Celos

25 04 2013

Jealousy

La mayoría de nosotros alguna vez hemos sentido celos. Son un sentimiento de miedo, temor y angustia ante la amenaza de que te quiten a quien amas; por eso, no solo se sienten celos por la pareja, sino por los amigos y padres, por ejemplo.

Tener un nivel bajo de celos es normal, ya que casi siempre existe un miedo “lógico” a perder el amor.El problema es cuando empiezas a coaccionar a tu pareja y tus celos te hacen sufrir.

El peligro de los celos es que pueden volverse obsesivos o patológicos. El celoso obsesivo siente un miedo persistente a perder a su pareja, mismo que se recrudece cuando ve o tan solo imagina, a quien ama con otras personas. Cuando te vuelves un celoso obsesivo, no puedes dejar de pensar que tu pareja te será infiel, analizas permanentemente sus comentarios y gestos, buscando indicios de traición, pero eso no es lo peor, sino que terminas inventando pruebas, todo te parece una señal.

 El grado de desconfianza del celoso es tan grande que espía a su pareja en un nivel extremo: abre su correspondencia, escucha sus llamadas telefónicas, lee los mensajes del celular, se mete a su cuenta de correo electrónico, revisa los cajones…Todas estas conductas tienen como objetivo asegurarse de que su pareja le sea fiel. Como este tipo de celos son patológicos, nunca bastarán las pruebas de fidelidad; así, el celoso acosará a su pareja hasta que ésta se canse y se aleje definitivamente.

 Si eres celoso obsesivo debes acudir a un psicólogo. De lo contrario acabarás destrozando tu relación, ya que la amenaza que siente tu pareja al sentirse observada y acusada por conductas sospechosas hará que cambie su forma de comportarse y se romperá la posibilidad de diálogo. Paradójicamente, el pánico a perder a tu pareja puede terminar llevándote al fin de la relación.





Amigos con Derecho

15 09 2011

LOS PRINCIPES AZULES, LOS NOVIOS EMPALAGOSOS Y LOS ESPOSOS CONVENCIONALES SON HISTORIA, LAS PUERTAS DE NUESTRAS CAMAS ESTAN ABIERTAS PARA LOS AMIGOS SEXUALES. DESCUBRE POR QUE RESULTAN TAN FUNCIONALES EN LA ERA EN QUE ‘HASTA QUE LA MUERTE NOS SEPARE’ SUENA A DEMASIADO.

En cuestión de relaciones se han movido las fichas. Tener una pareja estable es cuestion de ‘talacha’. Hay que invertir tiempo, juicios y emociones y hoy en día, por distintas razones, algunas mujeres no desean hacerlo. El efecto es positivo si se toma en cuenta que las mujeres están apostando a otro tipo de interación. Ya  es hora de quitarle el tabu y la etiqueta de golfas a las mujeres que invierten su energía y tiempo en tener una sexualidad activa, y que además están dispuestas a tomar desciciones sobre ellas mismas, su cuerpo y su placer, sin tener que depender de una relación estable.

La vida moderna cambió costumbres y sembró cierta semilla que muchas mujeres han cosechado: El propio espacio.

Por lo tanto los amigos con derecho han llegado a ser más útiles para las mujeres. Unas recurren a ellos para compartir un gusto sexual, otras para superar una ruptura, unas más para completar una relación seria que se ha tornado aburrida, algunas otras para no estar solas, pero tampoco excesivamente acompañadas. Opciones sobran.

¿Por qué funcionan tan bien los amigos con derecho? Porque hay un acuerdo entre ambas partes, y simplermente te ves para las cosas buenas, para besarte, para consentirte, para acariciarte y lo malo queda excluido. Nunca hay malos momentos con ellos ni peleas, ni tedio.

Es muy cómodo porque no estas al 100% sola, tienes a alguién para divertirte y platicar. Es una compañia que no te hace perder el tiempo, ni te distrae de asuntos que para ti, en ese momento son más importantes, esto es suficiente.

Ser soltera tiene otros significados para las mujeres que valoran demasiado su libertad, que están descubriendo sus gustos, sus costumbres y sus manías, ajustarse a otros hábitos puede resultar complicadísimo. Tiene lógica, la vida entre dos es una negociación permanente, y la vida independiente es una dessición casi siempre única.

La liberación femenina a partir de los años 60 y 70, estableció que las mujeres no solo eran objetos de deseo, si no también sujetos deseantes y por lo tanto, peden generar diferentes situaciones de atracción de acuerdo a sus necesidades.

