No fuimos novios, pero sigues siendo mi ex…

21 12 2014

Ex

Hay una diferencia entre un “ex novio” o “ex novia” y sólo un “ex”.

Un “ex-novio” es alguien con el que saliste seriamente por un período prolongado de tiempo, con el que mantuviste LA conversación y definieron lo que era la relación. Probablemente le dijiste que los amabas, pero luego terminaron, y la palabra “ex” fue puesta antes de pronunciar su antiguo título.

Pero ¿qué pasa con todos los demás? ¿Con aquel chico con el que sólo saliste un par de veces? ¿Qué pasa con la chica con la que te besabas normalmente borracho? ¿O con el chico con el que hablabas todo el día hasta que empezó a salir con alguien más? ¿Qué pasa con la chica con la que tuviste una aventura cuando estabas en México de vacaciones? ¿Qué pasa con aquel tipo con el que has coqueteado toda la vida aunque no haya pasado nada?.

Estas personas son sólo ex. Ese hombre con el que casualmente saliste durante un mes no es un ex novio, pero sí es un tipo de ex.

Algunas personas, especialmente los de diferentes generaciones, no creen que estas experiencias cuenten como “relaciones”, que carecen de intimidad, y que no deben ser considerados como un “ex” como tal. Pero el hecho de que no hayas salido oficialmente con alguien no significa que no tenías un trato íntimo con esa persona. ¿Ese tipo con el que te acostaste un montón de veces? Sabes cosas sobre él que su familia y amigos no saben, y que nunca lo harán. Tu sabes cómo se siente su cuerpo contra el tuyo y cómo es su dormitorio a las 2 am. Conoces los ruidos que hace durante el sexo y la cara que pone cuando tiene orgasmos. ¿Esa chica con la que saliste una o dos veces? Conoces su historia de vida, probablemente hayan hablado durante horas acerca de sus experiencias pasadas y lo que potencialmente quieren llegar a ser en un futuro. Puede que nunca más vuelvas a ver a estas personas, pero siguen siendo ex. La intimidad era real, simplemente no venía con ningún tipo de compromiso.

Y esa es la manera en la que nos gusta, ¿no? Somos jóvenes, sin ataduras y somos libres de hacer lo que queramos con quien queramos, así que ¿por qué no mantener la mayor cantidad posible de amores?. Me refiero a que seguramente si la persona correcta viene, entonces de todas maneras nos estableceremos con ellos. Pero hasta que no llegue ese momento, no hay nada de malo en tener suficientes ex en tu agenda hasta para poblar una ciudad pequeña.

Fuente: upsocl





10 razones por las que ellos las prefieren jóvenes

26 07 2011

La espontaneidad, las nuevas experiencias, la diversión y hasta la manipulación, son aspectos que hombres mayores encuentran atractivo de una mujer joven.

Ya mucho hemos hablado del por qué a algunas mujeres les gustan los hombres maduros y el caso contrario: el por qué ellos las prefieren maduras. Pues bien, hoy tocaremos el espinoso asunto: ¿por qué ellos las prefieren jovencitas?

Y digo, será éste un tema espinoso porque sé, de inicio, que habrá muchas voces a favor y en contra. Como siempre lo digo, no estamos en la posición de juzgar, ni es ésta la función del blog, sino solamente de informar, entretener y divertir.

Así que teniendo claro esto, aquí una selección de lo que considero son los 10 puntos más importantes que dan respuesta al ¿por qué ellos las prefieren jovencitas? Señoras maduras o mujeres que cada día compran más cremas anti-edad, hagan de tripas corazón y lean este divertido, jocoso y sano post.  Mejor tomarlo con buen humor… Recuerden, no se lo tomen tan en serio… al final de cuentas, esto es sólo un blog.

1. Son tan jóvenes que se sienten mayores: puede parecer raro y confuso, pero quien ha vivido una experiencia así, lo sabe. Eso ayuda a la relación para que ella se pueda sentir de alguna manera experimentada sin serlo en realidad todavía. Pero al final resulta una mezcla extraña, que encanta a los hombres: es una jovencita que busca aprender y sentirse mayor, lo que logra poco a poco, pero sigue manteniendo actitudes y formas de ser propias de su edad.

2. Son más manipulables: verdad absoluta, aunque se lea y escuche mal. Pero ellos prefieren tener el control de la relación el mayor tiempo posible, y tal vez a ello, se debe que elijen a jovencitas de las cuáles puedan tener bajo su mando. La experiencia cuenta y en una relación mucho más. Si él viene de otras múltiples relaciones anteriores, donde por supuesto ya ha aprendido demasiado, los pondrá en práctica con ella, incluso aunque lo haga sin pensarlo, de manera automática, sin que ella se dé cuenta.

3. Porque el reloj biológico no las presiona: como ocurre con las más mayorcitas, a quienes les gustaría tener un hombre a su lado para casarse y tener hijos lo antes posible. Las jovencitas lo que menos quieren (aunque con su inexperiencia, puede ocurrir todo lo contrario)  es tener hijos o atarse a un solo hombre. Es el momento en que quieren disfrutar la vida y vivirla al máximo.

4. Porque se les puede enseñar: a ellos les encanta hacerse los maestros y sentir que lo saben todo. En materia amorosa y sexual igual y, por ello, buscan mostrar sus dones en estas artes. Les encanta enseñar y tener pupilas dispuestas a aprender…

5. Porque se les puede engañar fácilmente: en el sentido de la manipulación, de convencerlas para realizar ciertas cosas, desde el sentido sexual hasta emocional, de vida, de carrera profesional. Porque, debido a la inexperiencia de las jovencitas, pueden incluso tener otra relación aparte sin que la susodicha se dé por enterada, o por el contrario, si lo sabe, entonces la crisis podría ser menor que con una mujer más experimentada.

