6 consejos para coquetear

31 05 2012

La base biológica para el coqueteo es muy real, y la comprensión instintiva es necesario para coquetear con eficacia. El coqueteo es una respuesta natural e instintiva a la atracción humana. Pero muchos seres humanos no son conscientes, o no pueden dominar sus instintos. Después de algunos consejos puedes maximizar el potencial del coqueteo.

OBSERVA EL LENGUAJE CORPORAL

Puedes pensar de coquetear como sugerencias verbales o juegos de palabras, pero los estudios muestran que la forma mas eficaz de coquetear con comunicación no verbal es el lenguaje corporal. Un estudio en el 2009 por el Instituto Social del Centro de Investigación dice que durante la conversación inicial con una pareja se basara en el 55% en su apariencia y lenguaje corporal, el 38% en el estilo de hablar y solo el 7% de lo que se dice en realidad, nuestro tono, postura, gestos y expresiones faciales correspondientes a dichas palabras que revelan las verdaderas intenciones de una persona.

 HAZ CONTACTO VISUAL

Hay una antigua frase que dice que nuestros ojos son las ventanas de nuestra alma – fundamental para el compromiso social. Hacer contacto visual directo con otra persona se puede comunicar sentimientos intensos, por lo que el contacto visual mas directo es muy breve. Sin embargo, cuando coqueteas, o intentas comunicar deseo el contacto visual prolongado es altamente eficaz en la comunicación de las intenciones. Solo imagina el poder de una mirada, cuando desde el otro lado de una habitación llena de gente, una persona es capaz de capturar y mantener solo su atención mediante el bloqueo de los ojos contigo. Si el objetivo devuelve tu mirada, mantén la mirada durante unos segundos, o incluso mira hacia al otro lado brevemente, pero vuelve la mirada de nuevo, se puede asumir que ella esta interesada. Por otro lado, si una persona evita el contacto visual o deliberadamente mira hacia otro lado, la señal evasiva no podría ser mas clara.

 RESPETA EL ESPACIO PERSONAL

La distancia personal mientras coqueteas es muy importante, es la guía de impresión de la persona y una opinión sobre ti. El espacio personal es entre 4 y 12 pies. El incumplir con este espacio puede hacer que el momento se sienta muy inquieto, abrumada o enviar mensajes totalmente equivocados acerca de tus intenciones. Si un hombre invade el espacio personal o intimo de una mujer, esto puede ser mal interpretado o como un comportamiento amenazante.

 TOQUE

Un breve toque de un brazo para comunicar atracción o para enfatizar un punto a menudo es recibido muy positivamente. Los sentimientos de calidez y familiaridad se comunican a través de este breve intercambio. Sin embargo, evita el contacto prolongado o tocar otras áreas del cuerpo puede sugerir intenciones sexuales o agresión. Las mujeres son mucho mas sensibles a sentir toques del sexo opuesto, por lo que el hombre debe ser conservador al momento de coquetear. Así que realiza toques, pero con moderación, brevemente y con precaución.

 SONRÍE

La forma mas sencilla de expresar la alegría y atracción es sonreír y reir – naturalmente. La sonrisa comunica acuerdo, aprobación e interés. Una sonrisa falsa o una riza forzada o exagerada será poco sincera. Pero una sonrisa sutil puede hacer que la otra persona se sienta a gusto y hacer que parece abierta y acogedor a la conversación.

 SE POSITIVO

Se positivo cuando hablas – una persona que es negativa, autocritica o sarcástica puede ser una salida rápida de la relación. El quejarse de todo no deja nada bueno y a lo único que te puede llevar es que la otra persona piense que eres demasiado negativo y simplemente no seguir saliendo contigo.

Anuncios




Técnicas masculinas para alcanzar varios orgasmos

1 05 2012

La gran mayoría de los hombres siempre hemos considerado que llevamos una cierta desventaja con respecto a las mujeres a hora de tener sexo. Esto se debe a que ellas gozan del don del multi orgasmo, prerrogativa que todos los hombres quisiéramos ostentar. Si esto fuera posible, probablemente muchos hombres no saldrían de su casa los fines de semana y se afanarían en largas sesiones sexuales, su autoestima se dispararía por las nubes y, por supuesto, ellas tendrían algo menos de que quejarse. Pero no todo parece estar oleado y sacramentado pues se viene estudiando de cerca esta diferencia entre los orgasmos masculinos y femeninos y todo parece apuntar que el hombre puede llegar a estar tan capacitado como la mujer para alcanzar la panacea del multi orgasmo.

En efecto, parece que todo esta reducido a un replanteamiento de lo que es en verdad el orgasmo en el hombre y, sobre todo, entenderlo como un proceso independiente de la eyaculación y, además, perfectamente divisible de esta. No. No es que sea un juego de palabras, sino que el entendimiento de este concepto, deriva en el descubrimiento de técnicas para poner en práctica lo que se teoriza. Digamos que la eyaculación del hombre es una liberación de energía tan grande que nos deja fuera de combate por varios minutos en los que muy probablemente nos quedemos dormidos, salvo que nuestra pareja sea de estreno. Por lo tanto, el meollo del asunto, pasa por evitar o, mejor dicho, retardar la eyaculación lo más que se pueda o tanto tiempo como queremos disfrutar del acto sexual pero sin dejar de experimentar el orgasmo. Suena complicado, más si aún tenemos arraigado el concepto de orgasmo = eyaculación. Pero echemos una mirada más detallada al asunto.

Para comenzar, los expertos en el tema (sexólogos) también están divididos. Están los que catalogan el orgasmo como el resultado de una serie de sensaciones previas y que encuentran su punto más álgido en la eyaculación y otra gran parte de estos expertos tienen claro que los orgasmos son procesos independientes de la eyaculación. Nosotros debemos enfocarnos en el segundo bloque de pensamiento porque si seguimos a los del primer bloque, estamos perdidos. Las nuevas visiones apuntan a que podemos ser capaces de tener un 100% de control sobre la eyaculación y por tanto, podemos separarla de nuestros orgasmos –noten que ya empecé a hablar en plural-.

Para esto es básico echar mano de una serie de técnicas que van desde el plano físico hasta el plano mental. Vamos primero con el plano físico. Aquí lo que se recomienda primeramente es aprender a controlar la respiración de manera rítmica. Para practicar esto debemos inspirar y expirar de manera perfectamente consciente y retener el oxígeno en la parte superior del movimiento y aguantar unos minutos sin oxígeno en la parte inferior del movimiento. También ayuda en este ejercicio, visualizar el sorbo de aire como si fuera un ascensor que sube y baja por el tórax y detenernos en varios “pisos” antes de repetir el proceso general. Esto nos dará gran control sobre la respiración para posteriormente aplicarlo durante el acto sexual.

Otro buen ejercicio físico son los llamados Ejercicios de Kegel. Estos ejercicios consisten en lograr tener control voluntario sobre el músculo pubocoxígeo, conocido comúnmente como músculo PC. Este músculo es el encargado de expulsar la orina de la vejiga por lo tanto, una manera de ejercitarlo directamente es durante este proceso. El ejercicio básico consiste en interrumpir la orina por un instante antes de reanudar el proceso e ir aumentando gradualmente las pausas que se hagan. Esto podemos hacerlo por las mañanas al ir al baño y en otros momentos del día podemos hacer ejercicios de contracción sin necesidad de acudir al baño. Estos ejercicios de contracción del músculo PC, debemos hacerlo por intervalos de 5 segundos e irlos aumentando progresivamente hasta llegar a una contracción de 10 segundos. Debemos hacer estos ejercicios de manera inter diaria y no hacerlos más de 10 veces por día para evitar una fatiga excesiva d este músculo. Lo que queremos es educarlo, no extenuarlo. Una vez que hayamos dominado ambos ejercicios, es tiempo de combinarlos. Respiraciones acompañadas de contracciones. Por último, dentro de la esfera mental, los ejercicios están orientados hacia la concentración. Aquí cerraremos los ojos y respiraremos lo más lentamente que podamos al tiempo que iremos visualizándonos a nosotros mismos haciendo el acto sexual, de esta forma, llegado el momento, podremos también combinar ambas técnicas y concatenarlas con las técnicas físicas.

Nuestro objetivo final debe ser alcanzado de manera gradual. En cada acto sexual que realicemos debemos aplicar estas técnicas en conjunto hasta lograr acercarnos lo más posible al momento mismo de la eyaculación. No debemos frustrarnos si se nos pasa ”el punto” y eyaculamos, pues el grado de maestría no se alcanza así nomás y aun los que tienen la técnica dominada pueden fallar en alguna ocasión. Aquí el asunto es practicar para alcanzar el mayor grado de control posible sobre la eyaculación y saber distinguir los orgasmos de ésta al ser capaz de sentirlos independientemente de la expulsión del semen. Por supuesto que en algún momento debemos eyacular, pero previamente habremos disfrutado de tres, cuatro o más orgasmos. Recordar en todo momento que el orgasmo mismo del hombre se da segundos antes de la eyaculación y que más bien ésta se encarga de poner fin al orgasmo. Hay algunos que proponen la idea de no eyacular y conservar esa tremenda energía para utilizarla en beneficio de nuestro propio cuerpo en la forma de energía curativa. Pero eso ya pertenece a campos místicos y espirituales de los que nos ocuparemos en otra entrada.