Las costumbres culturales dicen que los hombres son los que generalmente planean el tener relaciones no comprometidas, más cómodas, pero eso solo es un estereotipo ya que hay muchas mujeres que no tienen ni el tiempo ni el deseo de involucrarse en una relación formal.

Aunque los amigos con derecho existen desde hace tiempo, ahora se han hecho más visibles porque los esquemas clásicos de la pareja han cambiado. Ya no tenemos un compañero para toda la vida, podemos tener varios y con un grado de compromiso distinto. Hay muchas posibilidades.

AMIGOBIOS EN LA CAMA:

¿El sexo es mejor con los amigos con derecho? La expertas dicen que, en realidad depende de cada pareja, pero aclaran que con ellos aumentan las posibilidades de conseguir un placer más osado y aventurero que en una relación formal.

Algunas mujeres piensan que las parejas convencionales siempre hacen lo mismo en la cama, muchas veces, les da verguenza perdirle o proponerle asu compañero ciertas prácticas. Mientras que son los amantes esporádicos generalemente no presenta mayor importancia.

Hay una explicación para esto, imagina que tienes una pareja a la que le lavas la ropa, la atiendes y no siempre llegas de buenas o no te presta la atención suficiente. Igual tu, ahora piensa que sobre todo esto tienes que construir una sexualidad amigable, aventurera, y placentera. Pues por supuesto que es más difícil que en una relación en la que solo vez a la persona cuando te da la gana.

Contrario a esto, claro que muchas mujeres y hombres creen que solo una pareja establecida puede generar la confianza para experimentar todos los placeres.

¿SEGURA O INSEGURA?

Tener amigos con derechos puede ser un síntoma de seguridad, depende de cada mujer. La expertas argumentan que los amigos con derecho son más comunes en EUA, Europa, que en Latinoamérica. En los países latinos las mujeres aún no pueden tener una completa libertad sexual por eso recurren a los amigovios, la estigmatización va a seguir por muchos años. Aquí la gente piensa que las mujeres que tenemos muchas relaciones sexuales con distintos hombres somos una especie de prostitutas. Como no creo que eso vaya a cambiar, prefiero darle algunos derechos a ciertos amigos en quienes puedo confiar para estos asuntos sexuales. De alguna manera las mujeres hemos entendido que a veces, no podemos tenerlo todo, y eso no ha llevado a establecer nuestras prioridades, en este caso los amigos con derechos son un síntoma de seguridad. Cierta gente cree que así se vacuna contra el sufrimiento, la verdad es que los sentimientos son bastante menos controlables de lo que pensamos, entonces muchas veces decimos, somos amigos con derecho, cada quien es libre de hacer lo que quiera, pero cuando alguno decide salir con la otra persona a veces hay dolor por que te involucraste más de lo planeado. No siempre puedes controlarlo.

Tener una pareja es una elección, no una obligación. Y los amigos con derecho pueden convertirse en diversiones sanas y reponsables cuando son producto de una preferencia, no de una necesidad o una vía de escape. Lo importante es elegir una pareja, cualquiera que ésta sea, un amigo con derechos, un novio, un esposo. Porque al final, si tu no puedes elegir quien toca tu cuerpo. ¿Entonces que puedes elegir?





Mejora tu relación

5 08 2011

Si queremos que nuestra pareja mejore, lo primero que tenemos que hacer, es revisar la imagen que tenemos de ella y darnos cuenta hasta qué punto los defectos que le adjudicamos son los nuestros. Si nos damos clara cuenta de esto, le diremos a la persona real:

“Te prometo que te dejaré ser lo que en verdad eres, y no lo que yo quiero que tú seas. De ninguna manera trataré de que seas como yo, de que veas el mundo a través de mis ojos. Nunca te culpabilizaré por no responder a mis exigencias narcisistas. Cuando tú eres lo que eres, sin permitirme que yo te impida de serlo, enriqueces mi vida…

“Te prometo que te respetaré siempre, dejando que me ames de la manera en que tú amas. Me doy cuenta que todas las personas que buscan a su “alma gemela” tienen un nudo homosexual no resuelto. Buscan a alguien completamente igual, un espejo. Cuando amamos de verdad buscamos la diferencia complementaria…

“En el terreno sexual, te permitiré que desees lo que naturalmente deseas. No haré un drama porque rechazas una solicitud mía. En la sexualidad hay cuatro vías: la oral, la vaginal, la anal, la manual. Tú tienes el derecho de pedir lo que te satisface, sea el fantasma erótico que sea, y también tienes el derecho de decirme no. Si esto sucede, ambos tenemos el derecho de buscar satisfacción con otras personas, sin que esto signifique la ruptura de nuestra pareja…

