¿Es tu pareja ideal?

28 07 2013

parejaenamoradafinal

¿Quedas en las nubes cuando aparece? ¿Te encanta, a pesar de su mal genio, modales y celos? ¿Lo conoces realmente? Es que el amor a primera vista sí existe. Aunque la desazón, el dolor y la soledad también.

No se trata de andar con el freno puesto cuando conoces a alguien y sientes “amor”. Pero sí de entender que el enamoramiento produce endorfinas que pueden enceguecer, perder la razón y no escuchar ni ver más que lo que se desea.

“Con estas sensaciones que no tenemos todo el tiempo hace que nos salgamos un poco de nosotros y dediquemos a lo que nos produce esta sensación, es decir, la persona amada”, explica la psicóloga Marcia Aure. Entonces, pasa lo que sabemos. La vista se nubla y el deseo lo cubre todo. Solo hay ojos para ver lo más encantador de la persona, donde el peligro está en que uno se deje estar y se auto elimine por vivirse las experiencias del nuevo amor.

“Para mantener una relación satisfactoria creo que también es importante tener una visión similar de la vida y caminar juntos hacia el mismo lugar a pesar de ser diferentes y no les guste hacer las mismas cosas. Creo que con respeto y amor se comparten las diferencias”

Para ello, la terapeuta recomienda que una valiosa estrategia es darse mayor tiempo de conocimiento antes de involucrarse más íntimamente.

Los 7 indicadores

Como una guía para enamorarse sin bajar la guardia es la siguiente lista que revela siete aspectos para considerar, a la hora de comenzar un romance y preguntas que ayudarán en ese, a veces, reacio racionamiento.

1.- Atracción: ¿Mariposas en el estómago? El amor es mucho más que eso. De todas maneras, la química es un factor importante en la vida sexual de la pareja que se puede incrementar si se conversa, se mantiene activo y se trabaja constantemente.

2.- Valores: Si bien es muy personal será aconsejable que sea honesto, buena persona y comprometido. Alguien sin valores es como nadar en una piscina sin fondo. No sabrás de donde asirte ni relacionarte. Conoce cómo son sus relaciones laborales, familiares, profesionales y mira bien a sus amigos. Te darán pistas de cómo es.

3.- Compatibilidad: ¿Te es fácil estar con él o ella? ¿Lo disfrutas genuinamente o debes hacer esfuerzos para ‘adecuarte’ y mantener la relación? ¿Puedes ser tú? ¿Tienes aún espacios de libertad para ver a tus amigos?

4.- Sensaciones: ¿Ríes o lloras? ¿Es intenso y te gusta, o te agota tanta intensidad? ¿Te causa más placer que desconcierto? ¿Quieren estar juntos gran parte de día y hacer planes juntos?

5.- Interés y compromiso: ¿Quién cuida de la relación? ¿Te demuestra interés en que el amor vaya creciendo? ¿Te llama? ¿Hace lo que dice? ¿Han hablado de metas en conjunto?

6.- Sueños comunes: ¿Tienen metas similares en la vida? ¿Están en la misma frecuencia y momentos de la vida? El soñar despierto puede ser tremendamente inspirador, pero sino se hace nada en el día a día por alcanzar los sueños, ten por seguro que su flojera le gana.

7.- Tranquilidad y confianza: Es fundamental sentir que estás en paz y que encontraste a alguien con quien puedes compartir diferentes cosas, a quien respetas y que te respeta. E independiente de lo que haya hecho antes, ahora te ha elegido y tú lo has elegido. Trata de estar con alguien con quien te sientas que eres afortunado de estar y que él o ella sienta que es afortunado de estar contigo.





Manual para terminar una relación

8 07 2013

Good bye

Por mucho que las cosas vayan de mal en peor y la paciencia ya se agotó con la pareja, muchas personas son capaces de mantenerse aferradas a su relación por una serie de motivos que van más allá del amor y la sanidad sentimental: no quieren herir los sentimientos de la pareja, tienen la esperanza de que las cosas mejorarán; no quieren terminar como el/la malo/a de la película, perder amigos en común, o sentir que se fracasó en un proyecto amoroso en el que se invirtió años, dinero, y mucha, pero mucha energía. Qué decir si hay hijos de por medio; el miedo a darle fin al agonizante idilio se hace aún más complicado.

Pero llega un minuto en que no se puede seguir tapando el sol con un dedo y para estos casos, la psicóloga Petra Boynton, dedicó varios consejos para tomar en cuenta, cuando ya se decidió que una relación no da para más.

