6 pasos para ligar a la chica de tus sueños

20 05 2011

La chica de los sueños, aquella cuyo nombre te provoca palpitaciones. ¿Conquistarla? puede que te parezca imposible pero quizá no sea tan complicado. Querer es poder, y si no lo crees basta con ver los ejemplos que inundan las portadas de revistas. Hombres no tan favorecidos acompañados de mujeres casi perfectas. ¿Dinero? No siempre se trata de eso, algunas mujeres reconocen que el hombre perfecto es aquel capaz de hacerla sonreír, protegerla y hacerla sentir única.

Y llegar a esto no resulta tan difícil, aquí unos consejos para dejar atrás los miedos, y salir a la calle a conquistar a la chica de los sueños:

1.- Higiene: Si te dicen que el sudor conquista a las chicas créelo que están muy equivocados. Nada gusta más a una mujer que un hombre limpio y pulcro. Olvídate de las playeras rotas, los tenis con las huellas de la “cascarita”, o los pantalones que parecen tener una vida entera de uso.

Si en verdad deseas conquistar a alguien, lo menos que puedes hacer es lucir presentable. No se trata de vestir ropa de diseñador, se trata de proyectar una imagen limpia, que se vea el cuidado que tienes respecto a tu higiene personal, porque eso denota disciplina y educación.

2.- Seguridad: Desde pequeño te enseñan a imponerte como el hombre, pero a veces se les olvida decirte que no se trata de imponer tus opiniones, sino saber decir y hacer en el momento oportuno. En un partido de futbol, el delantero tiene una fracción de segundo para decidir, así también es el amor. Ser indeciso expresa las dudas, y eso no es nada bueno al momento de querer iniciar una relación.

3.- Tacto: Las mujeres y los hombres son diferentes, eso te debe quedar claro. Y no estamos hablando de los días difíciles, las chicas suelen ser muy susceptibles a molestarse por comentarios o conductas inoportunas.

Olvidar fechas importantes, revivir detalles del pasado, todo eso y más puede detonar una reacción en cadena que te puede dejar solo. Aprender a conocer a tu pareja, es el primer paso para adquirir el suficiente tacto para llevar una relación tranquila.

4.- Verbo mata carita: Ser divertido, inteligente, persuasivo, y tener un toque de impredecible, suele ser una mezcla irresistible para las mujeres. Para eso debes recurrir a la biblioteca familiar, leer los periódicos, guardar las frases románticas y los chistes, para siempre tener un detalle especial con ella, así sólo tendrá ojos para ti.

5.- Escuchar: Sabemos que es difícil escuchar a una mujer, más cuando tienes que quedar bien para conquistarla. Pero no siempre tienes que escuchar todo lo que dice, simplemente es necesario aparentar que pones atención.

Jamás desvíes la mirada o la interrumpas con comentarios fuera del tema, porque todo eso se va a la cuenta y las chicas se lo cobran con intereses, mejor haz un esfuerzo y préstale atención, sonríe mientras habla, y sutilmente vela llevando a tu terreno, por que no robándole un beso.

6.- Sé sincero: Este es el punto más importante, porque el sexto sentido femenino detecta cualquier mentira que trates de decir. Habla las cosas, trata de no ocultar nada, que sepa que te interesa y por eso quieres que sepa todo sobre ti.

No presumas lo que no tengas, evita las mentiras por quedar bien, guarda las ganas de inventar historias fantásticas para justificar tu impuntualidad, o tu amnesia para recordar alguna fecha especial. Mejor di las cosas de frente y aprende a decir perdón, que al final recibirás tu recompensa.

tomado de: amorysexo.com.mx
Anuncios




Efecto Proteo

6 09 2010

No es la primera vez que les hablo de lo determinante que es la belleza de una persona para su éxito social, incluso a niveles aberrantes, como que porcentualmente hay más individuos feos en la cárcel que fuera de ella. La belleza tiene tanto poder porque determina cómo nos tratará la gente, y según cómo nos trate la gente a lo largo de nuestra vida sin duda acabará moldeando en cierto grado cómo somos. Por ejemplo, las personas atractivas o altas y esbeltas atraen a más amigos de media, perciben salarios más elevados por el mismo trabajo y hasta reciben mejores servicios de salud.Bien lo saben incluso los bebés recién nacidos: los que son más monos reciben mejores atenciones de las enfermeras que los más feos, y poco importa que lloren más o menos para llamar la atención.
Nuestra apariencia, también, afecta a cómo nos percibimos a nosotros mismos, y por tanto a cómo actuamos.

Para comprobar en tiempo real los poderosos efectos de la belleza, lo ideal sería realizar experimentos con grupos de personas que son muy feas y, poco después, muy bellas, y ver qué pasa. Eso no puede suceder porque, además de incurrir en un problema ético, no existe la tecnología suficiente para cambiar radicalmente el aspecto de alguien en pocos minutos. Aún.
Pero esta limitación no existe en un mundo virtual. Como Second Life. En este mundo de ceros y unos, cualquier persona puede entrar con su avatar, que adoptará la apariencia que queramos manipulando 150 parámetros que lo cambian todo, desde el color de los ojos hasta el número de pie que gastas.
Gracias a que la belleza puede ser tan cambiante en Second Life que podemos analizar cómo se alteran las interacciones sociales online de una forma totalmente nueva.

En un estudio se asignó a los voluntarios diversos avatares que iban desde corrientes hasta atractivos (y que no guardaban ninguna relación con el aspecto de los voluntarios en el mundo real). Los voluntarios se colocaron los cascos de realidad virtual y manipularon a sus avatares para que entraran en una habitación e interactuaran con otro avatar, controlado por un asistente de investigación que no podía ver los rostros virtuales de los avatares (y que por tanto interactuaba con todos de manera uniforme). Así, los investigadores fueron capaces de manipular astutamente los avatares para que los voluntarios pudieran verse de manera distinta a como los veían otros (en este caso el asistente de investigación). Eso es importante, porque si, por ejemplo, uno tiene un avatar atractivo que recibe un trato preferencial en el mundo virtual, quizá actúe con más confianza.

Los resultaron fueron sorprendentes. Los voluntarios con avatares atractivos mostraban un grado de confianza en sí mismos (manteniendo una distancia interpersonal menor o hablando más de ellos mismos), independientemente de su atractivo en la vida real. Este impacto de la percepción de nuestra apariencia sobre nuestro comportamiento fue bautizado como efecto Proteo, en honor al dios de la mitología griega que podría cambiar de aspecto a voluntad.

Pero el mundo virtual también puede tener implicaciones directas en el mundo real, como descubriremos en la próxima entrega de este artículo.