Las Manipulaciones del Amor

8 08 2011

En la mayoría de las parejas es usual que, cada tanto, existan situaciones de manipulación de uno u otro cónyuge, aunque seguramente son “inocentes” y hasta inconcientes, en muchos casos. El propósito no es hacerle mal al compañero, sino que se trata de pequeñas estrategias que tiene cada uno para lograr determinados objetivos. En mi opinión son totalmente válidos.

Sin embargo, en algunos casos ocurre que hay personas que utilizan esos recursos de una manera no tan inocente, manipulando a quien tienen más cerca para alcanzar sus metas pero sin escrúpulos. Son capaces de sobrepasar cualquier tipo de códigos para lograr lo que se proponen. Sus formas son poco sanas y si no se detectan a tiempo hasta puede llegar a enfermar, lastimar o confundir mucho a sus parejas. No necesariamente por falta de cariño, sino quizás porque es su manera de ser.

Personalmente, creo que hay diferentes tipos de manipuladores que utilizan distintos recursos, a veces más de uno a la vez, pero siempre aprovechándose de uno de nuestros lados más vulnerables: el amor. Lo que los vuelve más peligrosos.

Estas son algunas de sus estrategias:

-A través de la lástima: siempre tienen un motivo para lograr que uno esté siempre ahí, apelando a la preocupación. Generan lástima constantemente como una manera de llamar la atención y si no respondemos como esperan, se ofenden. Por otra parte, no suelen ser recíprocos cuando tú lo necesitas.

-A través de los celos: viven expectantes para marcarnos nuestros errores. Así, consiguen volvernos paranoicos y hasta con los argumentos más inverosímiles terminamos tratando de demostrarles de todas las maneras posibles que somos inocentes. Por otra parte, como son sumamente absorbentes, desconfían de cada persona que se nos acerca y terminan aislándonos de nuestros afectos. Muchas veces también les encanta generar celos a sus parejas y son ellos los que se pasan seduciendo al que tienen más cerca.

-A través de la culpa: críticas, críticas y más críticas. Siempre estamos en falta y constantemente se muestran insatisfechos. De esa manera, logran sacarnos de foco y terminamos poniéndolo en averiguar cuál es la manera para que de una vez por todas sean felices. Hay que saber muy bien que esa meta es imposible de alcanzar, ya que si no, no tendrían argumentos para seguir manipulando a sus seres queridos.

-A través de las ofensas: se aprovechan de nuestra baja autoestima y siempre tienen a mano frases hirientes para propinárnoslas cuando lo necesitan. Saben jugar con nuestras debilidades, ya que son absolutamente perceptivos, y nos pegan donde más duele. Es típico que busquen como pareja a personas temerosas para usar como herramientas sus errores e inseguridades. Una frase muy común de estos manipuladores es: “Nadie te amará más y mejor que yo”.

-A través del sexo: son tan seductores que resultan irresistibles, en especial para las personas que están muy solas. Siempre dicen lo que su pareja quiere escuchar y no tienen problemas en mentir para alcanzar su objetivo. “Úsalo y tíralo”, es su lema; es decir, una vez que consiguen lo que quieren son capaces de olvidarse de que el otro existe hasta que vuelven a necesitarlo. Esto suelen generar mucha confusión y la relación con esta clase de gente es una constante fluctuación entre ilusión y frustración.

-A través de las mentiras: está muy relacionado al ítem anterior. No tienen filtros y son capaces de decir cualquier cosa con tal de convencernos. Se dicen y desdicen sin ningún pudor y muchas veces terminan inventando nuevas mentiras para que no los descubramos con las manos en la masa. También están acostumbrados a decir lo que queremos escuchar y, aunque la mentira tiene patas cortas, cuentan con tal poder de seducción que sus parejas quedan hechizadas, negando la realidad que está en sus narices.

Estos son sólo algunos de los modelos de manipuladores más comunes. Quien se encuentre cerca de alguien así, que trate de huir lo antes que pueda. Lo digo por experiencia, ya que es muy difícil desapegarse de ellos. Y si ya es demasiado tarde porque hay familia de por medio, lo ideal es consultar con un profesional que nos guíe para llevarlo de la mejor manera posible.

Lo importante es reflexionar acerca de por qué hemos terminado rodeándonos de personas así. La baja autoestima, la soledad y la inseguridad son factores que influyen de manera negativa a la hora de elegir un candidato de estos. Si debemos empezar a reconstruirnos nuevamente, me parece que la clave está en valorarnos y querernos un poco más para formar una sólida barrera que no permita que se filtren las manipulaciones de estos personajes.

Por: Paula Halperin





10 razones por las que ellos las prefieren jóvenes

26 07 2011

La espontaneidad, las nuevas experiencias, la diversión y hasta la manipulación, son aspectos que hombres mayores encuentran atractivo de una mujer joven.

