¿Cómo dejar de sufrir por amor?

9 02 2014

large

El fin de una relación representa un duelo, por lo que involucramos varios sentimientos y tenemos que enfrentarnos a diversas etapas…

El sufrimiento es una sensación que experimentamos todos los seres humanos al enfrentar un momento de tristeza, dolor o desilusión. Se trata de sentimientos desagradables debido a que generan malestar, y nos hacen sentir que será difícil seguir adelante o, en los casos más graves, que no tendrá sentido retomar nuestro camino.

Sin embargo, por más dolorosos que sean, todos los sentimientos nos sirven para algo. En este caso, la decepción amorosa será de utilidad para tratar de entender qué es lo que buscamos en una pareja, recapacitar sobre cómo hemos actuado hasta el momento y ajustar lo que sea necesario para tener un mejor resultado la próxima vez. En este sentido, el riesgo de evitar el sufrimiento sería evadir nuestros sentimientos y, por lo tanto, no reflexionar sobre nosotros mismos, lo que provoca que repitamos continuamente conductas estériles.

Una ruptura amorosa representa un duelo, por lo que son varios los sentimientos que se involucran en esta situación. Las etapas son las siguientes:

1. Negación: Se refleja al no poder creer que la relación terminó, pensar que podrán regresar a estar juntos o, incluso, el no sentir ningún cambio o sentimiento ante la ruptura. Todo ello nos permite amortiguar el dolor

2. Enojo/euforia: Sucede cuando comenzamos a cuestionar el porqué de lo sucedido. La sensación principal es sentir que estamos ante una injusticia. En muchas ocasiones esta etapa nos lleva a buscar, de manera maniaca, otra pareja, con la finalidad de evitar el dolor. No obstante, si en este momento iniciamos otra relación, es probable que nos desilusionemos nuevamente, ya que estaremos acumulando sentimientos que corresponden a otras relaciones.

3. Pacto/negociación: Es una fase en la que intentamos superar la situación haciendo un acuerdo con nosotros mismos en cuanto a lo que estaríamos dispuestos a hacer o cambiar para que las cosas mejoraran. Es un momento de reflexión que nos permitirá hacer los ajustes necesarios.

4. Depresión: Es un estado, en general temporario y preparatorio, para la aceptación de la realidad. El poder expresar el dolor permitirá la aceptación total de la ruptura amorosa.

5.- Aceptación: Es en esta etapa en la que se puede visualizar el porvenir con mayor tranquilidad. Generalmente, nos sentimos con esperanza, podemos hablar de la ruptura sin tanto dolor y ya no se nos hace tan difícil estar solos. Es importante mencionar que para llegar a esta etapa hay que experimentar, primeramente, las anteriores.

De esta manera, el haber vivido en primera persona una decepción amorosa nos permitirá comprender, madurar y mejorar; no se puede caminar sin antes gatear o dar algunos tropiezos. Ahora bien, cuando nos percatamos de que la mayor parte del tiempo nos sentimos desilusionados respecto al amor, nos encontramos una y otra vez en relaciones que nos producen más dolor que satisfacción o, simplemente, sentimos que por un largo periodo de tiempo no hemos podido tener una relación estable a pesar de quererlo, es síntoma de que algo anda mal.

“Ya no existen hombres buenos en el mundo”, “las relaciones ya no son como antes”, “la infidelidad es más común ahora”, “yo no creo en el amor”, son frases características de aquellas personas que continuamente se han encontrado en relaciones fallidas y que generan esta concepción de las relaciones humanas y amorosas como resultado de sus continuas decepciones.

Es importante resaltar que el común denominador de todas ellas es que tienen la certeza de que son los demás quienes han tenido la culpa de que sus relaciones no hayan funcionado.

Reconocer nuestra parte de culpa cuando nuestras relaciones fallan, será lo que nos permita lograr una pareja estable y sin más decepciones. Si todas nuestras relaciones han terminado por infidelidad, o continuamente sentimos atracción por personas que ya tienen una pareja o que no nos corresponden, tendremos que detenernos a recapacitar acerca de lo que realmente hace que nos sintamos atraídos hacia este tipo de personas, y reconocer que una parte de nosotros ha buscado de manera inconsciente y repetitiva este patrón.

Es importante permitirnos vivir todas las etapas del duelo y dar tiempo a cada una de ellas, pues solo de esta manera podremos estar en condiciones de intentarlo nuevamente. En ocasiones sucede que nos estancamos en una de ellas, y pasa mucho tiempo sin que podamos sentir que esa ruptura amorosa dejó de doler; ante esto, lo más recomendable será acudir con un profesional en salud mental que nos ayude a superar esta pérdida y a percatarnos de qué es exactamente lo que hace que vivamos desilusiones amorosas una y otra vez.

Anuncios




10 razones por las que ellos las prefieren jóvenes

26 07 2011

La espontaneidad, las nuevas experiencias, la diversión y hasta la manipulación, son aspectos que hombres mayores encuentran atractivo de una mujer joven.

