¿Te rompieron el corazón?

10 02 2013

Imagen

El ser humano es imperfecto por naturaleza, y comete errores que no sólo dañan a quien realizó la acción, sino también a quien fue objeto de ella; sin embargo, ¿qué tan sencillo es perdonar y olvidar a quien te rompió el corazón?

Existe una gran diferencia entre perdonar y olvidar, aunque ambos conceptos se encuentran estrechamente relacionados. Las personas, al paso de los años, van almacenando las heridas  como parte de sus recuerdos y, al igual que ellos, se proyectan continuamente en el presente del individuo evitando su crecimiento.

 Para Fred Luskin, psicólogo  y director del Proyecto del Perdón de la Universidad de Stanford,  perdonar no significa aceptar la crueldad ni olvidar que algo doloroso ha sucedido ni tampoco excusar un mal comportamiento; ni  tampoco implica la reconciliación con el ofensor.

 Luskin sugiere que el perdón sirve para descansar y no implica que el ofensor se saldrá con la suya. Significa no sufrir eternamente por esa agresión.

 Es necesario que  aprendas a perdonar y olvidar si deseas continuar con tu vida. Por ello, aquí están algunas claves que te ayudarán a conseguir este objetivo:

 1. Reconoce tus sentimientos. Evadir no te ayudará en nada. Vive y analiza la tristeza y el enojo que sientes.

 2. Todos cometen errores, incluso tú. Nadie esta excepto. Antes de juzgar reflexiona antes sobre las condiciones y lo que llevó a causar el problema y, por consiguiente, la ruptura.

 3. Decide olvidar. Lo difícil no es olvidar, es tomar la decisión de que es el momento de hacerlo. Si no lo haces, jamás podrás dejar atrás tu pasado, por lo tanto, te quitarás la oportunidad de poder disfrutar del presente.

 4. Date un espacio. No temas a la soledad, ésta puede ayudarte a encontrar a la persona más importante de tu vida: tú. Date un espacio para ti. Realiza actividades que te generen placer emocional y físico.

 5. Tiempo. Una relación no dura un minuto ni dos horas, por consiguiente, el dolor no puede desvanecerse de esa forma. Date tiempo y permite que este fluya; no sólo te ayudará a sanar las heridas, sino  que te permitirá ver las cosas desde otro punto.

 Olvidar y perdonar son acciones que te permitirán estar en paz contigo mismo, y te ayudarán a continuar tu camino.

Anuncios




Cómo olvidar a tu ex

17 11 2012

Imagen

No hay forma de endulzarlo. Estar enamorado de alguien que ya no te corresponde es uno de los peores sentimientos del mundo. Lo ideal sería que cuando se produce una ruptura, las dos partes sintieran que esa relación ha llegado a su fin de forma natural, aunque en realidad ni siquiera eso significa que tenga que ser fácil.

Sin embargo, aferrarse a algo que ya sólo te puede hacer daño e impedirte seguir adelante es un esfuerzo, cuanto menos, inútil. Y aunque conseguir superar la ruptura parece una cuestión imposible, hay algunos trucos que pueden venir bien. 

Paso 1: Convivir con la tristeza

Es indudable que el sentimiento que se experimenta después de una ruptura es horrible. Por ello, lo más normal será el enfado, la tristeza, el rechazo o incluso el sentimiento de culpa. Pero todos esos sentimientos son absolutamente normales, por lo que no hay motivo para que pienses que algo anda mal.

Lo más aconsejable es no intentar ignorar esos sentimientos o enfadarte contigo por estar triste. Lo mejor que puedes hacer es aceptar que la relación ha fracasado y seguir adelante pasando por esta etapa tan amarga. No tengas miedo de llorar histéricamente, comer helado como desesperado, beber con tus amigos alguna que otra botella de vino. Lo que sea que te funcione será mejor que embotellar tus sentimientos.

Paso 2: No te tortures 

El problema al finalizar una relación de forma desastrosa es que muchas veces no encontrarás las respuestas que te gustaría conocer. Y por eso te torturas  fantaseando millones de veces sobre las diferentes situaciones que podrían haberse dado o se analiza cada detalle de las semanas anteriores buscando alguna explicación a por qué te ha roto el corazón.

“¿Estará muy estresado en el trabajo?”, “tal vez solo necesita algo de espacio para respirar.” o “¿habrá encontrado a alguien más?”. Son solo algunas de las cientos de cuestiones que rondarán tu cabeza. Pero no pierdas tu valioso tiempo buscando el por qué del fin de la relación. No le escribas mensajes preguntando por sus sentimientos o pensando si habrás hecho algo mal. ¡Hay todo un futuro esperándote!

Paso 3: Rompe con los recuerdos

La mejor manera de superar una ruptura es intentar vivir tu vida con total normalidad sin recuerdos constantes de la otra persona alrededor. Esto significa que es momento de ponerse duro con el amor y hacer algo de limpieza.

Por ejemplo, puedes cortar todos los lazos que te unen: borrar el teléfono, eliminarle de Facebook, dejar de seguirle en Twitter… Es muy importante que no haya comunicación entre los dos. ¡Sin excusas!

También debes dejar de revivir la relación en charlas interminables con tus amigos. Pensar sobre los días pasados no te ayudará en nada. Por último, elimina de tu casa, coche o trabajo todos los recuerdos que tengas de esa persona. Y eso incluye la pequeña foto que guardas en tu cartera.

Pero si aun así te ves incapaz de tirar las cosas a la basura, otra opción es guardarlas en una caja, cerrarla y esconderla en algún lugar al que sea difícil acceder. ¡Preferiblemente que esté custodiada por un perro de tres cabezas!

Paso 4: Saca partido a la vida de solter@

Puede que sea un cliché, pero es verdad. Cuando estás en una relación, dejas de hacer cosas que hacías cuando estabas solter@. Por eso, ha llegado el momento de reclamar tu independencia.

Por ejemplo, quizá sea el momento de hacerte ese corte de pelo que tanto te apetece pero que a él o ella no le gustaba. O puedes fundirte la tarjeta yéndote de tiendas con tus amigos y comprando ropa extravagante. Es decir, hacer aquello que dejaste de hacer por tener un proyecto en común.

Comienza por decir “sí” cuando se te presente alguna buena oportunidad, como ir a tomar algo después del trabajo o salir más con tus amigos. Todo esto te ayudará de dos formas: por un lado te recordará que no tener compromisos sentimentales es en realidad muy divertido y, por otro lado, te mantendrá tan ocupado que tus pensamientos hacia esa personal se irán disipando.

Paso 5: Tómate tu tiempo

Se suele decir que la forma más rápida de olvidar a alguien es conociendo a otro, pero no estamos de acuerdo. El típico dicho de que un clavo saca a otro clavo solo servirá para que te sientas horrible si te acuestas con alguien que realmente no te interesa.

Ignora a tus amigos y sus consejos sobre el tema, que la mayoría de las veces apuntarán en la otra dirección, y aprende a disfrutar estando a tu aire. Tómate tu tiempo. Es necesario que antes de hacer cualquier movimiento estés seguro de ello.

Pero también ten en cuenta que eres libre, y es tan válido que no quieras saber nada del sexo contrario durante un año como que decidas volver a conocer parejas al poco tiempo. Puedes hacer lo que te apetezca sin que nadie te juzgue o te presione a conocer gente nueva. Porque recuerda, y esto es lo más importante, que la única persona que puede hacerte sentir bien contigo eres tú.