“¡Me terminaron!” Los 10 próximos pasos a seguir para que tu vida no se acabe

26 02 2013

1. No te culpes, que de nada sirve

No importa lo que te haya dicho, una relación es de a dos y cuando alguien decide renunciar a ella no lo hace pensando solamente en la otra persona, sino también en sí mismo. Recuerda que alguien sano se comunica con respeto y habla sobre el problema para no dejar las cosas confusas y que den pie a algo más; se trata de hablar con responsabilidad, sin culpas, sólo confesiones.

2. No te adelantes a lo que pueda suceder

¡Basta! Deshazte -en la medida de lo posible- de esos pensamientos, que sólo logran sacarte canas y alimentar la incertidumbre que sentiste cuando caíste en cuenta que muy probablemente ya no hay anillo, ya no hay casa, ya no hay perro, ya no hay bebés… o por lo menos no con esta persona. Además, tus amigos están cansados de ese cuento.

Lo cierto es que así como hay parejas que superan grandes crisis, también las hay las que terminan para ya no volver y eso depende más de la alineación de los planetas que de tu voluntad. En el momento indicado sabrás a qué lado irá, no te desesperes.

Recuerda esto: “las historias y escenarios que creamos en nuestras mentes parecen tan reales, que nos hacen tener sentimientos sobre las cosas que no han sucedido aún”, según asegura Andrea Wachter, terapeuta especialista en este tema.

3. No tomes ninguna decisión importante

 No hay nada más peor que tomar una decisión desde la angustia. Olvídate de “¡Voy a renovar mi vida! Primero me cambio de carrera, luego renuncio a mi trabajo y me tomo 6 meses para mochilear en Katmandú” . Oye, no. Conserva tu vida lo más que puedas y vive un gran cambio a la vez: pasitos de bebé ¿ok?

4. Estás para ir a una terapia, no para ser el psicólogo de nadie

Segurito que te quiere escribir, que quiere saber cómo estás, te pregunta por tu vida y te cuenta de la suya ¿Y tú? Como sigues enganchad@, le respondes y tratas de que esta persona se sienta cómoda hablando contigo, tipo para no quedar como un loc@.

¡Asume tu estado! Estás herido y no la quieres ver. Te dijo que era nada más su “amiga” pero tan pronto como terminó contigo empieza a salir con alguien más. Estás en todo tu derecho de sentirte usado, molesto, herido, dolido y esa es la posición que has de tener. Así que si quieres colgar una diana en tu cuarto con una foto de esa persona y lanzarle dardos en la cara, plomo. Pero no te estés tragando el dolor cada vez que te toca responderle un mensajito, que entienda que es mejor que por lo menos durante un tiempo no se hablen y ya.

5. Mosca con los vicios adquiridos

Sí, dejas que tus amigos te sonsaquen y te atrapen antes de desmayarte de la pena en un antrp, pero cuidado con ponerte a destapar botella tras botella a solas en tu casa. El pensamiento de tu ex será como un camión que te pasa por encima, no hay necesidad de hacerse más daño uno mismo.

Cero empezar a fumar como prostituta en prisión, cero beber como Charlie Sheen y cero experimentar con cosas “más fuertes” para distraerte de tu depresión, ¡madura!.

6. No te desaparezcas del mundo

Continúa con tu vida a pesar de la ferviente (y estúpida) esperanza de que tu amorcito va a volver para arreglar eso que “nunca fue” porque ¿y si no vuelve? ¿te vas a quedar esperando en el muelle del San Blas para siempre? Por favor, no. ¡Avanza! Y si regresa, que te encuentre 10 escalones más arriba. Con la dignidad hasta el fin.

7. Tómate tu tiempo

Está bien que necesites un poco de tiempo para asimilar este cambio, aprovéchalo para dedicarte a ti y a estar contento contigo. Eso sí, los amigos en común no eran parte de la relación que terminó, no tienen por que pagar las consecuencias con tu ausencia. La relación era de dos y no debes explicaciones a nadie. Continúa cultivando amistades que valgan la pena.

8. Acepta, acepta

Aunque te parezca difícil porque la rutina cambia de la noche a la mañana, el tiempo no espera y será mejor que busques la manera más fácil de salir adelante; respirando y teniendo una actitud positiva hacia lo nuevo que te espera. Siempre es difícil, pero es más difícil quedarse. Ya terminó, es momento de darle vuelta a la página para que lo nuevo, lo más rico y lo más bello llegue más pronto que tarde.

9. Cero Rogar

Mendigar amor es de las peores cosas que puedes hacer. Esto no te devolverá la felicidad, sólo hará que se prolongue tu estado de ruptura y dolor. Es un “estira y afloja” pero cuando uno de los dos ya tomó el fallo de dejar la relación, no hay vuelta atrás, será mejor que te preocupes solamente por recuperar el amor propio.

