidad que uno quisiera tener.

Por ello, muchas veces amas o te sientes atraído hacia aquel que te alimenta el corazón y te protege.

Paso 2: enamórate Una vez que tienes y formas una pareja, comienza la primera etapa a la que se le conoce como el enamoramiento o la “luna de miel”, ya que es una época llena de sueños, ilusiones y detalles hacia el otro.

Durante esta etapa se tiende a idealizar al compañero y a la felicidad que éste brinda. Es un periodo muy bonito y emocionante, lleno de afectos, emociones y sorpresas; es aquí donde la pareja se empieza verdaderamente a conocer en todos los sentidos.

Existen dos características fundamentales en la formación de una pareja, las cuales son esenciales para que una relación se pueda consolidar adecuadamente.

Estas características son la base para lograr una relación saludable.

La primera es la reciprocidad, la cual se refiere a que cada uno encuentre en su pareja alguna ventaja sicológica en la relación que establecen.

Lo ideal es encontrar a alguien con quien te sientas amado, valioso e importante. Otra característica muy importante es la satisfacción, la cual habla de que debes buscar a alguien que te ayude a lograr un equilibrio respecto a tu personalidad, es decir, que te apoye con tus debilidades, aceptando y tolerando tus fallas y limitaciones, permitiendo que te sientas bien.

Paso 3: crecer o separarse Luego sigue la vuelta a la realidad o el tantas veces mencionado: ¡No era lo que yo esperaba!. Se le llama así al momento de la relación donde la pareja empieza a experimentar sentimientos de frustración, enojo o dudas ante el otro, ya que, finalmente, se enfrenta con las demandas del compañero y de la vida real.

Cuando se llega a este punto, si la pareja no está bien consolidada se puede dar una ruptura; sin embargo, en caso contrario, y si cuenta con buenas estrategias de comunicación y tolerancia, saldrá adelante a pesar de los problemas que pudiesen llegar a tener.

Este es el punto de crecer juntos o separarse.

Es aquí donde la pareja debe trabajar más en la relación; es decir, deberá comunicarse al máximo; generar confianza, aprender a negociar y hacer acuerdos mutuos según las necesidades de la relación, sin olvidar el respeto a los espacios del otro y, al mismo tiempo, buscar actividades en común que los dos puedan disfrutar, cuidando siempre no caer en la monotonía o el hartazgo.

Paso 4: transformación A partir de lo anterior, se logra la transformación  y el crecimiento de la pareja  de ambos integrantes por igual);  es decir, la etapa en la que el amor es más que sólo sentimientos. En este momento, la relación tiene ya una base sólida y estable, gracias al camino que han recorrido juntos que los ha llevado a comprometerse, aceptarse, respetarse y a ayudarse.

Es de gran importancia que cada uno renuncie a la falsa creencia de que el otro es el que satisface todas sus necesidades, al igual que al error de pensar que se es feliz gracias al otro. Una relación patológica o enferma, está permeada de estas falsas expectativas en relación al otro y a sí mismo.

Paso 5: estabilidad Estabilidad e intimidad es la siguiente fase por la que atraviesa una pareja. Esta etapa tiene como característica principal el sentimiento de participar en algo en común, de haber creado una intimidad adecuada en la que ambos se sienten cómodos y disfrutan tanto de pasatiempos como de amigos en común.

En una pareja saludable éste sería el momento idóneo para pensar en el siguiente paso, que puede ser casarse, vivir juntos o formar una familia. Cada pareja es distinta, de acuerdo al desarrollo individual, a la historia en común, a la personalidad y a los intereses; sin embargo, hay ciertas claves como son la comunicación, el respeto, la seguridad, el amor y el compromiso, que harán que ambos puedan disfrutar de una relación saludable.

4 puntos clave

Para que tu relación esté fuerte, no olvides estos cuatro grandes aspectos:

Identidad: se refiere a la constante reorientación interpersonal en donde se fortalece el desarrollo de la personalidad, el sentimiento de ser pareja (una misma unidad), sin perder la propia identidad.

Sexualidad: es muy importante que la interacción sexual complemente el aspecto físico y emocional de cada uno, disfrutando de la relación, siempre manteniendo la comunicación y el respeto.

Economía: la pareja debe hablar de este tema, para así buscar una estabilidad, complementar gastos y tomar decisiones juntos.

Fortalecimiento del yo: se requiere de ayuda mutua para establecer el rol que tiene cada quien, además de procurar siempre la libertad para expresar la propia personalidad, la interacción social y  laboral, para satisfacer las propias necesidades físicas, sociales y emocionales.