¿Amar es sufrir?

27 10 2014

Freddie effy

Si como José José tú eres de los que creen esto, te sorprenderá saber los motivos por los que te sucede eso 

El amor saludable y el dolor son incompatibles. Si conoces los motivos principales por los que transformamos absurdamente el amor en sufrimiento, aprenderás a evitarlos y a generar esquemas y comportamientos más adaptativos.

De acuerdo al psicólogo Walter Riso, no es normal hacer de tu relación afectiva un estilo de vida donde el sufrimiento sea la principal característica. Acceder a un vínculo afectivo constructivo no es imposible: se trata de no dejar entrar ciertas creencias irracionales y algunos miedos que enredan el amor, lo complican y lo convierten en una carga.

En su libro “Guía práctica para no sufrir de amor”, el experto menciona algunas de las causas del indeseable sufrimiento amoroso. Aquí te damos algunas:

1. Creer que el amor es sólo sentimiento y que la razón o el pensamiento no cumplen ninguna función.

Esta idea errónea hace que “nos dejemos llevar” por la emoción y no gestionemos adecuadamente lo que sentimos. El amor hay que pensarlo además de sentirlo. Se necesita de una dosis considerable de voluntad para mantener y llevar adelante una buena y sostenible relación afectiva: con el amor duro y crudo no basta.

2. Ser víctima de un amor incompleto.

Amar, sin algunos de sus tres componentes principales: eros (deseo), philia (amistad) y ágape (ternura), conlleva, tarde que temprano, al sufrimiento. Cuando falta alguno de ellos, sentiremos un vacío, la sensación de que hay algo insatisfactorio, desagradable, molesto y doloroso.

Todos buscamos un amor completo que colabore en darle a nuestra existencia un sentido de bienestar y no de tortura. No se trata de un amor perfecto, porque el amor siempre será una obra en construcción: siempre estarás “amando”, elaborándolo y reinventándolo. Más bien se refiere a un amor que no deje espacios para que se cuele la duda, la indiferencia o la inseguridad psicológica.

3. La dependencia afectiva, que te lleva a temer el abandono del otro.

Si piensas que no eres capaz de enfrentar la vida sin tu “media naranja” y que sólo con ella te sientes realizada, amar será un infierno y una condena. El apego convierte el amor en esclavitud y, además, corrompe.

4. Violar los derechos de la otra persona o incluso los propios en nombre del amor.

Cuando negocias con tus principios o tus valores más sentidos, pierdes dignidad y no puede haber un amor saludable cuando ya no hay respeto o autorrespeto. Nada justifica la entrega de la soberanía personal en nombre de un amor de dudosa procedencia.

Por último, el autor subraya que el buen amor fluye, se deja gestionar y crea bienestar. La consigna es clara y determinante: si un amor te hace sufrir, ese amor no te sirve.

Anuncios




¿Cómo afecta a la salud la falta de amor?

16 01 2012

Primero hay que definir qué es el amor o desamor. Porque aquí lo complicado es cuando el desamor se instala en una relación. Cuando hay una relación que se supone que es una relación de amor, y sin embargo no te sientes amado. El desamor podría ser la falta de registro del otro, la indiferencia, el silencio, la descalificación. Y aquí estamos bordeando lo que son las relaciones tóxicas; relaciones negativas, de ironía, de sarcasmo o de pequeños gestos cotidianos que tienen que ver con la desvalorización, con el no registro del otro, con la violencia, con la violencia emocional, o con la hostilidad declarada. Cosas que se van instalando en una relación y de tan instaladas se van naturalizando.

¿POR EJEMPLO? ¿CUÁLES SON LAS SEÑALES QUE MUESTRAN LA FALTA DE AMOR EN UNA PAREJA?

Por ejemplo que alguien se levanta y no te saluda, no te dice buen día, no te llama durante el día, no se acuerda de eventos que son importantes para la otra persona. Son cosas muy dolorosos que tal vez se van instalando y justificando. Se trata de pequeños detalles que hacen a la vida en pareja. Entonces podemos decir que toda este conjunto de cosas hacen que la relación pueda ser una relación de desamor o mal amor. Y desde ahí a cosas mucho más graves.