10. No te apresures en buscar “otro clavo”

No te decimos que renuncies al amor, al contrario. Sólo no te busques a alguien sólo para superar la pérdida, para no sentirte solo. El error está en que debes estar consciente de que tú mismo te eres suficiente para ser feliz y que en la medida en que te quieras a ti los demás te van a querer. Salir corriendo a enredarte con alguien puede ser incómodo para tu ex y muy insatisfactorio para ti.

Anuncios




La Carta de Kate del Castillo

10 01 2012

Hoy quiero decir lo que pienso y pues al que le acomode bien. Hoy 2012 me divierto más. Escucho más la música que me gusta como @ChavelaVargas @manuchao @Calle13Oficial @BuikaMusic leo @lydiacachosi #Galeano #sabines #Neruda·#carlosfuentes y  dejo de escuchar a los políticos. Y es que ya me cansé de hacer lo que no quiero. Muchas veces he sido feliz pero no me di cuenta. Amo. Me amo.

No creo en la manipulación, me tiene adormecida. El gobierno. La religión. La política. Los medios. La sociedad. La suciedad. Los que me juzgan y señalan pero también me exigen y me aplauden.

No creo en el matrimonio, creo en el amor. No creo en la idea de que DEBO estar con alguien por el resto de mi vida, eso sólo me crea culpa e infelicidad cuando he fracasado, de hecho, no creo en el fracaso, creo en salir adelante, en tomar decisiones buenas o malas, creo en cambiar de opinión tan seguido como sea necesario.

Añoro la primera vez de todo. Por eso creo que no importa cuanto ame a mi pareja necesito sentir eso que se siente las primeras veces en el estómago y que te recorre todo el cuerpo, no importa cuanto lo ame o que tan bello sea, necesito esa sensación a la cual soy adicta. Todos lo añoramos pero no nos atrevemos a decirlo. No será que las relaciones deberían de durar hasta que “eso” se acaba?

No creo en la monogamia, creo en  la lealtad, en mis sensaciones, en lo que siento y dejo sentir a mi cuerpo.

No creo en el castigo ni en el pecado, no creo en como crecí creyendo que todo era pecado, hasta mi cuerpo, de hecho no creo en como la Biblia nos manipula en algunos de sus pasajes (los cuales seguro leyó Peña Nieto) para tener remordimientos, culpa y sobre todo MIEDO. Es más, no creo en nada que haya sido hecho por el hombre que me haga sentir perversa, que me haga sentir menos, culpable o avergonzada de mi sexualidad..

No creo en la Iglesia y en cualquier caso, no creo en la religión, pero si creo en Dios puesto que lo veo en mis ojos a través del espejo todos los días.

No creo en las enfermedades porque he aprendido como sus curas me han sido negadas, escondidas.

No creo en ninguna institución o ley que se dedican a aterrorizarme y quitarme mi dinero.

No creo en al Papa ni en el Vaticano con todo y su riqueza como tampoco creo en los sacerdotes ya que creo que el ser humano debe disfrutar del amor carnal, del sexo y de preferencia sin esconderse ni lastimando a nadie.

Nací desnuda sin leyes ni religión, esas las creó el hombre, como la Biblia y tengo la ligera sospecha de que se la inventaron sólo para seguir la manipulación y lucrar a favor de unos cuantos.

Creo en lo que siento y es por eso que creo en el miedo, me mantiene alerta, todo lo que experimente con mis 5 sentidos es lo que importa, lo que es real.

No creo en la sociedad ya que me ha hecho sentir avergonzada de quien soy, incompleta, pero es un hecho de que trato con todas mis ganas de entenderla y vivir en paz dentro de ella. Creo en mi y en mi única verdad, por que soy con quien tengo que lidiar cada segundo, aparte de mi, creo que no creo…

No creo en juzgar ya que sólo yo soy responsable de mi actuar y me faltaría vida.

No creo en la moral ya que varía enormemente entre el ser humano, creo en lo que me hace sentir bien o mal de mi misma para poder ir a dormir tranquila pero no en lo que la sociedad quiere hacerme sentir.

Creo en el bien.

Creo, a pesar de todo lo que acabo de escribir, en la raza humana, por que amo, odio, me arrepiento, me equivoco, lastimo, ayudo, siento, “fracaso”, lloro, sufro, envidio, tengo dolores profundos, tengo sexo, tengo sueños, fantasías, deseos, pido ayuda, recibo, doy, lucho, salgo adelante, me olvido, me enfurezco, me río, espero, soy paciente, soy impaciente, aguanto…estoy viva y por eso agradezco a Dios todos los días, por ser quien soy, bien o mal.

