Mini guía para ligar

28 11 2018

como-superar-el-miedo-al-ligar-3-claves-para-resultar-mucho-mas-seductor

¿Alguna vez te has preguntado por qué algunos hombres son tan superiores a otros a la hora de conquistar mujeres? No es porque sean más atractivos, inteligentes o porque sus billeteras sean más abultadas. Probablemente, ellos tengan dos características que trabajan a su favor en esta materia: confianza y persistencia.

Aunque muchos hombres poseen estas características naturalmente, no es necesario haber nacido como un Don Juan para ser exitoso en la conquista del sexo femenino. Sin embargo, sí es necesario que sigas algunas guías importantes.

A continuación,  siete reglas que te pondrán en el centro de la escena de la conquista. Estas reglas no sólo te ayudarán a incrementar tu éxito con las mujeres, sino que te permitirán dejarlas rendidas a tus pies con tu nueva actitud segura y caballeresca.

Antes de acercarte haz contacto ocular
¿Conoces la forma más segura de saber si tu acercamiento será exitoso? Intenta efectuando un contacto ocular preliminar para ver cómo responde. Si ella mantiene la mirada (o, mejor aún, si sonríe) ve a hablarle.

Por el contrario, si ella evita tu mirada, las posibilidades son pocas. En cualquier caso, no olvides realizar un trabajo de investigación previo. Recorre el área y notarás cuáles son las mujeres que están dispuestas a conocer hombres.

Aunque parezca obvio, vale decir que una mujer que está mirando a los hombres a su alrededor está más abierta que una que sólo presta atención a las amigas con las que vino. Recuerda lo siguiente: las mujeres dicen demasiado a través de su lenguaje corporal; por lo tanto, si quieres incrementar tus posibilidades, presta atención.

No muestres interés en ella y en sus amigas
Apuntar a más de una mujer dentro del mismo circulo social es una táctica que lleva al desastre. No sólo conseguirás parecer un juerguista, sino que estás olvidando un factor primordial: si quieres conquistar con éxito a una mujer debes hacerla sentir especial.

Y mostrar interés por sus amigas no es la mejor forma de hacerlo. De modo que, aunque te sientas atraído por más de una mujer en el grupo, elige una y aférrate a ella. De lo contrario, seguro que te irás a casa solo.

Hazla sentir como si fuera la mujer más sexy del mundo
Con frecuencia, una mujer queda prendada de un hombre por una razón: le gusta cómo la hace sentir. Así que si la haces sentir como la más bonita del lugar, existirá la posibilidad de que quiera verte otra vez.

Asimismo, esta táctica será favorable a largo plazo, dado que si ella se siente cómoda contigo, lograrás beneficios en todos los aspectos de la relación. No obstante, esta regla tiene una contraindicación: evita los halagos si ella ya tiene un gran ego; no querrás que se crea lista para subir a las pasarelas (aunque tal vez lo esté).

No evites hacer cumplidos porque piensas que ya los ha escuchado todos
En otras palabras, no dejes de abordarla y de hacerle cumplidos sólo porque piensas que no eres el primero en hacerlo. Probablemente pienses que no vale la pena acercarte a esa hermosa mujer parada junto a la puerta. Es posible que creas que incontable cantidad de hombres ya le han hablado.

Pero, considera lo siguiente: la mayoría de los hombres han pensado lo mismo que tú. Las mujeres más lindas suelen ser piropeadas hasta el cansancio por la calle, pero no son muchos los hombres que las abordan seriamente.

Entonces, no te intimides ni asumas que ella ya ha escuchado lo que tienes para decir. En cambio, si haces las cosas de modo sencillo, ella podría quedar agradecida por otorgarle la posibilidad de una conversación sincera.

No utilices clichés ni frases prefabricadas
Nunca, jamás hagas esto. Usar un cliché sólo logrará hacerte ver como si estuvieras haciendo un intento desesperado o como una persona sin experiencia con las mujeres (lo que es incluso peor). Por el contrario, mantente simple y sólo trata de ser sincero.

De este modo, evitarás todas las formalidades y te diferenciarás de los hombres que emplean frases prefabricadas con las mujeres, que, aunque parezca difícil de creer, hay muchos que todavía las usan.

