Solos

11 05 2010

Aunque en tu corazón no hay palabras.

Ni las más cortas, ni las más frías.

Peor que eso, no hay palabras,

pero tampoco desprecio;

solamente una sonrisa burlona

que identifico claramente, pero

intensamente me seduce

y sulfura mi alma débil.


La discrepancia en nuestras situaciones,

es que mi corazón es más, más débil.

Por eso me limito a no verte

a no sentirte, a no tenerte.

Pero ya en serio, querida,

¡Estamos tan solos!

.

Tú allá en tu cobija tal vez con otro,

y yo en la mía estando con alguien.

Sintiéndonos solos tú y yo tan distantes

pudiendo sentir amores vibrantes.

Volando a otros rumbos, tomados de manos,

con verso en los ojos, con prosa en los labios.

Anuncios