Ya mucho hemos hablado del por qué a algunas mujeres les gustan los hombres maduros y el caso contrario: el por qué ellos las prefieren maduras. Pues bien, hoy tocaremos el espinoso asunto: ¿por qué ellos las prefieren jovencitas?

Y digo, será éste un tema espinoso porque sé, de inicio, que habrá muchas voces a favor y en contra. Como siempre lo digo, no estamos en la posición de juzgar, ni es ésta la función del blog, sino solamente de informar, entretener y divertir.

Así que teniendo claro esto, aquí una selección de lo que considero son los 10 puntos más importantes que dan respuesta al ¿por qué ellos las prefieren jovencitas? Señoras maduras o mujeres que cada día compran más cremas anti-edad, hagan de tripas corazón y lean este divertido, jocoso y sano post.  Mejor tomarlo con buen humor… Recuerden, no se lo tomen tan en serio… al final de cuentas, esto es sólo un blog.

1. Son tan jóvenes que se sienten mayores: puede parecer raro y confuso, pero quien ha vivido una experiencia así, lo sabe. Eso ayuda a la relación para que ella se pueda sentir de alguna manera experimentada sin serlo en realidad todavía. Pero al final resulta una mezcla extraña, que encanta a los hombres: es una jovencita que busca aprender y sentirse mayor, lo que logra poco a poco, pero sigue manteniendo actitudes y formas de ser propias de su edad.

2. Son más manipulables: verdad absoluta, aunque se lea y escuche mal. Pero ellos prefieren tener el control de la relación el mayor tiempo posible, y tal vez a ello, se debe que elijen a jovencitas de las cuáles puedan tener bajo su mando. La experiencia cuenta y en una relación mucho más. Si él viene de otras múltiples relaciones anteriores, donde por supuesto ya ha aprendido demasiado, los pondrá en práctica con ella, incluso aunque lo haga sin pensarlo, de manera automática, sin que ella se dé cuenta.

3. Porque el reloj biológico no las presiona: como ocurre con las más mayorcitas, a quienes les gustaría tener un hombre a su lado para casarse y tener hijos lo antes posible. Las jovencitas lo que menos quieren (aunque con su inexperiencia, puede ocurrir todo lo contrario)  es tener hijos o atarse a un solo hombre. Es el momento en que quieren disfrutar la vida y vivirla al máximo.

4. Porque se les puede enseñar: a ellos les encanta hacerse los maestros y sentir que lo saben todo. En materia amorosa y sexual igual y, por ello, buscan mostrar sus dones en estas artes. Les encanta enseñar y tener pupilas dispuestas a aprender…

5. Porque se les puede engañar fácilmente: en el sentido de la manipulación, de convencerlas para realizar ciertas cosas, desde el sentido sexual hasta emocional, de vida, de carrera profesional. Porque, debido a la inexperiencia de las jovencitas, pueden incluso tener otra relación aparte sin que la susodicha se dé por enterada, o por el contrario, si lo sabe, entonces la crisis podría ser menor que con una mujer más experimentada.

6. Saben disfrutar más y mejor cada instante: es una de las cualidades que los hombres mayores aprecian mucho en ellas. No se quejan tanto, viven el día a día y les gusta improvisar. Disfrutan con mucha intensidad cada momento al lado de sus hombres y, lo que para ellos puede ser vejez, ellas lo ven como interés, intelectualidad, experiencia. Eso les encanta a ellos y por supuesto les rejuvenece.

7. Sus dramas son más ligeros: los tienen como todas las mujeres, pero son menores, menos intensos y más triviales. Si ocurren, sin duda será algo que pasará pronto y serán muy fáciles de arreglar. Una crisis o una pelea grave con una mujer madura, puede ser peligrosa y más hiriente.

8. Siempre quieren diversión y conocer cosas nuevas: nunca se cansan y les gusta ir de fiesta todos los días, o al menos se agotan menos que una pareja madura, quien prefiere quedarse en casa o llevar una vida más tranquila. Ello no está mal, pero los hombres que quieren diversión siempre, prefieren también tener como compañera a alguien que los siga…

9. Hacen cosas de manera más espontánea: tienen menos prejuicios y miedos para lanzarse a la búsqueda de nuevas cosas, nuevos territorios, nuevas empresas. Ese espíritu aventurero les encanta a los hombres, sobre todo a aquellos que ya no se sienten capaces de sorprenderse por nuevas cosas, de improvisar o divertirse de manera sencilla.

10. Son inocentes y adoran sentirse protegidas: a veces pueden pasarse de ello, pero eso encanta a los hombres maduros que buscan proteger, cuidar, orientar o aconsejar. Al mismo tiempo, ellas son más ingenuas y gustan de disfrutar más de los momentos, cosa que a ellos les fascina en totalidad.

Sí, suena como la relación perfecta, pero no todo es miel sobre hojuelas. Esa ilusión que hace la combinación entre Lolita y mujer mayor, enamora a los hombres, aunque claro, no todo tiene final…

Por: Nina | 21 de Julio, 2011 | 18:30 http://de10.com.mx/11946.html