Aproxímate en sitios que no sean bares, ni clubes nocturnos
En bares y en clubes nocturnos, las mujeres suelen ser abordadas por docenas de hombres, por lo que ya tienen una armadura puesta. Esto significa que, simplemente, te pueden rechazar por el hecho de haberte acercado después de un hombre que la hizo disgustar, o porque fuiste el último de una larga lista de hombres que le habló.

Además, en los clubes nocturnos, dado que las mujeres esperan ser ligadas, forman escudos defensivos contra los hombres no deseados. Esto, obviamente, trabaja en tu contra.

Si te acercas a ella en otros sitios, además, el factor sorpresa jugará a tu favor. En un supermercado o en un café, ella no estará esperando ser flirteada y podría quedar gratamente sorprendida con tu gesto. Sin embargo, piensa un poco antes de lanzarte a la conquista de una mujer que, por ejemplo, está comprando en pantalones de jogging y parece apurada. Probablemente, no sea la mejor idea.

Aprende a retirarte
Repite esto para ti mismo cuando salgas de conquista: no hay nada peor que un tipo insistente. Leer su lenguaje corporal no es sólo importante para saber si está interesada, sino para determinar cuándo es hora de irse.

Por ejemplo, ¿ella está mirándote a los ojos o tiene los ojos puestos en el espacio circundante? ¿Parece aburrida con la conversación? Si estás haciendo tu mejor y más sincero esfuerzo, y aún así ella no responde, da por terminada la plática y muévete hacia otra parte.

¿Y qué pasa si ella está mostrando todos los signos positivos? Aún así, no deberías prolongar tu estadía más de lo debido. Si dejas la conversación en un punto alto, probablemente la dejes queriendo más.

Recuerda las reglas de conquista
Recuerda que hasta los maestros más importantes de la conquista son rechazados de tanto en tanto. Pero éste es el secreto de su éxito: más allá de los constantes rechazos, ellos continúan acercándose a las mujeres. Un buen chaleco antibalas y un poco de persistencia son necesarios para este juego.

Entonces, tal vez, la lección más importante sea no deprimirte porque una mujer te ha enviado a otra parte con tus palabreríos. Es posible que tuviera un mal día, o que ya tuviera pareja. Pero si te apegas a las reglas recién citadas, terminarás triunfando.

 

 

Anuncios




¿Separación temporal?

5 11 2018

1463932737351

Separase por un tiempo es una determinación que algunas parejas consideran cuando enfrentan una crisis que les lleva a plantearse la posibilidad de terminar definitivamente.

¿Es una buena idea? Puede ser, siempre que se cumplan ciertas condiciones. Mary Ann Martínez, consejera profesional especialista en terapia sexual y de pareja, explica que ha recomendado a sus pacientes alejarse temporeramente por diferentes razones. La principal es evitar que emociones fuertes les lleven a tomar decisiones bajo premisas incorrectas, como puede ocurrir durante un arranque de ira.

Pero además, una separación temporera puede dar un espacio, a veces necesario, para ordenar ideas y sentimientos. Paradógicamente, esta es la razón por la cual algunas personas pueden resistirse a la idea.

“Separarse es un arma de doble filo. A veces ayuda a que las aguas bajen de nivel. Otras, es todo lo contrario: uno o ambos pueden expresar que se sienten muy bien, como si se quitaran un peso de encima”, indica la consejera.

Frente a ambas posibilidades, cada pareja debe escoger si alejarse puede ser una alternativa a su situación. Eso sí, para que haya mayores probabilidades de reconciliación deben mediar ciertos acuerdos.

“La separación no es irse a tener vida soltero un rato para luego regresar”, aclara Matínez.

Por el contrario, el tiempo separados debe ser utilizado para trabajar, con ayuda profesional, en cómo superar los problemas que afectan la relación . Es necesario, indica Martínez, determinar cuánto tiempo durará, de qué manera y en qué momentos se comunicarán. Si hay hijos, hay que acordar cómo se les comunicará la decisión y se manejará la rutina de ellos, para que se afecte lo menos posible.

“A veces la pareja piensa que los niños no saben lo que está pasando simplemente porque no les dicen nada. Pero los niños saben cuando hay tensión”, dice la consejera.

