10 típicos pretextos para terminar una relación

20 05 2011

Cuando se trata de romper una relación pocos son los que son valientes y dicen la verdad al exponer los motivos que lo han llevado a tomar la decisión de no querer estar más con esa persona.
La verdad es que, al recurrir a las excusas típicas se menosprecia la inteligencia y los sentimientos del otro y es una muestra clara de cobardía.
Los pretexto sobran y seguramente muchos de nosotros los hemos escuchado, e incluso, los hemos dicho alguna vez.
Te contamos cuáles son algunos de los más recurridos.

1. No eres tú, soy yo. 
¿Acaso hay frase más trillada? La verdad que cuando alguien rompe una relación, definitivamente es porque ya no quiere estar con la otra persona; decir esto sólo deja al descubierto la falta de sinceridad sino de originalidad.

2. Es que últimamente nos hemos distanciado.
Y… obviamente, cuando ya no quieres estar con una persona es lógico que trates de evitarla o te portes distante; en verdad es más un reclamo que una verdadera excusa para terminar, por eso es que resulta frustrante e incomprensible para la otra persona.

3. Debo concentrarme en mi carrera.
Cuando realmente se ama y se desea estar con alguien, no resulta demasiado complicado compaginar cada aspecto de la vida con la relación; es más, tener a alguien como compañero de vida es un excelente aliciente para progresar también en la vida profesional.

4. Todavía estoy muy joven para tener un compromiso.
¿En verdad? Si es así deberías preguntarte si no padeces el síndrome de Peter Pan. A menos de que seas un adolescente, este pretexto suena poco creíble; es sólo una escapatoria para no tomar decisiones o una excusa para no estar con esa persona en particular.

5. Necesito tiempo para mi.
La verdad es que tener una relación no lo impide, es decir que no son mutuamente excluyentes. Si esa fuera una razón verdadera, bien podrías acomodar tu agenda para estar con la persona que supuestamente quieres y además tener tiempo para ti.

6. El psicólogo me dijo que debo separarme de ti.
Utilizar al psicólogo como excusa además de hacerte quedar como una persona dependiente y sin voluntad, resulta poco creíble; pocos profesionales serios harían este tipo de indicación con una decisión tan tajante.

7. Es que no nos entendemos.
¿Acaso hablan distinto idioma? Si esto fuera verdad, la solución no sería separarse sino, en todo caso, esforzarse en lograr una mejor comunicación.

8. Deberíamos conocer a otras personas.
En realidad esta “propuesta” supone que, quién lo dice, ya conoció a otra persona que le interesa más.

9. Eres demasiado bueno para mi.
“Sobarle” el ego a la otra persona no sirve de nada cuando las acciones indican que, en realidad, opinas lo contrario. Si realmente pensaras que es tan maravilloso, harías todo lo posible para estar a su lado.

10. Ya no tenemos química que teníamos al principio.
Una excusa muy inmadura. Por supuesto, es imposible mantener el estado de “enamoramiento” por la simple química del cerebro; las sensaciones mutan, pero siguen siendo maravillosas.
Si pretendes que la emoción del primer encuentro continúe cada vez, te decepcionarás en todas tus relaciones.


Acciones

Information

Responder

Introduce tus datos o haz clic en un icono para iniciar sesión:

Logo de WordPress.com

Estás comentando usando tu cuenta de WordPress.com. Cerrar sesión / Cambiar )

Imagen de Twitter

Estás comentando usando tu cuenta de Twitter. Cerrar sesión / Cambiar )

Foto de Facebook

Estás comentando usando tu cuenta de Facebook. Cerrar sesión / Cambiar )

Google+ photo

Estás comentando usando tu cuenta de Google+. Cerrar sesión / Cambiar )

Conectando a %s




A %d blogueros les gusta esto: