¿Un buen amante nace o se hace?

13 01 2013

amor de pareja

El orgasmo,  para muchos, es la representación del placer sexual, el límite a alcanzar; sin embargo, ¿lograr que la pareja lo consiga te hace un buen amante? Y, ¿ser un buen amante es cuestión de instinto o de aprendizaje?

 Para el sexólogo Roberto Rosenzvaig, mismo que se encuentra acreditado por la Federación Latinoamericana de Sociedades de Sexología y Educación Sexual, ser un buen amante tiene más que ver con una conducta humana aprendida que por un  don natural.

 El especialista señala, a través de su ensayo Amantes y erotismo, que entre más los seres humanos ascienden en la escala evolutiva mayor es el papel que cumple el aprendizaje en el modelado de las conductas, por lo tanto, el sexo es enseñado y aprendido, nos es una habilidad innata sino adquirida.

 En su investigación Rosenzvaig señala que  un buen amante tampoco es aquel que repite de forma automática lo que observa en cintas pornográficas, revistas eróticas o lo aprendido con otras experiencias.

 Todas las  personas son diferentes, por consiguiente no hay un guión que determine cómo ser un buen amante, pero existen claves que te pueden ayudar a serlo:

 1. Sensibilidad  y entendimiento

2.  Tener el suficiente egoísmo para demandar la satisfacción de los propios deseos y la suficiente generosidad para satisfacer los del otro.

3. Usar el propio cuerpo como un instrumento de placer, sin temor o inhibición.

4. Creatividad y buen humor.

5. Comunicación.

 Un buen amante aprende y disfruta de su pareja. Para serlo es necesario que no existan miedos ni restricciones.

 Recuerda, para conseguir el placer sexual siempre debe existir respeto y confianza.





Sexo: Los hombres y sus miedos sexuales

7 01 2013

Sex Fear

No solo las mujeres tienen dudas e inquietudes. Ellos también tienen sus vueltas al momento de encarar un encuentro. Las enumeramos y te damos tips para que los puedas acompañar.

En los hombres existen situaciones psicológicas estrechamente unidas a lo sexual.

 Algunas de ellas son:

 1) Miedo a no gustar

Es un problema muy corriente entre los hombres, que se inicia mucho antes de llegar al acto sexual. El deseo de ser reconocido, “gustar” a una mujer, ser deseado por ella, forma parte del contexto interpersonal necesario a los fundamentos de la propia identidad.

2) Miedo a no saber “encarar”

 En el acercamiento a una mujer, un hombre puede tener miedo al rechazo expresado de casi infinitas maneras. Algunos temen parecer tontos o inseguros, otros, las posibles reacciones agresivas de la mujer. La necesidad de tener permanentemente ciertas garantías de éxito puede retardar mucho tiempo el mínimo acercamiento a la pareja potencial.

3) Miedo por lo que sucederá

 Cuando estos hombres llegan al acto sexual, no están relajados, sino preocupados por lo que sucederá. El resultado siempre es una intensa pérdida de la espontaneidad, una carencia de placer y, por lo tanto, un déficit seguro en la calidad de la erección, lo que confirma la premonición del paciente: “¡He fracasado!”.

4) Miedo a no tener la erección

 Muchos hombres temen ser rechazados si no tienen rápidamente una erección. Esto solo es posible –y no en todos los casos- cuando se es joven, entre los 18 y los 25 años aproximadamente. A medida que aumenta la edad, las condiciones del sistema nervioso y vascular son diferentes. Además, aumentan las exigencias en la calidad de los estímulos.

5) Miedo a “ya no rendir”

 Muchos hombres de más de 45 – 50 años desean tener la misma calidad y prontitud de reacción que 20 o 25 años atrás. El sentido común es el menos común de los sentidos para ellos. La exigencia aumenta, comienzan a aparecer temores a fracasar: se sienten “impotentes”, “acabados”, “viejos”, y comienza el círculo vicioso de rechazos – fracasos sucesivos.

6) Miedo a la “primera vez”

 La primera vez con cada mujer puede producir una fuerte inhibición cuya consecuencia puede llegar a ser la debilidad o la inexistencia de la erección. Como en todas las cosas de la vida, para poder consolidar la confianza y la seguridad, son necesarias varias experiencias positivas.

fuente: analitica.com 




Técnicas masculinas para alcanzar varios orgasmos

1 05 2012

La gran mayoría de los hombres siempre hemos considerado que llevamos una cierta desventaja con respecto a las mujeres a hora de tener sexo. Esto se debe a que ellas gozan del don del multi orgasmo, prerrogativa que todos los hombres quisiéramos ostentar. Si esto fuera posible, probablemente muchos hombres no saldrían de su casa los fines de semana y se afanarían en largas sesiones sexuales, su autoestima se dispararía por las nubes y, por supuesto, ellas tendrían algo menos de que quejarse. Pero no todo parece estar oleado y sacramentado pues se viene estudiando de cerca esta diferencia entre los orgasmos masculinos y femeninos y todo parece apuntar que el hombre puede llegar a estar tan capacitado como la mujer para alcanzar la panacea del multi orgasmo.

En efecto, parece que todo esta reducido a un replanteamiento de lo que es en verdad el orgasmo en el hombre y, sobre todo, entenderlo como un proceso independiente de la eyaculación y, además, perfectamente divisible de esta. No. No es que sea un juego de palabras, sino que el entendimiento de este concepto, deriva en el descubrimiento de técnicas para poner en práctica lo que se teoriza. Digamos que la eyaculación del hombre es una liberación de energía tan grande que nos deja fuera de combate por varios minutos en los que muy probablemente nos quedemos dormidos, salvo que nuestra pareja sea de estreno. Por lo tanto, el meollo del asunto, pasa por evitar o, mejor dicho, retardar la eyaculación lo más que se pueda o tanto tiempo como queremos disfrutar del acto sexual pero sin dejar de experimentar el orgasmo. Suena complicado, más si aún tenemos arraigado el concepto de orgasmo = eyaculación. Pero echemos una mirada más detallada al asunto.

Para comenzar, los expertos en el tema (sexólogos) también están divididos. Están los que catalogan el orgasmo como el resultado de una serie de sensaciones previas y que encuentran su punto más álgido en la eyaculación y otra gran parte de estos expertos tienen claro que los orgasmos son procesos independientes de la eyaculación. Nosotros debemos enfocarnos en el segundo bloque de pensamiento porque si seguimos a los del primer bloque, estamos perdidos. Las nuevas visiones apuntan a que podemos ser capaces de tener un 100% de control sobre la eyaculación y por tanto, podemos separarla de nuestros orgasmos –noten que ya empecé a hablar en plural-.

Para esto es básico echar mano de una serie de técnicas que van desde el plano físico hasta el plano mental. Vamos primero con el plano físico. Aquí lo que se recomienda primeramente es aprender a controlar la respiración de manera rítmica. Para practicar esto debemos inspirar y expirar de manera perfectamente consciente y retener el oxígeno en la parte superior del movimiento y aguantar unos minutos sin oxígeno en la parte inferior del movimiento. También ayuda en este ejercicio, visualizar el sorbo de aire como si fuera un ascensor que sube y baja por el tórax y detenernos en varios “pisos” antes de repetir el proceso general. Esto nos dará gran control sobre la respiración para posteriormente aplicarlo durante el acto sexual.

Otro buen ejercicio físico son los llamados Ejercicios de Kegel. Estos ejercicios consisten en lograr tener control voluntario sobre el músculo pubocoxígeo, conocido comúnmente como músculo PC. Este músculo es el encargado de expulsar la orina de la vejiga por lo tanto, una manera de ejercitarlo directamente es durante este proceso. El ejercicio básico consiste en interrumpir la orina por un instante antes de reanudar el proceso e ir aumentando gradualmente las pausas que se hagan. Esto podemos hacerlo por las mañanas al ir al baño y en otros momentos del día podemos hacer ejercicios de contracción sin necesidad de acudir al baño. Estos ejercicios de contracción del músculo PC, debemos hacerlo por intervalos de 5 segundos e irlos aumentando progresivamente hasta llegar a una contracción de 10 segundos. Debemos hacer estos ejercicios de manera inter diaria y no hacerlos más de 10 veces por día para evitar una fatiga excesiva d este músculo. Lo que queremos es educarlo, no extenuarlo. Una vez que hayamos dominado ambos ejercicios, es tiempo de combinarlos. Respiraciones acompañadas de contracciones. Por último, dentro de la esfera mental, los ejercicios están orientados hacia la concentración. Aquí cerraremos los ojos y respiraremos lo más lentamente que podamos al tiempo que iremos visualizándonos a nosotros mismos haciendo el acto sexual, de esta forma, llegado el momento, podremos también combinar ambas técnicas y concatenarlas con las técnicas físicas.

Nuestro objetivo final debe ser alcanzado de manera gradual. En cada acto sexual que realicemos debemos aplicar estas técnicas en conjunto hasta lograr acercarnos lo más posible al momento mismo de la eyaculación. No debemos frustrarnos si se nos pasa ”el punto” y eyaculamos, pues el grado de maestría no se alcanza así nomás y aun los que tienen la técnica dominada pueden fallar en alguna ocasión. Aquí el asunto es practicar para alcanzar el mayor grado de control posible sobre la eyaculación y saber distinguir los orgasmos de ésta al ser capaz de sentirlos independientemente de la expulsión del semen. Por supuesto que en algún momento debemos eyacular, pero previamente habremos disfrutado de tres, cuatro o más orgasmos. Recordar en todo momento que el orgasmo mismo del hombre se da segundos antes de la eyaculación y que más bien ésta se encarga de poner fin al orgasmo. Hay algunos que proponen la idea de no eyacular y conservar esa tremenda energía para utilizarla en beneficio de nuestro propio cuerpo en la forma de energía curativa. Pero eso ya pertenece a campos místicos y espirituales de los que nos ocuparemos en otra entrada.





12 Formas de Amar

2 08 2011

La mayoría de nuestras necesidades emocionales complejas pueden sintetizarse como la necesidad de amor. Hombres y mujeres tienen cada uno seis necesidades únicas de amor que son todas igualmente importantes:

Los hombres necesitan fundamentalmente confianza, aceptación, aprecio, admiración, aprobación y aliento.  

Las mujeres necesitan fundamentalmente cuidado, comprensión, respeto, devoción, convalidación y tranquilidad. 

La enorme tarea de imaginar qué es lo que nuestra pareja necesita se simplifica mucho a través de la comprensión de esas doce formas diferentes de amar.

Al revisar esta lista uno puede ver fácilmente por qué su pareja puede no sentirse amada. Esta lista lo orientará hacia el mejoramiento de sus relaciones con el sexo opuesto cuando no sabe qué otra cosa hacer.

LAS NECESIDADES PRIMARIAS DE AMOR DE HOMBRES Y MUJERES

LAS MUJERES NECESITAN RECIBIR      LOS HOMBRES NECESITAN RECIBIR

1. Cuidado                                              1. Confianza

2. Comprensión                                      2. Aceptación

3. Respeto                                              3. Aprecio

4. Devoción                                            4. Admiración

5. Convalidación                                    5. Aprobación

6. Tranquilidad                                       6. Aliento






10 razones por las que ellos las prefieren jóvenes

26 07 2011

La espontaneidad, las nuevas experiencias, la diversión y hasta la manipulación, son aspectos que hombres mayores encuentran atractivo de una mujer joven.

Ya mucho hemos hablado del por qué a algunas mujeres les gustan los hombres maduros y el caso contrario: el por qué ellos las prefieren maduras. Pues bien, hoy tocaremos el espinoso asunto: ¿por qué ellos las prefieren jovencitas?

Y digo, será éste un tema espinoso porque sé, de inicio, que habrá muchas voces a favor y en contra. Como siempre lo digo, no estamos en la posición de juzgar, ni es ésta la función del blog, sino solamente de informar, entretener y divertir.

Así que teniendo claro esto, aquí una selección de lo que considero son los 10 puntos más importantes que dan respuesta al ¿por qué ellos las prefieren jovencitas? Señoras maduras o mujeres que cada día compran más cremas anti-edad, hagan de tripas corazón y lean este divertido, jocoso y sano post.  Mejor tomarlo con buen humor… Recuerden, no se lo tomen tan en serio… al final de cuentas, esto es sólo un blog.

1. Son tan jóvenes que se sienten mayores: puede parecer raro y confuso, pero quien ha vivido una experiencia así, lo sabe. Eso ayuda a la relación para que ella se pueda sentir de alguna manera experimentada sin serlo en realidad todavía. Pero al final resulta una mezcla extraña, que encanta a los hombres: es una jovencita que busca aprender y sentirse mayor, lo que logra poco a poco, pero sigue manteniendo actitudes y formas de ser propias de su edad.

2. Son más manipulables: verdad absoluta, aunque se lea y escuche mal. Pero ellos prefieren tener el control de la relación el mayor tiempo posible, y tal vez a ello, se debe que elijen a jovencitas de las cuáles puedan tener bajo su mando. La experiencia cuenta y en una relación mucho más. Si él viene de otras múltiples relaciones anteriores, donde por supuesto ya ha aprendido demasiado, los pondrá en práctica con ella, incluso aunque lo haga sin pensarlo, de manera automática, sin que ella se dé cuenta.

3. Porque el reloj biológico no las presiona: como ocurre con las más mayorcitas, a quienes les gustaría tener un hombre a su lado para casarse y tener hijos lo antes posible. Las jovencitas lo que menos quieren (aunque con su inexperiencia, puede ocurrir todo lo contrario)  es tener hijos o atarse a un solo hombre. Es el momento en que quieren disfrutar la vida y vivirla al máximo.

4. Porque se les puede enseñar: a ellos les encanta hacerse los maestros y sentir que lo saben todo. En materia amorosa y sexual igual y, por ello, buscan mostrar sus dones en estas artes. Les encanta enseñar y tener pupilas dispuestas a aprender…

5. Porque se les puede engañar fácilmente: en el sentido de la manipulación, de convencerlas para realizar ciertas cosas, desde el sentido sexual hasta emocional, de vida, de carrera profesional. Porque, debido a la inexperiencia de las jovencitas, pueden incluso tener otra relación aparte sin que la susodicha se dé por enterada, o por el contrario, si lo sabe, entonces la crisis podría ser menor que con una mujer más experimentada.

6. Saben disfrutar más y mejor cada instante: es una de las cualidades que los hombres mayores aprecian mucho en ellas. No se quejan tanto, viven el día a día y les gusta improvisar. Disfrutan con mucha intensidad cada momento al lado de sus hombres y, lo que para ellos puede ser vejez, ellas lo ven como interés, intelectualidad, experiencia. Eso les encanta a ellos y por supuesto les rejuvenece.

7. Sus dramas son más ligeros: los tienen como todas las mujeres, pero son menores, menos intensos y más triviales. Si ocurren, sin duda será algo que pasará pronto y serán muy fáciles de arreglar. Una crisis o una pelea grave con una mujer madura, puede ser peligrosa y más hiriente.

8. Siempre quieren diversión y conocer cosas nuevas: nunca se cansan y les gusta ir de fiesta todos los días, o al menos se agotan menos que una pareja madura, quien prefiere quedarse en casa o llevar una vida más tranquila. Ello no está mal, pero los hombres que quieren diversión siempre, prefieren también tener como compañera a alguien que los siga…

9. Hacen cosas de manera más espontánea: tienen menos prejuicios y miedos para lanzarse a la búsqueda de nuevas cosas, nuevos territorios, nuevas empresas. Ese espíritu aventurero les encanta a los hombres, sobre todo a aquellos que ya no se sienten capaces de sorprenderse por nuevas cosas, de improvisar o divertirse de manera sencilla.

10. Son inocentes y adoran sentirse protegidas: a veces pueden pasarse de ello, pero eso encanta a los hombres maduros que buscan proteger, cuidar, orientar o aconsejar. Al mismo tiempo, ellas son más ingenuas y gustan de disfrutar más de los momentos, cosa que a ellos les fascina en totalidad.

Sí, suena como la relación perfecta, pero no todo es miel sobre hojuelas. Esa ilusión que hace la combinación entre Lolita y mujer mayor, enamora a los hombres, aunque claro, no todo tiene final…

Por: Nina | 21 de Julio, 2011 | 18:30 http://de10.com.mx/11946.html




Cuida a tu pareja

16 07 2011

Amor en Vancouver

Para que una relación sea duradera y satisfactoria hay que ‘regarla’ y mimarla. Tu pareja necesita saber que aún le importas, ten en cuenta estos consejos y notarás el cambio.

1. Pasar tiempo de calidad juntos . Si el trabajo y las actividades cotidianas les impide verse tanto como les gustaría, hay que intentar compensarlo con citas especiales en las que puedan dedicarse el uno al otro. Nada de atender llamadas o hablar de los problemas laborales, sino de nuevas ilusiones y proyectos que puedan emprender juntos, sitios que visitar y cosas que hacer.

2. Bla, bla, bla. No dejar de contarse cosas, por insignificantes que parezcan. Todos llegamos cansados a casa, pero hay que vencer la apatía y buscar temas de conversación.

3. ¡Hoy salgo sol@! Es sano tener vidas y actividades fuera de la relación, bien sea con amigos, compañeros de trabajo o con sus familias.

4. Abrázale . Los gestos de cariño nunca están de más. Un beso, un abrazo, una sonrisa o una simple mirada cálida y confortante reafirma a tu amante en sus sentimientos amorosos, de respeto y aprecio.

5. Saber escuchar . Puede que no siempre estemos en disposición de escuchar al otro porque estamos pensando en otra cosa, preocupados o demasiado cansados para oír historias peregrinas, pero cuando tu pareja te hable trata de poner atención y demostrarle, bien sea mediante palabras o mediante actos, que estás interesado en lo que te cuenta.

6. Ceder sin esperar nada a cambio. No siempre vas a estar de acuerdo en todo ni te va a apetecer hacer lo mismo. Imponer siempre tus gustos no es bueno, ¿por qué no dejar que el otro elija? El secreto de una relación está en encontrar un equilibrio en el que ambos tengan voz y voto. Un día ella escoge la película y en la siguiente ocasión lo hace él.

7. ¡Qué sorpresa! Hay un sinfín de detalles que le harán sentirse especial, como un masaje en la espalda, cocinar para el otro, dejarle una nota con un mensaje romántico, vestirse o desvestirse el uno al otro, besar cada parte de su cuerpo, sostener sus manos mientras mantienes la mirada…

8. Ojo con las peleas. No pasa nada por discutir de vez en cuando, siempre que el intercambio de opiniones no se convierta en un cruce de acusaciones sin sentido. Así que cuidado con los malentendidos y cuenta hasta diez antes de decir algo de lo que probablemente te arrepentirás.

Y sobre todo, acepta a tu pareja tal y como es, y aprende a amar a tu pareja por quien él o ella realmente es, con su defectos y virtudes. Sé consciente de que algunas cosas de tu pareja nunca cambiarán y otras sí lo harán. Pero cuando lo malo empiece a superar a lo bueno, quizás no compense seguir con la relación.

Y es más, les voy a decir otra cosa, de todos los amores, que es tender lazos, de todos los puentes, el amor más débil que existe es el de pareja. En una pareja no hay nada. Por eso hay que darlo todo, para quedarse con algo. Tener una pareja es como cuidar una flor. Si una flor no se riega, se muere, y si se riega mucho, también. Hay que ser un artista para cuidar una flor.





Detalles masculinos

14 07 2011

Más allá del color de ojos, la sonrisa impecable o la complexión física; los detalles que un hombre tiene con una mujer pueden convertirlo en el más deseable de los hombres y enamorar por completo.
Y aunque cada mujer le da distinta importancia a ciertos detalles, estos son algunos de los más apreciados en el mundo femenino.

1. Los gestos caballerosos no dejan de ser un lindo detalle, no tanto por la costumbre, si no porque demuestra cuidado por la otra persona.

2. Los pequeños obsequios. No tienen que ser costosos, pero recibir un regalo, más aún si no hay un motivo en especial, hace sentir a cualquier mujer como una reina.

3. Las flores. Son un clásico, pero más allá de la flor como objeto, es su significado lleno de romanticismo lo que las hace especiales.

4. Vencer el nerviosismo. Cuando una mujer nota que un hombre, a pesar de sentirse intimidado, se atreve a decirle lo que siente, le provoca ternura. Se requiere mucha valentía para exponer los sentimientos, esto sin duda es una señal de que muere por ti.

5. Puede que haya tenido que practicar horas y horas y que no sepa más que tres acordes, pero sus esfuerzos por tener un detalle romántico contigo y cantarte en propia voz una canción, sin duda que enamora.

6. Consolarte. El apoyo que se recibe en un momento difícil jamás se olvida. Saberte respaldada y consolada por un hombre que te ama hace cualquier pena más tolerable.

7. Cuidarte cuando estás enferma. Quizás no sea el mejor enfermero, pero el estoico intento de sopa de pollo, el té de manzanilla y las atenciones para que no la pases tan mal siempre se ganan un lugar en el corazón.

8. Muchas mujeres que son madres confiesan que ver a su pareja levantarse por la noche para cuidar a su bebé fue la cosa más romántica del mundo. En esos momentos se sintieron derretidas de amor.

9. Su sentido del humor. La capacidad de un hombre de reírse de sí mismo y hacer reír es muy apreciada por una mujer, esto es también un reflejo de su seguridad en sí mismo, algo que resulta sumamente atractivo.

10. Deja todo para pasar un tiempo contigo. Si es capaz de renunciar a ver un partido de futbol o a una tarde de dominó con sus amigos, es que está rendido de amor por ti; este tipo de detalles no pasan desapercibidos para una mujer inteligente.