También es fundamental que las dos personas se comprometan a escucharse y aceptar su grado de responsabilidad en las dificultades.

“No necesariamente será 50/50, pero siempre en las situaciones conflictivas (salvo cuando hay abuso), uno se alimenta de otro. Parte de la reconciliación es entender en qué estoy contribuyendo, porque no se puede corregir lo que no se reconoce”, apunta Martínez.

A las parejas, la consejera les recomienda que durante el proceso eviten convertir lo que acontece en “noticia de primera plana”. En vez, les exhorta a mantener la privacidad para evirtar que, con buena intención, terceras personas contribuyan a viciar el proceso.

Martínez, quien cuenta con casi dos décadas de experiencia, comenta que aunque no todas las parejas logran reconciliarse, las que sí lo hacen salen fortalecidas del proceso. Casi siempre, un factor común entre ellas es contar con una historia en la cual prevalecen los momentos buenos.

A veces, las separaciones duran más tiempo que el acordado e incluso, Martínez ha conocido parejas que tras divorciorciarse decidieron volver a intentar y les va bien. Eso no quiere decir que la separación fue un error. Por el contrario, quizás fue apropiada en un momento.

Para minimizar las dudas comunes que pueden surgir tras terminar con la pareja, Martínez aconseja conseguir la ayuda de un profesional que pueda observar la situación desde afuera y servir de mediador. Idealmente, esta persona ayudará a la pareja a trabajar con un elemnto muy importante para tener paz, aunque decida no mantener su relación: el perdón.

“El perdón libera, y en las relaciones de pareja siempre hay cosas que perdonar. Perdonar significa, no olvidar, sino cambiar la forma de sentirse con relación a lo que pasó”, asegura la consejera.

Igualmente, ayuda a ambas partes, aún cuando no queden como mejores amigos, conversar “para no dejar cabos sueltos”. Es decir, si tienes algo que decir, decirlo con respeto. Y si hay algo que deseas escuchar, solicítalo.

Todo esto es parte de lo que necesita la gente para evitar las suposiciones. O sea, andar preguntándose “y si hubiera dicho…”, “si hubiera hecho…”. También es es clave para no asumir la respuesta de preguntas que nunca se hicieron.

Eliminar los supuestos, asegura Martínez, alivia la incertidumbre que roba la tranquilidad en un momento tan difícil como lo es poner a una historia de amor un punto final.

fuente : http://www.clase.in





Mala suerte en el amor

17 10 2018

existe-la-mala-suerte-en-el-amor-1

Es hora de aceptar el problema, sí eres tú. Pero puedes aprender.

Si llevas mucho tiempo solo, tal vez sí eres el problema y no es que no hayan más personas indicadas para ti en el mundo. Si bien no hay ninguna fórmula probada para conseguir pareja, al menos no una sincera, si hay ciertas variables que pueden retrasar la búsqueda.

No eres trasparente

No es que seas mentiroso, sino que no puedes mostrarte cómo eres realmente frente a los demás, impidiendo que te conozcan. La psicóloga Jacquie Vorauer, de la Universidad de Manitoba, explica esto como la “distorsión en la señal de amplificación”, que es “la tendencia a creer que comunicamos más de nosotros mismos de lo que realmente lo hacemos”. La importancia de ser trasparente va en que alguien se fije realmente en ti y no seas una sorpresa más adelante.

No sabes cortejar

La palabras no son tan útiles en el ámbito del cortejo. Según el antropólogo David Givens, en su libro “El Lenguaje de la Seducción” recomienda usar el lenguaje corporal para dar señales. En el caso de las mujeres puede ser tocarse el cabello, y los hombres mantener una postura erguida.

“Copiar las maneras hace que nos parezcamos más a la otra persona da una impresión subliminal de ser más atractivo. Quienes hacen las mismas cosas tienen el camino allanado para hacer más cosas juntos en el futuro”, señala Givens.

Ocultas el rubor

El rubor es parte del cortejo, no hay por qué evitarlo. “El trasero de un chimpancé hembra se vuelve rosado para mostrar su receptividad a los machos. Un caballito de mar se pone naranja cuando quiere atraer a su pareja. La cara de un hombre o una mujer excitados en esta primera parte del cortejo se pone roja”, explica Givens. Al final, ponerse rojo es una buena señal para el otro.