Y SI EL BUEN AMOR NOS HACE TAN BIEN, ¿POR QUÉ HAY PERSONAS QUE SIEMPRE BUSCAN LA RELACIÓN 0 LA PERSONA DIFÍCIL, Y DE “MAL AMOR”?

Lo que podemos decir es que tal vez esas personas no están buscando el mal amor o desamor. En realidad creen que buscan el amor, pero lo que pasa es que se obstinan con una persona o en una relación porque tal vez al principio todo fue muy encantador. Y cuando descubren al cabo de unos meses que esa relación no tiene que ver con lo que estaban buscando, en lugar de aceptar la realidad, poder frustrarse y retirarse, se quedan pensando que si hacen las cosas de una manera conveniente esta relación va a funcionar. Esperan un cambio mágico de la relación o del otro. Y en ese intento de forzar una relación que no puede ser, comienza el mal amor. En general, las personas que insisten en estas relaciones, o se quedan en el mal amor, es porque se quedan aferradas a la ilusión de que algo cambie.





10 típicos pretextos para terminar una relación

20 05 2011

Cuando se trata de romper una relación pocos son los que son valientes y dicen la verdad al exponer los motivos que lo han llevado a tomar la decisión de no querer estar más con esa persona.
La verdad es que, al recurrir a las excusas típicas se menosprecia la inteligencia y los sentimientos del otro y es una muestra clara de cobardía.
Los pretexto sobran y seguramente muchos de nosotros los hemos escuchado, e incluso, los hemos dicho alguna vez.
Te contamos cuáles son algunos de los más recurridos.

1. No eres tú, soy yo. 
¿Acaso hay frase más trillada? La verdad que cuando alguien rompe una relación, definitivamente es porque ya no quiere estar con la otra persona; decir esto sólo deja al descubierto la falta de sinceridad sino de originalidad.

2. Es que últimamente nos hemos distanciado.
Y… obviamente, cuando ya no quieres estar con una persona es lógico que trates de evitarla o te portes distante; en verdad es más un reclamo que una verdadera excusa para terminar, por eso es que resulta frustrante e incomprensible para la otra persona.

3. Debo concentrarme en mi carrera.
Cuando realmente se ama y se desea estar con alguien, no resulta demasiado complicado compaginar cada aspecto de la vida con la relación; es más, tener a alguien como compañero de vida es un excelente aliciente para progresar también en la vida profesional.

4. Todavía estoy muy joven para tener un compromiso.
¿En verdad? Si es así deberías preguntarte si no padeces el síndrome de Peter Pan. A menos de que seas un adolescente, este pretexto suena poco creíble; es sólo una escapatoria para no tomar decisiones o una excusa para no estar con esa persona en particular.

5. Necesito tiempo para mi.
La verdad es que tener una relación no lo impide, es decir que no son mutuamente excluyentes. Si esa fuera una razón verdadera, bien podrías acomodar tu agenda para estar con la persona que supuestamente quieres y además tener tiempo para ti.

6. El psicólogo me dijo que debo separarme de ti.
Utilizar al psicólogo como excusa además de hacerte quedar como una persona dependiente y sin voluntad, resulta poco creíble; pocos profesionales serios harían este tipo de indicación con una decisión tan tajante.

7. Es que no nos entendemos.
¿Acaso hablan distinto idioma? Si esto fuera verdad, la solución no sería separarse sino, en todo caso, esforzarse en lograr una mejor comunicación.

8. Deberíamos conocer a otras personas.
En realidad esta “propuesta” supone que, quién lo dice, ya conoció a otra persona que le interesa más.

9. Eres demasiado bueno para mi.
“Sobarle” el ego a la otra persona no sirve de nada cuando las acciones indican que, en realidad, opinas lo contrario. Si realmente pensaras que es tan maravilloso, harías todo lo posible para estar a su lado.

10. Ya no tenemos química que teníamos al principio.
Una excusa muy inmadura. Por supuesto, es imposible mantener el estado de “enamoramiento” por la simple química del cerebro; las sensaciones mutan, pero siguen siendo maravillosas.
Si pretendes que la emoción del primer encuentro continúe cada vez, te decepcionarás en todas tus relaciones.