Conocida como “la primera consejera sentimental británica que se basa en evidencia científica” –título que le otorgó The Guardian en 2003-, esta experta en sexualidad se ha dedicado en los últimos años a entregar orientación amorosa y sexual en diversos medios escritos y televisivos de su país. Y es así como, en The Telegraph, donde se desempeña como una exitosa consejera sentimental, entregó esta valiosa información para los que quieren terminar con la pareja.

Antes de que tengas esa importante conversación para dar fin al asunto, Boynton recomienda tomar varias cosas en cuenta, como por ejemplo, que es muy probable que tanto tu pareja como su familia o amigos tomarán una postura acerca de tu decisión, que puede variar entre el apoyo a ti, el enojo hacia ti o la pena por la medida tomada.

“Establecer un sistema de soporte de amigos o familia puede ayudar a hacer frente a cualquier posible reacción (del resto)”, asegura la psicóloga.
Si bien mucha gente piensa que la persona que ha dado fin a una relación, no siente pena y hasta estará feliz de haberse “salido con la suya”, lo cierto es que sí habrá tristeza, sobre todo si la relación fue larga. Por esto, no hay que sorprenderse si tras el término, aparece la angustia, se echa de menos y se cuestiona la posibilidad de haber cometido un error.

Mucho cuidado en esta etapa, ya que es importante aceptar que el o la ex tiene todo el derecho de conocer a alguien nuevo, y esto puede suceder incluso, de forma rápida. “Es su problema; tal como las relaciones que puedas tú tener, son tu problema”, afirma Boynton.

La única excepción que puede permitir al menos una opinión de tu parte es si hay hijos, por lo que sí es de tu incumbencia tratar temas como cuándo será presentada la nueva pareja a los niños. Ojo con los celos que podrías sentir.

También se aconseja evaluar de antemano los temas financiero, de pensiones u objetos a dividir en una futura separación.

Qué hacer y qué no: el momento de la verdad

Busca un lugar privado para conversar. El término siempre será mejor en persona, cara a cara, y en un ambiente tranquilo. Solo se permite hacerlo por teléfono o incluso por mail, si ya has tratado de conversar el tema y tu pareja se ha hecho el desentendido.

Escribe tus ideas, convérsalas con tus amigos más cercanos, para tratar de elaborar un discurso conciso, claro y real.

A toda costa, evita cosas que por consideración, no debes hacer para dar fin a la relación. Entre ellas están:

-Pedirle a un tercero que termine por ti.
-Sacar a una persona de tu vida sin ofrecer una explicación.
-Usar la amenaza de terminar como una forma de controlar a la pareja.
-Ser infiel, con la esperanza de que te descubran y te pateen.
-Mostrarse desinteresado/a o ser pesado/a esperando que el otro se aburra y se aleje.
-Decirle a todo el mundo, antes que a tu pareja, que la relación se terminó. Eso incluye posteos en las redes sociales.
-Frases trilladas como “no eres tú, soy yo”, porque no ayudarán a explicar los verdaderos motivos del quiebre y confundirán a la otra persona.
-Ser cruel.

“Prepárate a que tu discurso sea interpretado como una insinuación de que esperas que el otro cambie”, explica la psicóloga, agregando que aferrarse a frases como ‘esto no está funcionando’ o ‘no quiero seguir más con esta relación’, es una forma de volver a reafirmar el deseo inicial si las cosas se van por las ramas.

“Enfocarse en cómo te sientes, en vez de los defectos del otro es una forma más asertiva de llevar la conversación”, asegura. Sin embargo, es posible que de su parte sí recibas críticas o varias promesas de cómo las cosas van a cambiar.

De igual forma, ten cuidado si tu ex se muestra aliviado/a y hasta feliz de que terminaras con él/ella, ya que podría crearte sentimientos encontrados.

¿Y después? El trabajo en solitario

“Una vez que termines una relación puedes ver que ayuda el pasar tiempo con amigos y familia, mantenerse ocupado/a o permitirse hobbies y cosas que te hagan feliz”, comenta Boynton, demostrando que existe un lado bastante positivo al superar un quiebre.

A estas alturas, es normal preguntarse cómo estará enfrentando las cosas el o la ex, y hasta echarlo/a de menos. Por esto, pueden venir una serie de sentimientos, que van desde la ansiedad, la pena e incluso la alegría. Pero el tiempo -y en algunos casos, una nueva pareja- normalizan y aclaran la situación, asegura la psicóloga.

Puedes eliminar cualquier tipo de contacto (eso incluye Facebook u otras vías de comunicación) para evitar la tentación de ver a la ex pareja y provocar la nostalgia. Pero si quieres quedar como amigos, avísale que durante un tiempo andarás algo desaparecido/a , así te darás el tiempo que necesites para digerir el asunto.