No te mueves bien

“Cuando un hombre encuentra atractiva a una mujer, en vez de decírselo con palabras puede alargar el brazo sobre la mesa, como si se dispusiera a tocarle el antebrazo o la mano” aunque nunca se la toque, dice Givens. Otra señal es inclinar el tronco hacia esa persona.

Callarse y entreabrir la boca también es una señal. “Refleja el deseo provocado por la atracción sexual. Los labios separados son comunes en las escenas románticas, cuando los miembros de pareja se acercan para darse el primer beso”.

No sabes interpretar señales

Si no te prestan atención, acéptalo y cambia de objetivo. Puede ser doloroso, pero menos que una decepción.

“Cuando una mujer se ve ignorada, rápidamente cambia su atención hacia otra parte aunque no se desplace. El hombre, menos habituado al lenguaje corporal, cree que ella sigue interesada solo porque sigue físicamente allí. Absorto en el rostro y la figura de ella, presta una menor atención a su comportamiento. Esta reacción psicológica masculina se conoce como pigmalionismo: enamorarse de estatuas“.

“Algunos hombres siguen haciendo la corte tanto si la mujer les presta atención como si no. Mientras tanto pasan por alto a las personas que les envían señales de aproximación. Son los hombres que tienen mala suerte con sus citas”.

No das segundas oportunidades

Las primeras veces para la gente tímida es difícil. No siempre hay que juzgar todo a partir de la primera cita. Si tienes algo de esperanza o dudas, es mejor ver cómo se da todo una segunda vez. Givens postula que si la otra persona es mas desinhibida, intente acercarse a través del tacto. “Como tienen un vínculo externo, diferente a ellos mismos, la conversación no parecerá invasiva o demasiado personal”.

Tratas de ser alguien más

“Para algunas personas la autorrepresentación consciente es una forma de vida. Monitoreando de continuo su propio comportamiento y registrando la reacción de los demás, modifican su comportamiento social cuando no ejerce el efecto deseado. Son esas personas que tienden a ser lo que se espera de ellas y que actúan como auténticos camaleones sociales”, explica David G. Myers en el libro Psicología Social. Esto puede servir para una cita de una sola vez, pero no para relaciones constantes.

Baja autoestima

Tener un bajo autoconcepto de ti mismo hará que tengas una imagen distorsionada de la realidad. Estoy seguro que eres una persona muy valorada por tu familia y por tus amigos, así que empieza a verte con esos buenos ojos.

Si continúas con tu bajo autoconcepto seguirás pensando de forma negativa hacia tu persona y eso hará que tus relaciones personales se vean perjudicadas, porque para que te quieran, primero debes quererte a ti mismo.

Prejuicios

Si eres una persona que acostumbra a tener prejuicios negativos de todas las situaciones es muy probable que tu realidad se vea distorsionada y te cierres puertas sin darte cuenta a nivel emocional.

Por ejemplo, si piensas que si tu pareja no tiene dinero no pueden ser felices, estás anteponiendo lo material al amor, o si crees que por tener más edad que tú ya son incompatibles, se te olvida que existen muchas parejas muy felices sin tener en cuenta la edad.

Mucho trabajo, poco tiempo

Si eres una persona centrada en tu trabajo y tienes una rutina muy marcada es difícil que te salgas de ella a no ser que sea algún caso especial, ¿verdad?

Piensa que si siempre estás siempre encerrada en los mismos lugares y círculos será difícil que conozcas a gente nueva para iniciar una relación.

Demasiadas expectativas

Es bueno ser exigente en el amor, pero las expectativas es otra cosa muy diferente. La perfección en el amor no existe y por eso debes renunciar a ese príncipe azul que sólo existe en tu mente. No es justo para la otra persona que tenga que pasar un examen emocional sólo para que te guste más o menos.





Descalzos por Paris.

15 10 2018

 

eiffel-tower-paris-2

Nunca se le conoce suficiente, menos demasiado. No suele ser la misma, de cualquier manera. De hecho, lo suyo es ir adelante: da la impresión de que el planeta cambia a partir de ella. Y claro, cambias tú. Para eso la buscas, ¿no? Unos días te acaricia, te cautiva, te hace sentirla tuya; otros, sin previo aviso, te castiga, te ignora, te arrastra por el suelo sin piedad. Nada más fácil que despreciarla desde el fondo de tu alma y huir de sus encantos como de una epidemia. Lo difícil, no obstante, será aguantar las ganas de volver y rendirte a sus pies.