Ya mucho hemos hablado del por qué a algunas mujeres les gustan los hombres maduros y el caso contrario: el por qué ellos las prefieren maduras. Pues bien, hoy tocaremos el espinoso asunto: ¿por qué ellos las prefieren jovencitas?

Y digo, será éste un tema espinoso porque sé, de inicio, que habrá muchas voces a favor y en contra. Como siempre lo digo, no estamos en la posición de juzgar, ni es ésta la función del blog, sino solamente de informar, entretener y divertir.

Así que teniendo claro esto, aquí una selección de lo que considero son los 10 puntos más importantes que dan respuesta al ¿por qué ellos las prefieren jovencitas? Señoras maduras o mujeres que cada día compran más cremas anti-edad, hagan de tripas corazón y lean este divertido, jocoso y sano post.  Mejor tomarlo con buen humor… Recuerden, no se lo tomen tan en serio… al final de cuentas, esto es sólo un blog.

1. Son tan jóvenes que se sienten mayores: puede parecer raro y confuso, pero quien ha vivido una experiencia así, lo sabe. Eso ayuda a la relación para que ella se pueda sentir de alguna manera experimentada sin serlo en realidad todavía. Pero al final resulta una mezcla extraña, que encanta a los hombres: es una jovencita que busca aprender y sentirse mayor, lo que logra poco a poco, pero sigue manteniendo actitudes y formas de ser propias de su edad.

2. Son más manipulables: verdad absoluta, aunque se lea y escuche mal. Pero ellos prefieren tener el control de la relación el mayor tiempo posible, y tal vez a ello, se debe que elijen a jovencitas de las cuáles puedan tener bajo su mando. La experiencia cuenta y en una relación mucho más. Si él viene de otras múltiples relaciones anteriores, donde por supuesto ya ha aprendido demasiado, los pondrá en práctica con ella, incluso aunque lo haga sin pensarlo, de manera automática, sin que ella se dé cuenta.

3. Porque el reloj biológico no las presiona: como ocurre con las más mayorcitas, a quienes les gustaría tener un hombre a su lado para casarse y tener hijos lo antes posible. Las jovencitas lo que menos quieren (aunque con su inexperiencia, puede ocurrir todo lo contrario)  es tener hijos o atarse a un solo hombre. Es el momento en que quieren disfrutar la vida y vivirla al máximo.

4. Porque se les puede enseñar: a ellos les encanta hacerse los maestros y sentir que lo saben todo. En materia amorosa y sexual igual y, por ello, buscan mostrar sus dones en estas artes. Les encanta enseñar y tener pupilas dispuestas a aprender…

5. Porque se les puede engañar fácilmente: en el sentido de la manipulación, de convencerlas para realizar ciertas cosas, desde el sentido sexual hasta emocional, de vida, de carrera profesional. Porque, debido a la inexperiencia de las jovencitas, pueden incluso tener otra relación aparte sin que la susodicha se dé por enterada, o por el contrario, si lo sabe, entonces la crisis podría ser menor que con una mujer más experimentada.

6. Saben disfrutar más y mejor cada instante: es una de las cualidades que los hombres mayores aprecian mucho en ellas. No se quejan tanto, viven el día a día y les gusta improvisar. Disfrutan con mucha intensidad cada momento al lado de sus hombres y, lo que para ellos puede ser vejez, ellas lo ven como interés, intelectualidad, experiencia. Eso les encanta a ellos y por supuesto les rejuvenece.

7. Sus dramas son más ligeros: los tienen como todas las mujeres, pero son menores, menos intensos y más triviales. Si ocurren, sin duda será algo que pasará pronto y serán muy fáciles de arreglar. Una crisis o una pelea grave con una mujer madura, puede ser peligrosa y más hiriente.

8. Siempre quieren diversión y conocer cosas nuevas: nunca se cansan y les gusta ir de fiesta todos los días, o al menos se agotan menos que una pareja madura, quien prefiere quedarse en casa o llevar una vida más tranquila. Ello no está mal, pero los hombres que quieren diversión siempre, prefieren también tener como compañera a alguien que los siga…

9. Hacen cosas de manera más espontánea: tienen menos prejuicios y miedos para lanzarse a la búsqueda de nuevas cosas, nuevos territorios, nuevas empresas. Ese espíritu aventurero les encanta a los hombres, sobre todo a aquellos que ya no se sienten capaces de sorprenderse por nuevas cosas, de improvisar o divertirse de manera sencilla.

10. Son inocentes y adoran sentirse protegidas: a veces pueden pasarse de ello, pero eso encanta a los hombres maduros que buscan proteger, cuidar, orientar o aconsejar. Al mismo tiempo, ellas son más ingenuas y gustan de disfrutar más de los momentos, cosa que a ellos les fascina en totalidad.

Sí, suena como la relación perfecta, pero no todo es miel sobre hojuelas. Esa ilusión que hace la combinación entre Lolita y mujer mayor, enamora a los hombres, aunque claro, no todo tiene final…

Por: Nina | 21 de Julio, 2011 | 18:30 http://de10.com.mx/11946.html