Intenta con todas tus fuerzas de no caer en encuentros amorosos y fugaces con el/la ex, si sabes que el o ella tiene la ilusión de retomar la relación.

Nota aparte: En esta etapa, algunas personas pueden darse cuenta de que en realidad cometieron un error y arrepentirse. En ciertos casos, regresan con la ex pareja. En otros, es demasiado tarde.





¿Por qué no encuentro pareja?

7 07 2013

Zooey Deschannel & Joseph Gordon Levitt

Se dice que es distinto buscar a desear encontrar. Es que fácilmente se puede buscar pero en forma inconsciente se quiere permanecer soltero. Esa es la gran trampa que muchos hombres y mujeres se tienden a sí mismos, y lo que hacen es buscar en los lugares y con personas que nada tienen que ver con ellas

Aunque también el querer con tantas ansías estar en pareja generaría estados de ansiedad que tienden a “espantar”, según cuenta Andrea Burón Correa, de Árawa, Centro de Terapias Integrales

Pero las razones pareciera que son más profundas. La especialista cree que está relacionado con problemas no resueltos con los padres, con las expectativas, con la repetición de patrones heredados, con la falta de autoestima y confianza en sí mismo.

“Si no hemos aprendido los caminos del amor, si seguimos engañándonos a nosotros mismos, traicionándonos, faltándonos el respeto y dejando que los otros también lo hagan, seguiremos creyendo que no somos merecedores del amor”, agrega. 

Su afirmación se relaciona con un punto importante, la autoestima. “Si mi esencia no es ser ‘cabrona, como lo aconseja uno de los libros, me voy a convertir en algo que no soy, sólo para atraer a un hombre… y puedo hacerlo, pero en cuanto ese hombre que se sintió atraído por una máscara, descubra lo que hay detrás, dejará de sentirse atraído, y esa relación terminará”, dice.

¿Qué hacer?

Por tanto, Andrea Burón, aconseja que el primer gran paso es conocerse a sí mismo, aceptarse, respetarse, ser fiel a sí mismo y amarse, porque argumenta que recién ahí se puede empezar a atraer a las personas correctas a nuestro lado. 

“Es en este camino de autoconocimiento y autorrealización donde empezamos a despojarnos de los miedos que aprendimos desde que éramos pequeños”, afirma. En ese sentido, anima que el camino más fácil es ser uno mismo. Pero para serlo, habrá que sacarse el ego, las caretas, todo lo que se cree que uno es, para que desde ese lugar y con pasión se pueda realizar la misión de vida. Así, todo fluiría y la pareja se presentaría naturalmente. 

“En el amor verdadero no existen los celos, ni el apego ni nada de eso, solo el deseo profundo de una comunión con el otro, el deseo de felicidad para el otro, incluso si eso significa no estar a su lado”, determina. Comenta que el amor necesita una atmósfera de gratitud, de agradecimiento y de no exigencia, de no expectación. Por lo tanto, aconseja que en vez de pensar en cómo recibir amor, hay que empezar a darlo. Si das, recibirás. 

En ese sentido, la terapeuta del Método Rai, Magdalena Villa dice que lo fundamental es querer relacionarse con un otro para disfrutar, pero siendo consciente de quién es la pareja, los dolores que cada uno trae a la relación y jamás relacionarse desde el miedo a la perdida.

Aprender a estar solos

Otro aspecto importante para llamar al amor es aprender a estar solos. Andrea Burón, sostiene que una persona madura es aquella que no necesita nadie a quien apegarse o en quien apoyarse. Es aquella que es feliz con su soledad, que puede sentirse feliz consigo misma. Su soledad no es asilamiento sino un retiro meditativo, una celebración. 

“Cuando somos capaces de estar solos, el buscar pareja no se hace por necesidad, ni por deseo de que ‘alguien me complete y me dé todo lo que mis padres y la vida no me dieron’, entonces, le estamos dando a nuestra futura relación una base realmente sólida, basada en el deseo de compartir nuestro caminar junto a un ser amado y no basada en la necesidad de que el otro llene los vacíos que me ha dejado la vida”, reflexiona. 

Asimismo, para Magdalena Villa la soltería puede ser una tremenda oportunidad para desarrollar la individualidad, para conocerse, reconocerse y amarse.

Entonces, a la hora de preguntarse, ¿por qué no encuentro pareja con quien compartir la vida? la mejor opción será comenzar a mirarse, sanar y cambiar viejos patrones de comportamiento y aceptarse. De seguro, esa alegría que provoca estar en el equilibrio se transmitirá para que él o la adecuada lleguen a la vida o uno se encuentre con ellas.