Hoy creo más en el Chapo Guzmán que en los gobiernos que me esconden verdades aunque sean dolorosas, quienes esconden la cura para el cáncer, el sida, etc. para su propio beneficio y riqueza.

SR. CHAPO, NO ESTARIA PADRE QUE EMPEZARA A TRAFICAR CON EL BIEN? CON LAS CURAS PARA LAS ENFERMEDADES, CON COMIDA PARA LOS NIÑOS DE LA CALLE, CON ALCOHOL PARA LOS ASILOS DE ANSIANOS QUE NO LOS DEJAN PASAR SUS ULTIMOS AÑOS HACIENDO LO QUE SE LES PEGUE LA REVERENDA CHINGADA, CON TRAFICAR CON POLITICOS CORRUPTOS Y NO CON MUJERES Y NIÑOS QUE TERMINAN COMO ESCLAVOS? CON QUEMAR TODOS ESOS “PUTEROS” DONDE LA MUJER NO VALE MAS QUE UNA CAJETILLA DE CIGARROS, SIN OFERTA NO HAY DEMANDA, ANIMESE DON, SERIA USTED EL HEROE DE HEROES, TRAFIQUEMOS CON AMOR, USTED SABE COMO.

“La vida es un negocio, lo único que cambia es la mercancía” que no?

-no a la culpa

-no al remordimiento

-no a la vergüenza

-no a la impunidad

-no a las diferencias raciales

-no a la política

-no a la religión

-no a señalar

-no al silencio

-no a la corrupción

-no al enriquecimiento ilícito

-no a coartar nuestros sueños

-no más sangre

-si a la vida

los quiero,

kate





Cuida a tu pareja

16 07 2011

Amor en Vancouver

Para que una relación sea duradera y satisfactoria hay que ‘regarla’ y mimarla. Tu pareja necesita saber que aún le importas, ten en cuenta estos consejos y notarás el cambio.

1. Pasar tiempo de calidad juntos . Si el trabajo y las actividades cotidianas les impide verse tanto como les gustaría, hay que intentar compensarlo con citas especiales en las que puedan dedicarse el uno al otro. Nada de atender llamadas o hablar de los problemas laborales, sino de nuevas ilusiones y proyectos que puedan emprender juntos, sitios que visitar y cosas que hacer.

2. Bla, bla, bla. No dejar de contarse cosas, por insignificantes que parezcan. Todos llegamos cansados a casa, pero hay que vencer la apatía y buscar temas de conversación.

3. ¡Hoy salgo sol@! Es sano tener vidas y actividades fuera de la relación, bien sea con amigos, compañeros de trabajo o con sus familias.

4. Abrázale . Los gestos de cariño nunca están de más. Un beso, un abrazo, una sonrisa o una simple mirada cálida y confortante reafirma a tu amante en sus sentimientos amorosos, de respeto y aprecio.

5. Saber escuchar . Puede que no siempre estemos en disposición de escuchar al otro porque estamos pensando en otra cosa, preocupados o demasiado cansados para oír historias peregrinas, pero cuando tu pareja te hable trata de poner atención y demostrarle, bien sea mediante palabras o mediante actos, que estás interesado en lo que te cuenta.

6. Ceder sin esperar nada a cambio. No siempre vas a estar de acuerdo en todo ni te va a apetecer hacer lo mismo. Imponer siempre tus gustos no es bueno, ¿por qué no dejar que el otro elija? El secreto de una relación está en encontrar un equilibrio en el que ambos tengan voz y voto. Un día ella escoge la película y en la siguiente ocasión lo hace él.

7. ¡Qué sorpresa! Hay un sinfín de detalles que le harán sentirse especial, como un masaje en la espalda, cocinar para el otro, dejarle una nota con un mensaje romántico, vestirse o desvestirse el uno al otro, besar cada parte de su cuerpo, sostener sus manos mientras mantienes la mirada…

8. Ojo con las peleas. No pasa nada por discutir de vez en cuando, siempre que el intercambio de opiniones no se convierta en un cruce de acusaciones sin sentido. Así que cuidado con los malentendidos y cuenta hasta diez antes de decir algo de lo que probablemente te arrepentirás.

Y sobre todo, acepta a tu pareja tal y como es, y aprende a amar a tu pareja por quien él o ella realmente es, con su defectos y virtudes. Sé consciente de que algunas cosas de tu pareja nunca cambiarán y otras sí lo harán. Pero cuando lo malo empiece a superar a lo bueno, quizás no compense seguir con la relación.

Y es más, les voy a decir otra cosa, de todos los amores, que es tender lazos, de todos los puentes, el amor más débil que existe es el de pareja. En una pareja no hay nada. Por eso hay que darlo todo, para quedarse con algo. Tener una pareja es como cuidar una flor. Si una flor no se riega, se muere, y si se riega mucho, también. Hay que ser un artista para cuidar una flor.