“En el terreno material, te prometo que nunca invadiré tu espacio personal, tu rincón de soledad secreta. Respetaré tu territorio, así como tú respetarás el mío. Hacer todo juntos, como dos animales en fusión, es una enfermedad. Tendremos un territorio común, pero siempre conservando un espacio personal donde podremos aislarlos cuando tengamos necesidad de reencontrarnos con nosotros mismos… Si trabajas, estaré feliz de tu prosperidad, sin ponerme en competencia con ella.  Aceptaré tu creatividad, la admiraré, pero sin intervenir en ella queriendo ser tu sola inspiración.

“Si realizamos todo esto, tendremos una prosperidad sana, una vida sexual sana, un amor sano y pensamientos sanos… “

Por Alejandro Jodorowsky, Cabaret Mistico 15





¿Cuanto dura el amor?

23 05 2011

El enamoramiento dura tan sólo tres meses porque el cuerpo no puede soportar tanta carga de feniletilamina.

Después de esos tres meses la descarga de feniletilamina baja y nuestro príncipe resulta ser un humilde ser humano quizá más corriente que común; pero si nos agrada y compaginamos, la relación continúa con grandes posibilidades de encaminarse al amor. Si es así, el noviazgo termina en matrimonio y la pasión se desata en los próximos cuatro años y fin del cuento. Es decir, el matrimonio, llegado este tiempo, tiene grandes posibilidades de terminar.

Se asegura que la madre naturaleza ha dispuesto que todo ser humano (hombre o mujer) abandone el nido en pos de un nuevo amor cada vez que nos dé esa especie de comezón, porque a la relación en la que estamos le falta chispa, es decir, pasión. Y este sentimiento quizá sea porque nuestro destino no sea la monogamia.
índice de divorcios: la mayoría se dan alrededor de los cuatro años. En algunos casos, la llegada de los hijos puede alargar un poco más la vida de ese matrimonio pero, tarde o temprano, se acaba.

Es cierto, hay parejas que duran toda la vida y aunque las telenovelas se han encargado de idealizar el matrimonio y que la pasión dura para siempre, la realidad es otra. Por eso, cuando una pareja ve que su relación ya no tiene la ebullición de los primeros años, cada quien por su lado: así de fácil.

La pasión no termina, se asienta, pero si la pareja se ha encargado y preocupado por mantener, además de la pasión, el compañerismo, actividades en común, sueños mutuos, aspiraciones compartidas, ¡claro que puede durar “hasta que la muerte los separe”!.

En ellos habrá surgido el arraigo, la seguridad en el compañero, la fidelidad, el saber que uno tiene al otro, la honestidad. Y estos matrimonios no terminan tan fácilmente.

Pero si sólo fue la pasión lo que los llevó a casarse y jamás se preocuparon por alimentar la amistad mutua, muerta la pasión se darán cuenta de que no tienen un proyecto de vida juntos… y fue sólo un placer conocerse.

Es alrededor de los cuatro años cuando los primeros brotes de infidelidad surgen. Es decir, concluimos que fue la madre naturaleza la que asentó la poligamia y la infidelidad, quizá por la misma necesidad que había de poblar el mundo. Si él o la mujer era infértil, la pareja no podía quedarse con ella toda la vida, tenía que salir y buscar con quién hacer hijos. Por eso, tanto el hombre como la mujer, dicen los científicos, son infieles por naturaleza.

Lo que sucede es que al hombre se le permitió esa infidelidad, mientras la mujer tuvo que reprimir su propia naturaleza. Eso debido, como dijimos ya, a que el hombre tenía que estar seguro de su herencia. La mujer sabe que los hijos son suyos, el hombre sólo cuenta con la confianza que tiene a su mujer.

Y así, la mujer fue sometida a la fidelidad y se le dejó en un rincón, a fuerza de golpes, para que criara a los hijos y atendiera al esposo. Y durante siglos fue su cruz, pero hoy, con su liberación, con su propia capacidad para solventar sus gastos y la de sus hijos, la mujer no está dispuesta a soportar nada. O su esposo le llena sus necesidades emotivas, sexuales, económicas y sociales o lo deja, y esto es alrededor de los cuatro años.

Tomado de: http://www.deamorysexo.com.mx/2011/04/%C2%BFcuanto-dura-el-amor/