Conocí París un domingo y la encontré algo sucia. Hosca. malencarada. La Torre Eiffel era gris, igual que un fin de fiesta, a pesar de tantas tienditas de souvenir que hacían las delicias de alguien como yo. La mañana siguiente, me basto recorrer un par de cuadras para caer en una hipnosis tan dichosa como inexplicable. Ya fuera que mirase en torno mío o hacía los edificios de techos azules, el universo se movía a un ritmo frenético que en el primer descuido ya me llevaba en vilo. Los sonidos, los olores, la luz, todo avanza deprisa cual si ahí estuviese el motor de este mundo. De París se olvidan muchas cosas, menos el clic de la primera vez. Cuando volví a mi pueblo, ya no me sentía niño.

Verdad es que uno llega con expectativas. Aun y sobre todo antes de conocerla, cada quien tiene su propio París.  Yo pasé mucho tiempo ahí en mis años de universidad. Mis escasos recuerdos, me temo, los he adaptado de los relatos de mis compañeros y de mi amigos de parranda, pero desde entonces pienso en esa ciudad con las mística propia de quien cree en los designios del destino. Es decir, con la fe de los enamorados. ¿ Qué tendría de raro que cada nuevo encuentro fuera un poco el primero, a juzgar por los pálpitos cardíacos?

Volví otra vez, ya con 31 años, en busca de lo oscuro y lo torcido, que en París solía haber a granel. Todos esos lugares que mi morbo alcanzó a ver de lejos, de repente se abrían cual infierno amigable en las banquetas mismas de Montmartre, reservadas entonces a noctámbulos de muy amplio criterio. ¿Y qué decir de los bares del Barrio Latino con sus bohemios desatados, sus tugurios en ruinas, sus sombras fascinantes? ¿Cómo ver allí, banqueta tras banqueta, un persistente reto a la osadía?

Cuesta trabajo creer o imaginar, por más que uno lo sepa y lo comprenda, que aquella monumental inmensidad pueda caber en una pequeña parte de Francia, L’île de France.

La última vez viajé para darle la espalda en punto de las 6 de la mañana, tomaba un vuelo con dirección a Tel Aviv, donde cada septiembre se celebra el año nuevo judío, y no volví a mi regreso, con la desazón de un amante inconsecuente. Pero es que ella es así. Después de tantos años, apenas sé quien es, pero me costa que ella me conoce. ¿Que más podría pedirte, París?





No Estuvistes Ayi

25 02 2018
Si no vites una vez
los ojos
sorprendidos, asombrados, entezados
Si no oyites una vez
el grito, el lamento,
el mauyo, el djemido
Si no golites una vez
la golor de la sangre vertida,
las golores de gaz i de karnes kemadas
Si no konsentites una vez
el golpe, el palo, el kurbach,
la kayida de un puerpo tirado
Si no gostates una vez
el temor, el espanto, el pavor
espanto de la muerte, ke ainda esta en ti
Si no:
Vites
Oyites
Golites
Konsentites
Gostates
Entonses es ke:
No estuvites ayi.




No fuimos novios, pero sigues siendo mi ex…

21 12 2014

Ex

Hay una diferencia entre un “ex novio” o “ex novia” y sólo un “ex”.

Un “ex-novio” es alguien con el que saliste seriamente por un período prolongado de tiempo, con el que mantuviste LA conversación y definieron lo que era la relación. Probablemente le dijiste que los amabas, pero luego terminaron, y la palabra “ex” fue puesta antes de pronunciar su antiguo título.

Pero ¿qué pasa con todos los demás? ¿Con aquel chico con el que sólo saliste un par de veces? ¿Qué pasa con la chica con la que te besabas normalmente borracho? ¿O con el chico con el que hablabas todo el día hasta que empezó a salir con alguien más? ¿Qué pasa con la chica con la que tuviste una aventura cuando estabas en México de vacaciones? ¿Qué pasa con aquel tipo con el que has coqueteado toda la vida aunque no haya pasado nada?.