6. Saben disfrutar más y mejor cada instante: es una de las cualidades que los hombres mayores aprecian mucho en ellas. No se quejan tanto, viven el día a día y les gusta improvisar. Disfrutan con mucha intensidad cada momento al lado de sus hombres y, lo que para ellos puede ser vejez, ellas lo ven como interés, intelectualidad, experiencia. Eso les encanta a ellos y por supuesto les rejuvenece.

7. Sus dramas son más ligeros: los tienen como todas las mujeres, pero son menores, menos intensos y más triviales. Si ocurren, sin duda será algo que pasará pronto y serán muy fáciles de arreglar. Una crisis o una pelea grave con una mujer madura, puede ser peligrosa y más hiriente.

8. Siempre quieren diversión y conocer cosas nuevas: nunca se cansan y les gusta ir de fiesta todos los días, o al menos se agotan menos que una pareja madura, quien prefiere quedarse en casa o llevar una vida más tranquila. Ello no está mal, pero los hombres que quieren diversión siempre, prefieren también tener como compañera a alguien que los siga…

9. Hacen cosas de manera más espontánea: tienen menos prejuicios y miedos para lanzarse a la búsqueda de nuevas cosas, nuevos territorios, nuevas empresas. Ese espíritu aventurero les encanta a los hombres, sobre todo a aquellos que ya no se sienten capaces de sorprenderse por nuevas cosas, de improvisar o divertirse de manera sencilla.

10. Son inocentes y adoran sentirse protegidas: a veces pueden pasarse de ello, pero eso encanta a los hombres maduros que buscan proteger, cuidar, orientar o aconsejar. Al mismo tiempo, ellas son más ingenuas y gustan de disfrutar más de los momentos, cosa que a ellos les fascina en totalidad.

Sí, suena como la relación perfecta, pero no todo es miel sobre hojuelas. Esa ilusión que hace la combinación entre Lolita y mujer mayor, enamora a los hombres, aunque claro, no todo tiene final…

Por: Nina | 21 de Julio, 2011 | 18:30 http://de10.com.mx/11946.html




10 señales que indican que ella jamás estará contigo

17 06 2011

La vez pasar y tu mirada la sigue. Tus pensamientos fantasean con ella. Te vas de antro y la encuentras bailando con sus amigos; en eso, tu corazón palpita rápido. Ella te voltea a ver e intercambian miradas y una que otra sonrisa. Si nada extraño sucede, quizá tu noche termine con una buena compañía.

Sin embargo, ¿qué sucede cuando no hay un intercambio de miradas ni sonrisas? ¡Simple! Es momento de emprender la retirada, pues ella no quiere nada y su decisión debe ser respetada, pues ella tiene la última palabra.

No te hace caso. Tratas de llamar su atención de todas las maneras posibles, le hablas de infinidad de temas, pero al final el resultado es el mismo: a ella simplemente le eres indiferente.

La plática es seca. Lograste lo que parecía imposible: decidió tener una plática contigo. Tú, orgulloso de tu logro, piensas que es el momento perfecto para revertir los errores de tu primer estrategia.

Pero… ¡Oh decepción! Durante toda la charla ella se muestra poco interesada y se la pasa mandando mensajes, o viendo hacia otro lado.

No hay contacto físico. Si cada vez que intentas acercarte a ella, ya sea para abrazarla, darle un beso en la mejilla, juguetear con su mano o acariciar su pelo, y ella sutilmente rehúye, es momento de emprender la partida.

No hay cambio de luces. La regla número uno para llegar a algo más con una chica, es que exista un intercambio de miradas. Con esto, aseguras que hay un interés por parte de ella, para llegar a otro nivel.

Sin embargo, si después de todos tus intentos ella no te mira, ¡olvídalo! No le interesas en lo más mínimo.

Ella socializa con todos menos contigo. Lograste, salir con ella, pensabas que sería una noche genial y la invitas a bailar. Sin embargo, ella te dice que si pueden ir a un antro en donde estarán sus amigos.

Tú, accedes, y ahí comienzan los problemas: ella se la pasa con sus amigos y tú, sólo con tu bebida.

No hay lenguaje corporal. Este punto no es igual al de contacto físico. Cuando una chica busca algo más, realiza una serie de insinuaciones: desde un leve jugueteo con su cabello, el constante remojar de sus labios, o simplemente al momento de hablar contigo cambia el tono de su voz.

Cuando no hay nada de eso, no quiere decir que sea el fin, pero sí tienes que buscar otra estrategia para llamar su atención.

No quiere perder tu amistad. Esta es clásica. Tienes el valor y le confiesas que quieres llagar a algo más, ella te responde: “yo te quiero, me gustas, pero no quiero perder tu amistad, así que sigamos igual”.

Eres como su hermano. Clásico, a más de uno le ha pasado esto. Si hay alguna chica que te gusta y quieres llegar a algo más, lo primero que debes hacer es acercarte a ella, demostrando tus verdaderas intenciones. De lo contrario, te convertirás en su eterno mejor amigo, casi hermano.

Te cuenta sus aventuras con otros chicos. Siguiendo con el tema del amigo, si tu estás en este punto, no hay mucho que hacer. Si le dejas de hablar, le romperás el corazón, porque ella te consideraba su amigo; pero si no, quedarás expuesto a escuchar todo lo que no quieres saber.

Pacto de amor. Sabe que quieres todo con ella, entonces hábilmente, te propone lo siguiente: si tenemos “x” cantidad de años y aún no nos casamos, podemos pasar a otro nivel. Ríndete; sino, pasarás años esperando un momento que difícilmente llegará.