Estas personas son sólo ex. Ese hombre con el que casualmente saliste durante un mes no es un ex novio, pero sí es un tipo de ex.

Algunas personas, especialmente los de diferentes generaciones, no creen que estas experiencias cuenten como “relaciones”, que carecen de intimidad, y que no deben ser considerados como un “ex” como tal. Pero el hecho de que no hayas salido oficialmente con alguien no significa que no tenías un trato íntimo con esa persona. ¿Ese tipo con el que te acostaste un montón de veces? Sabes cosas sobre él que su familia y amigos no saben, y que nunca lo harán. Tu sabes cómo se siente su cuerpo contra el tuyo y cómo es su dormitorio a las 2 am. Conoces los ruidos que hace durante el sexo y la cara que pone cuando tiene orgasmos. ¿Esa chica con la que saliste una o dos veces? Conoces su historia de vida, probablemente hayan hablado durante horas acerca de sus experiencias pasadas y lo que potencialmente quieren llegar a ser en un futuro. Puede que nunca más vuelvas a ver a estas personas, pero siguen siendo ex. La intimidad era real, simplemente no venía con ningún tipo de compromiso.

Y esa es la manera en la que nos gusta, ¿no? Somos jóvenes, sin ataduras y somos libres de hacer lo que queramos con quien queramos, así que ¿por qué no mantener la mayor cantidad posible de amores?. Me refiero a que seguramente si la persona correcta viene, entonces de todas maneras nos estableceremos con ellos. Pero hasta que no llegue ese momento, no hay nada de malo en tener suficientes ex en tu agenda hasta para poblar una ciudad pequeña.

Fuente: upsocl





Consejos para superar a tu ex

21 10 2014

5982590252_cab6303486

Para todos es doloroso terminar una relación amorosa, ¿cómo hacer más fácil este desapego? El psicoterapeuta Pablo Verde nos da estos consejos.

1. Aléjense por un tiempo. Establece límites respecto a verse, hablar, o tratar de contactarse a través redes sociales

2. Mantente firme en la decisión para no caer en ciclos patológicos de reconciliación y rompimiento.

3. Si no eres de las personas que cuando termina una relación se deshace de todos los objetos que le recuerdan a su ex pareja, trata de evitar, por un tiempo, ver fotos, visitar lugares o escuchar canciones que te remiten a él.

4. Cuando la otra persona ya tomó su propio camino, no te dañes a ti misma al tratar  de forzar las cosas para que la relación no termine o buscándolo todo el tiempo. Mejor llama a un amigo o familiar para contarle cómo te sientes.

5. Crea distancia en las redes sociales y en el teléfono celular. Seguramente es difícil eliminarlo de tus amigos de Facebook o de tus contactos favoritos, pero si crees que vas a caer en la tentación de mandarle un mensaje o revisar su muro, bloquéalo por un rato.

6. Sustituye el tiempo que pasabas con él por otras actividades que te gusten como el ejercicio, bailar, estudiar, o salir con amigos. Aunque es normal que las primeras semanas te sientas triste y no quieras salir a ningún lado, el problema viene cuando ya ha pasado mucho tiempo y esto está afectando tu vida cotidiana.

7. ¿Amigos después de novios? Depende de cada quien, pero no es tan sano cuando recién acabas de separarte porque pueden reavivarse muchas cosas del pasado que les pueden traer problemas, o que uno de los dos se moleste porque su ex pareja ya está saliendo con alguien más.

8. ¿Un clavo saca otro clavo? Todos los casos son diferentes, aunque lo ideal sería esperar un tiempo a que sanen las heridas. De inicio te hará sentir mejor estar con alguien, pero a mediano o largo plazo puedes correr el riesgo de querer que esta nueva persona sea como tu ex y tratar de reemplazarlo.

9. Si tu familia o amigos te preguntan todo el tiempo por tu anterior pareja, o incluso quieren convencerte de que regreses con él, déjales claro que ya has tomado tu decisión y deben respetarla.

10. En el caso de que tu ex viva  cerca de ti o trabajen juntos y te es muy difícil cerrar ese círculo, a veces es necesario considerar cambiarte de casa o de empleo.